Una pareja decidió no vacunarse, se contagiaron Covid y murieron dejando a sus cuatro hijos

Lydia y Lawrence Rodríguez formaban parte de un movimiento antivacunas.

A raíz de la pandemia, algunos movimientos antivacunas comenzaron a volverse más fuertes y ganaron más adeptos en todo el mundo. Lo cierto es que, hasta el momento, la ciencia sostiene que la única forma que tiene una persona de protegerse contra el coronavirus es inoculándose con cualquiera de las marcas de vacunas disponibles.

En este complejo contexto sucedió una tragedia en Estados Unidos: una pareja con cuatro hijos que había decidido no vacunarse falleció por coronavirus con días de diferencia.

Lydia y Lawrence Rodríguez vivían en la ciudad de Texas y estuvieron casados durante 21 años. Ambos estaban fuertemente influenciados por la religión y habían decidido no inocularse.

La pareja había asistido en estas condiciones a un campamento organizado por la Iglesia y fue allí que se contagiaron. Luego de esto, decidieron no avisarle a nadie sobre lo que había pasado, hasta que el cuadro médico de Lawrence se complicó y debió ser internado.

Lamentablemente, días después, Lydia también tuvo que ser ingresada en un hospital de la zona y debió ser intubada. Poco después, ella entró en coma pero, antes de esto, le hizo una desesperante súplica: “Por favor, asegúrate de que mis hijos sean vacunados”.

Entristecida con lo que había pasado, Jones, la enfermera que la trató, expresó: “Lydia nunca ha creído realmente en las vacunas. Ella creía que podía manejar todo por sí misma, que realmente no se necesitaba la medicina”.

Tanto Lydia como Lawrence fallecieron con una semana de diferencia a principios de este mes debido a la enfermedad. Hasta el momento, los niños todavía no han sido vacunados pero se espera que lo hagan en un futuro próximo.