Compartir esta información

Ha trascendido que el gobernador Rogelio Frigerio estaría dispuesto a renunciar a su jubilación de privilegio y además invitaría a la vicegobernadora que lo imite, en momentos donde la sociedad entrerriana está indignada y asqueada por la jubilación de privilegio que se hizo otorgar María Laura Stratta por solo 4 años que ejerció como vice gobernadora.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

A días de que termine la gestión de Gustavo Bordet, se produjo uno de los trámites MAS EFICIENTES y EN TIEMPO RECORD de los que se tenga memoria en la provincia de Entre Ríos, el otorgamiento de la pensión graciable, LEY N° 4.506, de Laura Stratta, que, en una semana, logró que le den a sus JOVENES 47 AÑOS, la jubilación por haber ocupado el cargo de vicegobernadora entre los años 2019 y 2023. Una recompensa equivalente a sacarse un pozo multimillonario de la lotería que la salva de por vida.

Y decimos que ocupó el cargo, no que lo haya ejercido, porque al igual que el gobernador Gustavo Bordet, lo único que hicieron fue permanecer y transcurrir, SIN aportar nada importante a la provincia, más que sus viajes por lugares exóticos en busca de oportunidades de negocios e inversiones, que NUNCA se plasmaron en acciones concretas. Fue un deambular por el mundo en avión, vivir semanas en hoteles, pagados en dólares, esos dólares que hoy urgen a la provincia para afrontar las cuotas de la deuda de 500 millones que se contrajo en la era Macri.

La llamada jubilación de privilegio, LEY N° 4.506, es un drenaje de millonarias cantidades de dinero de los contribuyentes que NO acaban con el beneficiario directo, sino que también se extiende, en caso de fallecimiento, al cónyuge que lo sobreviva, e incluso, a hijos que tengan alguna discapacidad. El “PROBLEMA”, y es algo que sucede comúnmente entre los miembros de la CASTA política, es que son propensos a “cambiar” de cónyuge, y siempre por “modelos” más nuevos. Sobran los ejemplos.

Por tal motivo, alguien que ejerce sólo CUATRO años el cargo de Gobernador o Vice, se hace acreedor a una jubilación de privilegio que, como en el caso de Stratta, DISFRUTARÁ POR MUCHAS DECADAS. Si el beneficiario fallece, pero se ha vuelto a casar con alguien que es mucho más joven, el cónyuge percibirá la pensión MILLONARIA por MUCHAS DÉCADAS, lo cual atenta contra la salud financiera de la Caja de Jubilaciones que ya está en estado desesperante.

En una provincia donde la Caja de Jubilaciones está en  un DÉFICIT creciente desde la era Menem-Moine, se orquestó el tramite express para que María Laura Stratta obtenga la seguridad de cobrar, cuando ya no ocupe ningún cargo público, su jubilación de privilegio. Se cuidó de sobre manera de que Stratta tenga GARANTIZADO el cobro, cuando disponga, de una suma que hoy, por mes, es millonaria.

Esto sucede en momentos en que la sociedad argentina recibe el embate de un gobierno que mal entiende el concepto de libertad y queda desprotegida a merced de los caprichos de los que SIEMPRE ganaron, y ahora están ganando más, y el nivel de vida se ha visto caer a niveles dramáticos porque se empieza a repensar las compras de los productos básicos como si fueran jugadas de ajedrez para poder seguir comiendo, y los conceptos de vacaciones, medicina pre paga, educación privada, son renunciamientos que se han tenido que hacer de la noche a la mañana, produciendo descontento, bronca, frustración, y DESENGAÑO.

Rogelio Frigerio, a pesar de que aún debe resolver los vicios de gobierno que quedaron de la gestión Bordet, declaró abiertamente que “no hay plata, no hay un centavo en las cuentas públicas”. Aseguró que las cuentas de la provincia “están en cero” y expresó que al asumir “nos sorprendimos con deudas que no estaban contabilizadas”. Tal vez Frigerio debería haber empezado a reclamar antes a su antecesor, porque ahora queda como el pretexto de moda echar la culpa a quienes estuvieron antes en el gobierno. Lo mismo hace el presidente, y lo mismo otros gobernadores.

La novedad, entre otras medidas con las que Frigerio intenta contener la marea de pagos que debe enfrentar, entre sueldos y deudas, es que renunciaría a su jubilación de gobernador de la provincia, a la espera de que también HAGA LO MISMO LA RECIENTE JUBILADA, LAURA STRATTA, que no estaría obligada a hacerlo, pero si el gobernador hace este gesto, la SOCIEDAD entrerriana esperará y hasta exigirá que hagan lo mismo aquellos que la están cobrando, porque hay un hartazgo de que haya sueldos de privilegios para algunos pocos  mientras día a día, los sueldos de los ciudadanos no solo que no aumentan, sino que se devalúan, a la par que también se devalúa la esperanza en el nuevo gobierno.

Mientras asistimos a una derogación masiva de leyes a nivel nacional que repercuten negativamente en los todos los estratos sociales, sobre todo en los más desprotegidos, Frigerio iría en sentido contrario y plantearía la derogación de la LEY N° 4.506 para terminar con un ícono de los privilegios de la clase política, en especial de los acceden al Ejecutivo provincial. Lo de Stratta, con su temprana jubilación por menos de un lustro de trabajo hizo estallar la indignación de un pueblo que está harto de ver que los únicos que se enriquecen y acceden a mejores condiciones de vida son quienes están vinculados a cargos políticos. Con esta medida, Frigerio mandaría un fuerte mensaje a la sociedad de que su intención es que se terminan los privilegios en el Estado.

Compartir esta información