Un Día de la Victoria sin victoria: Putin evalúa lanzar una guerra total

A lo largo de los años, el ruso ha utilizado la celebración del triunfo soviético sobre los nazis en la Segunda Guerra Mundial para legitimar su gobierno cada vez más autoritario

En vísperas de la fiesta más patriótica y sombría de Rusia, el Día de la Victoria el lunes, no hay victoria en la guerra contra Ucrania, pero sí muchos rumores de que el presidente Vladimir Putin ordenará una movilización general de soldados para asegurar una.

Los analistas consideran que la movilización es la mejor esperanza de Rusia para cambiar el rumbo y derrotar a Ucrania, reforzando las fuerzas desmoralizadas y volviéndolas a meter en la guerra. Pero los riesgos -admitir que la campaña militar hasta ahora ha sido un fracaso y encender la oposición interna- pueden ser demasiado grandes.

Varios altos funcionarios rusos han intentado acallar los rumores. “No, no. Se lo puedo decir ni on ni off”, dijo Vyacheslav Volodin, presidente del parlamento ruso, en comentarios el jueves pasado a la radio rusa.

Un día antes, dos figuras sombrías en la ciudad petrolera siberiana de Nizhnevartovsk dejaron claro lo que pensaban del reclutamiento. Uno de ellos, con capucha gris y pantalones de camuflaje, lanzó siete cócteles molotov contra un centro de reclutamiento militar local, mientras el otro grababa el incidente, uno de los seis recientes ataques incendiarios contra oficinas de reclutamiento rusas. Varios de los ataques han llevado a la detención de jóvenes rusos.

Se suponía que la campaña militar rusa de 10 semanas no iba a llegar a esto.

El día de la invasión, una jubilosa Margarita Simonyan, redactora jefe de la cadena estatal RT, bromeó diciendo que la campaña rusa no era más que “un ensayo de desfile estándar” para el Día de la Victoria. “Es sólo que este año han decidido celebrar el desfile en Kiev”, tuiteó.

Pero los esfuerzos de Rusia por fusionar el Día de la Victoria -su celebración de la victoria soviética sobre los nazis en la Segunda Guerra Mundial- con una victoria en su guerra contra lo que Moscú llama “nazis” en Ucrania se vinieron abajo con el fracaso de la toma de Kiev. La ocupación del estratégico puerto ucraniano de Mariupol marca un raro éxito ruso, pero las ruinas bombardeadas de la ciudad son un desagradable telón de fondo para un desfile. Sergei Kiriyenko, jefe de la administración presidencial rusa, descartó un desfile oficial del Día de la Victoria allí.

A lo largo de los años, Putin ha utilizado la festividad para legitimar su gobierno cada vez más autoritario, explotando el mito de Rusia como una nación que nunca invadió a nadie, que sólo lucha en defensa propia y que salvó por sí sola al mundo de los nazis en la Segunda Guerra Mundial, con el asombroso coste de 27 millones de muertos rusos en la guerra.

“Putin va a utilizar este día para justificar su guerra contra Ucrania y para subrayar, como él cree, la misión histórica de Rusia de luchar contra el fascismo. Tiene que legitimar su guerra, y está tratando de presentarla al mundo y a los rusos como una especie de lucha por la justicia histórica”, dijo Tatiana Stanovaya, directora de la consultora política R.Politik, con sede en París, en una entrevista.

(REUTERS/Evgenia Novozhenina)(REUTERS/Evgenia Novozhenina)

“El problema estratégico al que se enfrenta Rusia hoy en día es que la sociedad rusa no ha estado preparada para una guerra prolongada y costosa. Quería una victoria rápida y decisiva, y Putin no puede dársela a los rusos”, dijo.

Si Putin declarara la guerra total y movilizara a los reclutas, tardaría al menos seis meses en entrenarlos, dijo Stanovaya. Eso sería también un reconocimiento de que la “operación militar especial”, como Moscú llama a la invasión, ha sido un fracaso, y “Putin no puede admitirlo”, dijo. “No hay señales de que el Kremlin esté dispuesto a pasar de una operación militar especial a una guerra”.

Hasta ahora, Rusia ha confiado principalmente en los soldados que han firmado voluntariamente contratos para servir en el ejército. Los funcionarios rusos han prometido previamente que no se enviarán reclutas a la batalla, aunque algunos lo han hecho.

En declaraciones a Current Time TV, financiada por Estados Unidos, el analista militar ruso Ruslan Leviev, del grupo independiente de análisis de fuentes abiertas CIT, dijo que la movilización parcial podría ayudar a Rusia a tomar el control del este de Ucrania, donde se concentran ahora gran parte de los combates.

Igor Girkin, un ex oficial de inteligencia ruso que dirigió una milicia separatista en la zona de Donetsk, en el este de Ucrania, en el levantamiento de 2014, ha advertido en repetidas ocasiones que sin una movilización general, Rusia se enfrenta a una guerra prolongada con altas bajas y una posible derrota. “En nuestro caso la movilización es necesaria para ganar en la guerra en la que nos metimos hasta las orejas”, dijo en comentarios el mes pasado en la red social rusa VKontakte, añadiendo que el futuro de Rusia dependía de ello.

Sin embargo, Dmitri Alperovitch, director del centro de estudios Silverado Policy Accelerator, con sede en Washington, dijo en una entrevista que una movilización sería impopular y arriesgada. “Si se produce una movilización general, todo el mundo en Rusia conocerá a alguien o tendrá un marido, un hijo, un sobrino o un pariente que vaya a la lucha”, dijo.

Si Putin convoca una movilización general, “Rusia tendrá una guerra muy larga”, dijo Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos en la Universidad escocesa de St. Andrews, en una entrevista. “Primero los rusos tendrán que formar a los instructores para entrenar a toda esa gente”.

Este año, Putin se enfrenta a una tarea más delicada y difícil que en anteriores Días de la Victoria. Aunque los medios de comunicación rusos han ignorado en gran medida las pérdidas de Rusia en el campo de batalla, éstas han sido considerables. Rusia ha perdido un número significativo de tanques, vehículos blindados, aviones y buques de guerra, sobre todo el Moskva, el buque insignia de su flota del Mar Negro, destruido con la ayuda de la inteligencia estadounidense. Entre 7.000 y 15.000 militares rusos han muerto, según una estimación de la OTAN.

La reputación de Rusia como potencia militar de primer orden se ha visto gravemente empañada, y el país se enfrenta a un debilitante aislamiento económico que probablemente durará años.

El desfile del Día de la Victoria de este año será más pequeño y humilde que en años anteriores, con menos equipo en el desfile y sin jefes de estado amigos invitados, ni siquiera el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, que criticó el jueves pasado la forma en que se ha prolongado la guerra.

Pero para muchos rusos, como una moscovita de 79 años llamada Valentina, los sacrificios y los éxitos siguen siendo importantes, y apuntalan el apoyo a la guerra en Ucrania. “El Día de la Victoria es nuestra fiesta sagrada. Siempre lloro en ese día”, dijo Valentina, sentada en un banco de un parque de Moscú con dos amigos el viernes. No quiso dar su apellido. “Yo era pequeña. Mi tío fue asesinado. Fue terrible. Murió tanta gente y se destruyeron tantas ciudades, pero nuestro país, la URSS, ganó esa guerra, y celebramos a los héroes el 9 de mayo”.

A continuación, repitió la propaganda antiucraniana que Putin y los medios de comunicación rusos han estado promoviendo, alegando que los ucranianos habían estado acosando y matando a los rusoparlantes durante muchos años. “Nuestro presidente hizo lo correcto cuando envió tropas allí. Somos gente pacífica, pero había que hacer algo”, dijo.

El analista Stanislav Belkovsky, en declaraciones al medio de comunicación en línea Podemos explicar, asociado con el magnate exiliado Mikhail Khodorkovsky, predijo que Putin aprovecharía la festividad para prometer que nunca abandonaría el este de Ucrania y que daría el nombre de “Novorossiya”, o Nueva Rusia, a una porción de territorio ucraniano a lo largo del Mar de Azov.

Stanovaya dijo que esperaba que Putin hiciera hincapié en sus quejas por el apoyo occidental a Ucrania y que podría intensificar sus esfuerzos para intimidar a Occidente, por ejemplo, con más lanzamientos de prueba de misiles con capacidad nuclear.

A medida que el esfuerzo bélico ha ido decayendo, los comentaristas de la televisión rusa se han quejado de que Rusia está luchando con una mano atada a la espalda para evitar víctimas civiles -en contra de la evidencia- y han afirmado que la ayuda occidental, incluyendo armas e inteligencia, está alargando la lucha.

Se centran en “la idea de que Rusia es una víctima de las acciones injustas y hostiles de Occidente”, dijo Stanovaya. “Esto significa que Putin no necesita realmente presentar a los rusos algunas ganancias. Le basta con seguir hablando de la misión histórica de Rusia de luchar contra el fascismo”.

(c) 2022, The Washington Post