Precios en corralones: detienen la actividad de la construccion en todo Entre Rios y afecta gravemente al sector.  

COMPARTIR

Si bien la devaluación fue del 22%, el cemento aumentó 12% y los cerámicos 10%, aunque los corralones no descartan que lleguen nuevos incrementos.

La devaluación oficial del 22% dispuesta por el Banco Central y el aumento del dólar blue, que ya perforó el techo de los 700 pesos, tuvo el lunes los primeros efectos: entre ellos, en diversos sectores hubo una parálisis en las ventas, sobre todo por falta de precios de referencia. Uno de ellos fue el de los materiales de construcción, un rubro que por lo general se hace eco de este tipo de cimbronazos, ya que muchos de sus productos son importados y sus valores van atados a las fluctuaciones de la divisa. Sin embargo, referentes locales de corralones advierten que las subas se vienen dando, pero de “modo escalonado”.

Si bien el inicio de la semana se sintió el cimbronazo, afirmaron que ayer, luego de ajustar los valores en base a las listas que recibieron por parte de proveedores, la situación se fue “normalizando”.

El propietario de un corralón de avenida De las Américas, aseguró: “Nosotros desde ayer ya estamos trabajando normal. El lunes sí hubo algunas restricciones en el stock: los proveedores nos cortaron las ventas y no nos mandaron mercadería porque no tenían precio. Nosotros seguimos vendiendo, pero no en acopio para dejar en el depósito, sí a quienes venían a comprar para llevar en el momento”.

“Ahora con esta devaluación del 22% actualizamos la lista de precios y seguimos vendiendo normalmente”, dijo, y aclaró: “En muchos de los materiales lo que trasladamos por ahora fue un porcentaje menor, de un 15% más o menos. Creo que por ahora la industria va a ir ajustando de manera escalonada hasta llegar a ese 22%, excepto en el hierro, que ya aplicaron el 22% porque los proveedores tienen la lista de precios en dólares, y cuando sube, hay que cambiarlos”.

Greca explicó que el rubro se maneja con el dólar oficial y descartó subas en base a la disparada del blue. Y si bien se anunció que la divisa oficial se va a mantener en 365,50 pesos hasta octubre, recordó que hay otras cuestiones que también influyen en los precios del sector, como las subas de combustibles, de servicios y demás: “Hasta ahora los aumentos venían al ritmo de la inflación, por ahí algún producto subió un poco más, pero ya no se sabe qué va a pasar. Al aumentar el combustible se incrementan todos los fletes y otras cosas”.

En cuanto a el abastecimiento, sostuvo que por lo general se consiguen productos, salvo algunos importados en grifería o herramientas. “Ese tipo de cosas no están entrando porque, como todo el mundo sabe, hay restricciones en permisos para importar”, dijo.

Acerca de la respuesta de los clientes, observó que el consumo en general ya viene “muy bajo” desde antes. “Con respecto a otros años, cayó un 30%”, subrayó.

Oscar Erbetta, propietario de un corralón de calle Casiano Calderón, coincidió en que hubo incrementos, pero no en todos los casos fue del 22%: “Seguimos vendiendo como siempre todo el material que tenemos, pero por supuesto a los aumentos que van llegando los vamos aplicando, porque lamentablemente no nos queda otra. Se incrementó todo, en distintos porcentajes. Por ejemplo, el cemento aumentó 12% y se fue a 3.360 pesos la bolsa de cemento de 50 kilos; los cerámicos un 10%; el hierro aún no sé”.

Si bien mencionó que ayer seguían llegando listas con nuevos aumentos, “está un poco más tranquilo el panorama”. Sin embargo, observó: “Somos uno de los corralones más baratos de Paraná, y tratamos de tener los precios como corresponde, pero lo que es cemento, hierro y chapa, se maneja con dólar oficial, que subió un 22%, y en cualquier momento a ese porcentaje los proveedores lo van a pasar a los precios. Lo van haciendo ahora de modo escalonado para que no se sienta tanto, pero todo ese porcentaje se va a terminar trasladando a los precios”.

En referencia a la reacción de los clientes, el comerciante contó que el lunes “estaba todo el mundo tratando de comprar”, intentando evitar nuevos aumentos, y señaló: “Nosotros no hacemos stock desde hace tiempo y al material que compran lo tienen que retirar sí o sí, porque por ahí vienen a buscarlo y no está, entonces preferimos vender lo que tenemos. Y presupuesto pasamos en el día, aclarando que en la jornada siguiente ya pueden cambiar los valores”.

Además, refirió que estos movimientos que generó el dólar afectaron la financiación: “Se estaba vendiendo hasta en 12 cuotas, pero ahora, hasta que esto no se estabilice esto, no vendemos con tarjeta de crédito. Hoy sólo estamos trabajando con débito, transferencia o efectivo, porque con este tema no sabemos qué porcentaje aplicar si financiamos”.

Por su parte, Mario Godoy, a cargo de un corralón de calle Blas Parera, también compartió su experiencia a partir del lunes e indicó: “Nosotros seguimos vendiendo y entregando materiales. Los proveedores nos van llamando y diciendo qué es lo que sube. La mayoría de las cosas aumentó ya el 22%. Lo primero que se remarcó fue la parte de cemento Loma Negra y el hierro, también la malla sima; en eso automáticamente se cambiaron los precios”.

“A 3.150 pesos se fue el cemento San Martín o Loma Negra; el Plasticor está a 2.680 pesos. El hierro del 6 lo estamos teniendo 2.415 pesos la varilla, y el del 8 lo tenemos en 4.025. No nos han pasado precios nuevos todavía en ladrillos y están a 218,50; y lo que es arena está a 7.300 pesos el bolsón, y el canto rodado en 19.200 pesos: no han aumentado tampoco”.

Al igual que sus pares de otros comercios del rubro, manifestó que lo que venden se entrega: “No estamos haciendo vales para entregar después. Lo que tenemos y vendemos se entrega”.

Por último, comentó el efecto que tuvo la devaluación en la demanda: “La gente enseguida empezó a preguntar el lunes por teléfono o WhastApp qué cambios había, o se acercaron a los mostradores a preguntar los precios”, concluyó.

Fuente : UNO

COMPARTIR