El tiempo ahora

El tiempo - Tutiempo.net

Rusia tiene 1.600 bombas nucleares listas para lanzarse en solo 10 minutos

Vladimir Putin ordenó “poner las fuerzas de disuasión en alerta especial de combate”. Dado el nivel de sus amenazas, expertos creen que las fuerzas armadas rusas ya tienen estas armas listas para activarse.

ealmente Vladimir Putin planea usar armas nucleares en la guerra en Ucrania tal y como advirtió este 27 de febrero? La escalada sin retorno parece bastante alejada de la realidad del conflicto, pero sus amenazas forman parte de la lógica de la reciente táctica del presidente ruso.

El presidente ruso dijo que había ordenado “poner las fuerzas de disuasión en alerta especial de combate”, lo que desencadenó fuertes protestas en Occidente. Días antes, había lanzado el ataque militar contra Ucrania subrayando que Rusia aún era una de las “mayores potencias nucleares del mundo”.

La idea de una guerra nuclear es “inconcebible”, afirmó el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tachó de “irresponsable” a Rusia después de que Putin pusiera en alerta a la “fuerza de disuasión” nuclear de su ejército.

Seria o no la amenaza del líder ruso, los expertos afirman que una parte de los arsenales nucleares, tanto en Rusia como en la OTAN, están permanentemente listas para su uso inmediato.

En un artículo publicado recientemente en The Bulletin of the Atomic Schientists, los expertos Hans Kristensen y Matt Korda afirman que cerca de 1.600 ojivas nucleares están desplegadas y listas para su uso.

“Pueden activarse en 10 minutos”, dijo Marc Finaud, experto del Centro de Políticas de Seguridad de Ginebra (GCSP). “Estas son ojivas ya colocadas en misiles (en tierra o submarinos) o son bombas que ya están a bordo” de los aviones de ataque.

 

“Dado que las fuerzas estratégicas rusas están siempre en alerta, la verdadera pregunta es si ha desplegado más submarinos o armado a los bombarderos”, dijo  este domingo Hans Kristensen, experto de la Federation of American Scientists.

 

Con cuántas armas nucleares cuenta Rusia 

Putin asegura que Ucrania puede desarrollar armas nucleares tácticas aumentando el alcance de sus misiles a 500 km, con lo que Moscú estaría en la zona de destrucción. “Para nosotros es una amenaza estratégica“, afirmó.

Ucrania nunca mencionó sus ambiciones nucleares. Pero su presidente sí dijo que un acuerdo de 1994 -el Memorándum de Budapest, que preveía que Rusia respetara la integridad territorial de Ucrania a cambio de que Kiev renunciara a su arsenal nuclear soviético- parecía obsoleto.

En diciembre de 2021, el ministro de Defensa ruso dijo que las armas y los equipos modernos ahora representan el 89,1 % del armamento nuclear de Rusia, un aumento con respecto al 86 % del año anterior, según The Bulletin of the Atomic Schientists.

En su mensaje de fin de año, ese mismo mes, Putin dijo a los rusos que el porcentaje de modernización del armamento nuclear sería del 88,3 por ciento para fines de 2021.

Putin había enfatizado con frecuencia en la necesidad de que las fuerzas nucleares de Rusia sigan el ritmo de los competidores de Rusia: “Es absolutamente inaceptable permanecer inactivo. El ritmo de cambio en todas las áreas que son críticas para las Fuerzas Armadas es inusualmente rápido en la actualidad. Ni siquiera es la velocidad de la Fórmula 1, es supersónica. Te detienes por un segundo y comienzas a quedarte atrás de inmediato”.

Los expertos estiman que Rusia tiene una reserva de aproximadamente 4477 ojivas nucleares asignadas para su uso en lanzadores estratégicos de largo alcance y fuerzas nucleares tácticas de corto alcance, lo que representa una ligera disminución con respecto al año pasado.

De las ojivas almacenadas, aproximadamente 1.588 ojivas estratégicas están desplegadas: unas 812 en misiles balísticos terrestres, unas 576 en misiles balísticos lanzados desde submarinos y posiblemente 200 en bases de bombarderos pesados.

