El “Cadillac de Perón”: la historia del descapotable negro que manejó Chávez y que no pudo utilizar Milei

Compartir esta información

Perón nunca llegó a usar el auto que compró poco antes de ser destituido.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Le dicen “el Cadillac de Perón”, pero Perón nunca lo usó. Usó otros autos de la marca, pero no esta joya descapotable, porque lo derrocaron antes. Muchos años después, la máquina modelo 1955 fue restaurada, pero, curiosamente, Macri lo hizo. Si el equipo de ceremonial intentaron resolver algunas cuestiones logísticas, pero fue imposible utilizarlo  Javier MIlei para su asunción, este 10 de diciembre.

A Perón le gustaban los Cadillacs. En su flota del “primer peronismo” se destacaba la limousine de 1951 que le había regalado la General Motors y que también usaba con frecuencia Evita. Con su motor V8, la caja automática de 3 velocidades y dirección hidráulica sobrevivió a las épocas en excelente estado. Lo remataron en Inglaterra, en 2016, por una cifra de US$ 123.500.

Cadillac presidencial que usaron Perón y Evita
El Cadillac de 1951 que usaron Perón y Evita y fue subastado en 2016

Pero “el Cadillac de Perón” emblemático es el descapotable motor V8 de 5424 centímetros cúbicos, una potencia de 250 HP (caballos de fuerza), transmisión automática Hydra-Matic de 4 velocidades. Una joya que el general nunca usó porque lo encargó en 1995 y ese mismo año, en septiembre, fue desalojado del poder. Cuando volvió del exilio eran tiempos proclives para los autos blindados, como el Ford Fairlane ’72 que lo fue a buscar a Ezeiza.

Al auto lo aprovecharon presidentes de facto y presidentes democráticos, como Arturo FrondiziArturo IlliaRaúl AlfonsínCarlos Menem Fernando de la Rúa. Fue un clásico de las asunciones pero también lo usaron, por ejemplo, para pegar la vuelta por la pista de la Sociedad Rural de Palermo.

Cadillac presidencial en la asunción de Alfonsín
El Cadillac descapotable, el día de la asunción de Alfonsín

La restauración el “Cadillac de Perón”

“Fue un ejemplo más del descuido en que encontramos gran parte del patrimonio cuando asumimos el Gobierno, lo que, a su vez, ilustra el estado de descuido en que encontramos el país”. Esas fueron las palabras de Fernando de Andreis, secretario general de la Presidencia en 2018, durante el gobierno de Mauricio Macri.

Hablaba del descapotable, que acababa de ser restaurado para exponerlo en el museo de la Casa Rosada. Hasta que los rescataron, según explicó, el auto estaba “abandonado en un galpón de de la residencia de Olivos”.  Con la sutileza de un frase buscaba “desperonizar” a la joya automotriz. El auto, dijo pertenecía “un poco a cada argentino, a los de antes, a los de hoy, y a todos los que vienen”. 

13 certezas y 4 muertes, todo lo que se sabe hoy del robo de las manos de Perón

Le habían restaurado la chapa, le habían reemplazado el carburador y el alternador, además de todo el juego de correas, mangueras y cables. El radiador original se había salvado, no así los caños de escape ni el tapizado, que fue hecho a nuevo respetando el aspecto original.

El Cadillac ’55 modelo 67X, número de serie 62, sigue siendo parte de la flota presidencial y todavía deslumbra por su equipamiento sobresaliente para la época, con su motor V8, su velocidad máxima de 180 km/h y los levantavidrios automáticos. En casi 70 años, anduvo muy poco: no llega a los 18.000 kilómetros.

El día que Chávez manejó el auto de Perón

Se supone que el descapotable estaba reservado a los  presidentes locales, pero el que gastó algunos mililitros de combustible fue Hugo Chávez que, acompañado por Julio De Vido se dio el gusto de probarlo en las calles internas de la residencia de Olivos, durante una visita en 2006, cuando era presidente Néstor Kirchner.

Hace años que el auto no se usa para las asunciones. Por mencionar las dos últimas, Macri llegó asomándose con Juliana Awada por el techo corredizo de un Volkswagen Touareg y Alberto Fernández manejando su Toyota Corolla.

Cadillac presidencial manejado por Hugo Chavez
Hugo Chávez manejando el “Cadillac de Perón”, con De Vido como copiloto.

Compartir esta información