QUE SE ENTIENDA BIEN.

Este fin de semana largo basado en un motivo religioso, arrojo un gran resultado en materia de desarrollo turístico de los principales ciudades que a tal respecto se dedican, con mediciones alentadoras y motivadoras para los emprendimientos hoteleros, gastronómicos y afines a esta actividad.

Juan José Cornú

No podemos dejar de estar contentos. Hay una buena parte de nuestra sociedad que se ve beneficiada por la actividad y en buena hora que lo sea, toda vez que al igual que las demás actividades que se desarrollan, sufrió específicamente las consecuencias del encierro motivado por el protocolo derivado de la pandemia.
Pero, y los demás sectores que se supone ligados a la producción, la educación, la generación de empleo, etc, etc…, se ven beneficiados por la actividad turística.? ¨por ejemplo: boliches, verdulerías, carnicerías, cuentapropistas de los barrios, cuentan con este beneficio.? Los alcanza…?. Reitero lo dicho en el título, QUE SE ENTIENDA BIEN…todos debemos alegrarnos por el desarrollo de esta actividad, pero debemos recordar que las estaciones de servicios, tienen cupos para la venta de combustibles establecidos por las petroleras, que si no se la llevan con pala, no vale y les imponen restricciones que afectan especialmente a los sectores de la producción como el campo. O, simplemente la “aventura” de hacer las compras para la comida en los súper o mercaditos barriales….les llega el beneficio del turismo que con tanto énfasis lo anuncian…? REITERO, para que ningún desubicado se equivoque: Compartimos el optimismo, pero se debe entender que se necesita algo más que un fin de semana largo para salir de la tremenda crisis en la que estamos inmersos, por la ineficacia de los gobernantes y dirigentes (al que le quepa el SAYO que se lo ponga) y por una sociedad que no debe olvidar los viejos valores que nuestros mayores nos inculcaron y parece perdidos en un partido de truco.
Hay una gran cantidad de ejemplos sobre pueblos que pasaron por crisis mayores y mas graves que la nuestra y sin embargo, salieron de ella. Pero, lo hicieron con la lógica razonable tan simple como sencilla. Trabajando y estudiando, capacitándose y no de “joda constante”, que no es otra cosa que el viejo apotegma proveniente de los romanos: ”pan y circo”. Nos han pasado por encima, nos han colonizado la cabeza, especialmente a los jóvenes, pero lo que más preocupa es la falta de reacción de una sociedad adormecida, aceptando todo lo que nos pasa, aun a sabiendas que se benefician unos pocos y se perjudican unos muchos, y rebela mucho. Rebela porque no estamos en un país sin recursos. Todo lo contrario, nuestros hacedores nos legaron un país y un territorio con todo lo necesario para desarrollarnos y construir una sociedad mejor, mas igualitaria y digna de ser vivida por todos.
Hay una tremenda falta de credibilidad en esta sociedad, por cuanto no se trata de una actuación política de tal fuerza política. Todos los gobernantes mintieron o engañaron, para que al final sigamos con la misma o parecida situación donde nuestra sociedad se estratifica cada vez mas. Las inmensas riquezas de nuestra patria quedan en cada vez menos manos y, en contraposición, la pobreza se redistribuye en cada vez mas pobres. El dirigente Barrionuevo lo dijo bien claro hace unos cuantos años y me imagino que sabia de lo que hablaba: “Esto se arregla fácil.
Dejemos de robar dos años”. O “En este país, nadie hizo la plata trabajando”. Nunca supimos aprender esas enseñanzas y mucho menos hacer algo al respecto. Siempre estamos esperando al “Mesias” salvador. Antes Cristina, Macri, Nestor, Duhalde…..ahora quien será…? Milei…? Del Caño…? Somos de memoria frágil y debemos autocriticarnos por no participar, salvo colocando un papelito en la urna, y no saber construir una herramienta política que nos de la respuesta que el pueblo busca y necesita. Para colmo de males, vivimos enquistado en una grieta donde nos obligan a fanatizarnos y elegir entre dos opciones, que ya demostraron hasta el hartazgo que han sido incapaces de solucionar nuestros problemas. Cierro esta nota con el pensamiento de un genial escritor. “Lo peor de parte de una sociedad manipulada por la política, es ver a pobres defendiendo a ricos culpables de su pobreza.” Paulo Cohelo.