Por qué Rogelio Frigerio retrasa la definición de su gabinete hasta después del 19N

Compartir esta información

El gobernador electo de Juntos por el Cambio da algunas pistas, pero no muestra todas las cartas. Qué cambia si gana Massa o si triunfa Milei. Los nombres en danza.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Sin hacer olas hasta el 19. Después del primer encuentro de transición entre Gustavo Bordet y Rogelio Frigerio, el próximo paso que se esperaba era el nombramiento del gabinete de ministros y secretarios del gobernador electo para con ello agilizar el proceso de traspaso. No sucedió y no va a suceder hasta luego del ballotage presidencial entre Sergio Massa y Javier Milei, así lo confirmó a Letra P una fuente cercana al mandatario electo de Juntos por el Cambio (JxC).

El principal argumento para demorar las designaciones hasta luego de la segunda vuelta radica en que no será lo mismo un país gobernado por el peronismo que uno en manos del La Libertad Avanza.

En primer lugar, los interlocutores más eficientes en uno y otro caso no deberían tener las mismas características. Si el tigrense es electo presidente, tiene sentido colocar interlocutores radicales en mandos medios para dialogar con Nación; pero si Milei se quedase al frente de la Casa Rosada tienen más chances dirigentes del PRO duro que ahora apoyan al libertario. Estas son las elucubraciones y los motivos del impase que se dieron para la toma de decisiones.

Mientras tanto, se sumaron en las últimas horas nombres en áreas sensibles. Uno de ellos es el de Martín Acevedo Miño, que ocuparía el casillero de Justicia. Se trata de un abogado constitucionalista, profesor en la Universidad Católica Argentina (UCA), que fue el único convencional constituyente por Recrear durante la reforma de la Constitución Provincial en el año 2008. Desde entonces se dedicó casi con exclusividad a la vida académica.

Su lugar en la Administración estará (si finalmente se confirma su nombre) bajo la órbita del Ministerio de Seguridad y Justicia que comandará Néstor Roncaglia. El ex jefe de la Policía Federal de Patricia Bullrich cuando era ministra de Seguridad ya avanza con la transición. Esta semana la ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero, lo recibió en su despacho. “Cuanto más amigable sea esa relación mucho mejor. Más, si se tiene en cuenta que con la ministra, que fue electa Intendenta de Paraná, vamos a estar en contacto, así que vamos a tener que seguir trabajando juntos”, dijo el jefe policial oriundo de Chajarí tras el encuentro.

Más nombres

Otro de los que suman a la lista de posibles funcionarios es el de Exequiel Donda, intendente de San Benito, una localidad aledaña a Paraná. Ocupará, si todo sigue su curso, la Dirección Provincial de Vialidad. Una repartición que tiene responsabilidad sobre los caminos provinciales, incluidos los rurales. Con promesas de repararlos, Frigerio cosechó voto rural y en un verano que se prevé lluvioso, donde habrá que levantar y trasladar la cosecha gruesa, quien ocupe ese lugar deberá estar a la altura de la circunstancias.

Un tercer nombre que se maneja en las mesa de negociaciones es el de Juan Orrico para ocupar el Instituto Portuario de la Provincia. Es un dirigente del PRO de Concepción del Uruguay que fue candidato a intendente.

El ex gobernador Mario Moine, que con un grupo peronista apoyó la candidatura de Frigerio, dijo al portal Debate Abierto: “Hay dos ministerios que van a ser ocupados por nuestra gente”. Se refería a Julio Panceri, en Economía y a Guillermo Grieve, en Salud.

Si bien los nombres habían sido adelantados y son casi número puesto, la declaración no cayó del todo bien. No hubo respuestas públicas y no las habrá. De todos modos, un allegado al gobernador electo explicó que “a Rogelio no le gustan los políticos hablando de cargos en este contexto social”. Otro dirigente del PRO no dudó en catalogar la verborragia del ex mandatario como “un papelón”. Frigerio llegó a la política entrerriana como un hombre fuerte y no hay contexto para que sea corrido con declaraciones a la prensa, aunque sean bienintencionadas, leyó.

En este contexto, una escena que se repite por estos días es la de dirigentes que llegan a la mesa de Frigerio con pretensiones de tener espacios en el futuro gobierno, para ellos o para miembros de sus grupos políticos. El problema surge cuando se consulta por la pericia de quienes pretenden convertirse en funcionarios. “Sobran postulantes pero faltan especialistas”, resumió un operador de Juntos.

Compartir esta información