Además, aproximadamente otras 977 ojivas estratégicas están almacenadas, junto con unas 1912 ojivas no estratégicas. Y, por otra parte, alrededor de 1.500 ojivas, en gran parte intactas, esperan ser desmanteladas, para un inventario total de aproximadamente 5.977 ojivas.

El pasado 3 de febrero, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia anunció la entrada en vigencia de la extensión del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) III, el cual, según el gobierno de EEUU, permite “monitorear el cumplimiento del tratado por parte de Rusia y brinda una mayor comprensión de la postura nuclear de Rusia, incluso a través de intercambios de datos e inspecciones in situ que permiten a los inspectores estadounidenses tener ojos sobre las fuerzas e instalaciones nucleares rusas”.

El primer Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, START I, firmado en 1991 entre Estados Unidos y la URSS, entró en vigor en 1994.

En 2010, el expresidente estadounidense, Barack Obama, y el presidente ruso, Dmitry Medvedev, firmaron un acuerdo sucesor, llamado Nuevo START, que estableció un límite de no más de 1.550 ojivas desplegadas y 700 misiles, incluidas inspecciones para verificar el cumplimiento del acuerdo. Su fecha de vencimiento se fijó el 5 de febrero de 2021.

Días antes del ataque a Ucrania, Putin supervisó ejercicios “estratégicos” cerca de la frontera con disparos de misiles “hipersónicos“, nuevas armas que el jefe del Kremlin calificó recientemente de “invencibles” y que pueden transportar una carga nuclear.

¿Llegará Vladimir Putin a utilizar sus bombas nucleares para ganar la guerra?

En una dramática escalada de las tensiones por la invasión rusa de Ucrania, Putin ordenó este domingo que las fuerzas nucleares rusas se pusieran en alerta máxima en respuesta a lo que llamó “declaraciones agresivas” de las principales potencias de la OTAN.

Putin ordenó a sus sus altos funcionarios, entre ellos al ministro de defensa y al jefe del Estado Mayor General del ejército, que pusieran a las fuerzas nucleares en un “régimen especial de servicio de combate”.

El paso de Putin es “potencialmente poner en juego fuerzas que, si hay un error de cálculo, podrían hacer que las cosas sean mucho, mucho más peligrosas”, dijo un alto funcionario de defensa estadounidense a la agencia Associated Press.

Pero verdaderas intenciones del jefe de Estado ruso contradicen la doctrina rusa de la disuasión rusa, afirman los expertos.

En junio de 2020, Putin había aprobado los “principios básicos”, con cuatro casos que justificaban el uso del armamento nuclear: lanzamiento de misiles balísticos contra Rusia o un aliado, uso de un arma nuclear por parte de un adversario, ataque a un sitio de armas nucleares o agresión que ponga en peligro “la existencia misma del Estado”. Nada de eso sucede hoy.

En cuanto a su posicionamiento internacional, Rusia había firmado en enero, con los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, China, Francia y Gran Bretaña) un documento en el que reconocía que “no se podía ganar una guerra nuclear” e insistía en que “mientras existan (esas armas), deben servir para fines defensivos, disuasorios y de prevención de la guerra”. 

Las declaraciones de Putin dan testimonio de “la ambigüedad, si no la hipocresía de este tipo de declaración“, lamenta Marc Finaud. Pero incluso si el apocalipsis no está en el libreto de lo que ocurre en Ucrania, “siempre existe el riesgo de un error o falla, de una mala interpretación, o incluso manipulación”, recuerda el experto. 

De acuerdo al jefe de la diplomacia de Ucrania, el ministro de Exteriores Dmitro Kuleba, la decisión de Vladimir Putin de poner en alerta máxima a sus fuerzas de disuasión nucleares es para “presionar a la delegación ucraniana“.

En caso de una guerra nuclear, “sería una gran catástrofe para todo el mundo”, pero esta amenaza “no nos quebrantará”, concluyó Kuleba.

 

A %d blogueros les gusta esto: