Una historia de rápido crecimiento económico, lavado y escenas de celos

 

Entre los autos de alta gama incautados había un Ford Mustang rojo con 3 mil kilómetros hechos.

 

 

Cómo operaba la red desarticulada el viernes a la que le incautaron 400 millones en efectivo entre pesos y dólares, 25 autos de alta gama, droga, y propiedades

Corría 2019 cuando investigadores de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) solicitaron a la fiscal federal Adriana Saccone las autorizaciones correspondientes para investigar a una pareja mayor que se dedicaba a la venta de drogas en Villa Gobernador Gálvez. Esa fue la punta del iceberg que, en dos años de trabajo de calle e interceptaciones telefónicas, permitió llegar a los 36 allanamientos que efectivos de esa fuerza federal realizaron el viernes pasado en siete localidades del departamento Rosario y en la provincia de Salta y que derivó en la detención de dos empresarios y otras tres personas implicadas en una asociación ilícita polirrubros que se dedicaba a la comercialización de drogas, la falsificación de documentos públicos, el contrabando de ropa y cigarrillos, la compra-venta de divisas y también la exportación de granos que acopiaban en puertos secos de la región.

Como resultado de los operativos a la banda le incautaron 5.139.599 de pesos en efectivo, 2.068.785 millones de dólares en billetes, 16 autos y 3 camionetas de alta gama, tres motos, tres cuatriciclos y una lancha, 11 gramos de clorhidrato de cocaína, un arma de fuego, municiones, 78 celulares, 24 CPU, 14 notebooks, dispositivos electrónicos y documentación para una causa que todavía no está cerrada y que, dicen, puede deparar sorpresas ya que se cree que para llevar adelante esas operaciones los implicados pueden haber estado ligados a peces gordos.

Demasiado jóvenes

Cuando los pesquisas empezaron a investigar a esa pareja afincada en una casa de calle Levalle al 1400 de Villa Gobernador Gálvez y en la cual en 2009 se había desbaratado una cocina de droga donde se secuestró 1,800 kilo de cocaína y varios químicos para el estiramiento de la pasta base, obtuvieron de escuchas telefónicas que por la edad de los involucrados quien estaba al mando del negocio era su hijo: un hombre que hoy tiene 40 años y se llama Norberto Carlos D., quien tuvo un crecimiento patrimonial exorbitante en los últimos cinco años.

 

Pero también supieron que no se manejaba solo y que tenía como socio a un empresario de tan solo 32 años dueño de una empresa de logística con base en la localidad de Álvarez que cuenta con una flota de 100 camiones que transitaban las rutas hacia las fronteras con Bolivia y Paraguay. Ese hombre fue identificado como Matías M.

En el marco de la pesquisa, los agentes de la PSA supieron en octubre de 2019 que iba a bajar un camión de la flota de Matías M. desde Paraguay a Rosario con una carga y le cortaron el paso en Formosa. Entonces, en un doble fondo, encontraron 59.950 paquetes de cigarrillos que habían ingresado de contrabando. Tras ello allanaron un domicilio de la localidad de Gran Guardia, en esa provincia y apresaron al camionero.

Entre los autos de alta gama incautados había un Ford Mustang rojo con 3 mil kilómetros hechos.

Entre los autos de alta gama incautados había un Ford Mustang rojo con 3 mil kilómetros hechos.

A partir de ese hallazgo la investigación se profundizó y los pesquisas solicitaron a la Fiscalía Federal de Rosario abrir un expediente por el posible delito de lavado de dinero, lo que avalaron con la documentación recabada hasta ese momento y las escuchas registradas a los dos empresarios y a su entorno. “Se mostraban con un perfil muy bajo pero seguían acrecentando su patrimonio y adquirían a nombre de terceras personas bienes muebles e inmuebles de alto costo”, dijo una fuente.

Es que no solo contrabandeaban cigarrillos sino que también traían ropa de la República de Paraguay y de Bolivia que vendían en dos locales de la zona oeste rosarina que fueron allanadosexportaban a través de los puertos del Gran Rosario y mediante documentación fraguada granos que acopiaban en puertos secos de la región y es posible que detrás de esa maniobra haya alguna operadora grande; traían droga que generalmente tenía como destino la provincia de Buenos Aires aunque no se descarta que parte quedara en Rosario; y trasladaban hacia Salta cargamentos importantes de bebidas que compraban en mayoristas rosarinos y vendían en tres distribuidoras que montaron en esa provincia y desde la cual también la contrabandeaban a Bolivia.

Dos mujeres y celos

Pero no todo fue color rosa para los implicados. Según se supo, Norberto Carlos D. lavaba dinero de sus operaciones a través de los grandes gastos que le demandaban dos mujeres. La primera de ellas, madre de sus dos hijos y apresada el viernes, tiene una distribuidora mayorista de ropa en Presidente Perón al 5200 donde supuestamente se vendía parte de la mercadería que traían de contrabando los camiones de Matías M. Pero en los primeros meses de 2020 el hombre se separó de ella después de ocho años de convivencia y se casó con la dueña de un local de venta de ropas ubicado en Presidente Perón al 5100, a sólo 100 metros del negocio de su ex pareja. Entonces empezó a usar el local de esta otra mujer, que será indagada en los próximos días, para descargar otra parte de la mercadería contrabandeada.

Lo cierto es que el matrimonio duró poco y Norberto Carlos D. se separó para volver con su primera pareja. Pero eso no permitió que los celos entre ambas cesaran. “Cuando le compraba un auto a una para lavar parte del dinero, la otra le exigía el mismo vehículo o uno superior”, ejemplificó un vocero. Y contó que a la primera de las mujeres le secuestraron un Mercedes Benz 0 kilómetro y a quien fue su esposa por tan solo seis meses, en una casa de un barrio cerrado cercano al autódromo, le incautaron un vehículo igual a ese además de una Ford Ranger, un Audi Q3 y un Peugeot RCZ descapotable.

 

Mientras ellas disfrutaban de esos autos, el principal implicado andaba en un sencillo Volkswagen Suran, aunque en la cochera de su departamento de Pellegrini al 4000 guardaba un Ford Mustang con solo 3 mil kilómetros recorridos valuado en unos 75 mil dólares y un Volkswagen Vento 0 kilómetro. Dentro de esos autos había cajas de zapatillas y bolsas de consorcio con una cantidad inmensa de dólares. En esa misma propiedad, dentro de dos cajas fuertes, fueron hallados más billetes estadounidenses, una máquina para contar billetes y una máquina empaquetadora.

Parte de los más de 400 millones en efectivo secuestrados en los allanamientos (en moneda nacional y en dólares) también era guardada en el cielorraso de la casa del padre de Norberto D., en Villa Gobernador Gálvez, donde los pesquisas debieron “bajar todo el cielorraso de placas porque no se cansaban de hallar envases llenos de dólares y pesos”.

 

Nada de esto le costó barato a los jóvenes y multimillonarios empresarios en su camino de ascenso. A la cocina de drogas descubierta en la casa de los padres de Norberto D. en 2009, le siguieron balaceras y amenazas en 2020. Fue la noche del lunes 12 de octubre cuando dispararon contra el frente y dejaron una nota con un proyectil calibre 7.62 en la que decía: “Con un palo y medio comprale un cajón a tu papá. No se habla más”. Para los investigadores, detrás de ese ataque puede estar una reconocida banda narcocriminal que encontraba en ellos competidores en potencia y que ya los habría amenazado varias veces según las escuchas captadas.