El tiempo ahora

El tiempo - Tutiempo.net

Por qué se necesita un tribunal como el de Nüremberg para juzgar a Putin

Los crímenes que comete en su invasión a Ucrania deben ser investigados en una corte especial, como la que condenó a los responsables del régimen nazi tras la Segunda Guerra Mundial

La invasión de Ucrania por parte de Putin y los crímenes que se están cometiendo en su nombre me resultan muy personales. Es el lugar donde vivieron muchos de mis familiares.

La visité por primera vez en octubre de 2010, para dar una conferencia sobre los “crímenes contra la humanidad” y el “genocidio”, dos delitos por primera vez tipificados en 1945 para los famosos Juicios de Nüremberg, en los que los antiguos líderes nazis fueron acusados y juzgados como criminales de guerra por un tribunal militar internacional.

Como académico y abogado, los crímenes internacionales son mi especialidad, mi trabajo diario. Decidí aceptar la invitación a Lviv -una ciudad del oeste de Ucrania de la que apenas había oído hablar- cuando me di cuenta de que antes se llamaba Lemberg y era el lugar de nacimiento de mi abuelo León, cuando la ciudad pertenecía al Imperio Austrohúngaro.

Entre la memoria familiar y la indagación histórica, en Calle Este-Oeste Sands indaga sobre el Holocausto y el juicio de Nüremberg. Y en Ruta de escape, cuenta la historia de un nazi en fuga y el legado que dejó a sus hijos
Entre la memoria familiar y la indagación histórica, en Calle Este-Oeste Sands indaga sobre el Holocausto y el juicio de Nüremberg. Y en Ruta de escape, cuenta la historia de un nazi en fuga y el legado que dejó a sus hijos

Encontré la casa donde nació y me enteré de que huyó de la ciudad en septiembre de 1914, a los diez años, con su madre y sus dos hermanas, refugiados de las fuerzas rusas de ocupación que ya habían matado a su hermano.

En los últimos días, miles de refugiados han vuelto a descender a la maravillosa estación de ferrocarril de Lviv desde la que León se dirigió al oeste.

De nuevo intentan escapar de la embestida rusa.

En esa primera visita a la ciudad, aprendí más sobre los terribles sucesos que ocurrieron a muchos de los que se quedarían después de que Leon se fuera: sobre el verano de 1942, cuando Hans Frank, gobernador general de la Polonia ocupada por los nazis y antiguo abogado de Hitler, pronunció un discurso desatando la Solución Final en la zona.

Lo que siguió fue el exterminio de cientos de miles de familias, incluida la de mi abuelo.

Unos 80 de mis parientes murieron mientras 150.000 o más judíos fueron “reubicados” desde Lemberg a guetos y campos.

Sorprendentemente, también descubrí que los inventores de esos dos términos jurídicos “crímenes contra la humanidad” y “genocidio” -el profesor Hersch Lauterpacht de la Universidad de Cambridge y el Dr. Raphael Lemkin, antiguo fiscal polaco- coincidieron en la misma universidad que me había invitado a dar mi conferencia.

Es más que trágico que la tierra y la ciudad que dieron origen a estas definiciones sean de nuevo víctimas de los más terribles crímenes internacionales, esta vez perpetrados por el presidente Putin en nombre de Rusia.

Esta semana, el Tribunal Penal Internacional -hijo de Nüremberg- inició una investigación sobre crímenes de guerra en la invasión rusa, ya que un número sin precedentes de 39 países le instaron a actuar.

El fiscal jefe del organismo, Karim Khan, declaró que comenzaría a trabajar “lo más rápidamente posible” para determinar si se han cometido “crímenes de guerra” y “crímenes contra la humanidad” en Ucrania.

La decisión del fiscal es un avance positivo. Pero no es suficiente.

Aunque creo que se están produciendo, los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad pueden tardar en probarse y el proceso de recopilación de pruebas en casos individuales puede ser complicado.

Sin embargo, hay un crimen que Putin está cometiendo sin duda.

Su invasión de Ucrania es un crimen de agresión, un término que también se utilizó por primera vez en Nüremberg, aunque entonces se llamó “crimen contra la paz”.

En el juicio de Nüremberg, donde más de la mitad de los acusados nazis fueron declarados culpables de ello, la guerra de agresión fue calificada como el “crimen internacional supremo”.

En Ucrania se está repitiendo. Por eso, me uní a Gordon Brown y a otros para apoyar el llamamiento del ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, para crear un tribunal internacional -un nuevo Nüremberg- que investigue a Putin y a sus acólitos por el crimen de agresión.

El crimen se está cometiendo ante nuestros ojos y puede ser investigado y enjuiciado sin mucha dificultad, si hay voluntad política.

Y a los que dicen que es descabellado que Putin acabe siendo juzgado, les digo que en un momento dado habría sido inimaginable que líderes nazis como Hermann Goring y otros se vieran en el banquillo de los acusados. Sin embargo, ocurrió. Lo mismo ocurre con el líder serbio y criminal de guerra Slobodan Milosevic, cuyo juicio por tribunal comenzó en 2002.

Como digo, esto me parece muy personal. En los años transcurridos desde mi primera visita a Ucrania he vuelto en muchas ocasiones, y no sólo a Lviv.

En septiembre estuve en Kiev, para asistir a la conmemoración del 80º aniversario de las terribles matanzas de Babyn Yar, justo en el corazón de la ciudad, cuando decenas de miles de residentes judíos fueron asesinados en pocos días, una redada ordenada por los nazis que habían ocupado recientemente la ciudad.

El Museo Nacional de la Historia de Ucrania en la Segunda Guerra Mundial de la ciudad me había pedido que donara algunos objetos de mi abuelo.

Como escribí en mi libro “Calle Este – Oeste”, después de dejar Lviv, vivió en Viena. Se casó y poco después de que naciera su hija -mi madre- huyó a París para escapar del Holocausto. Allí también se enfrentó a graves riesgos y se le obligó a identificarse como judío: doné al museo de Kiev dos cuadrados de seda amarilla que conservaba, con una estrella de David y las palabras “Juif” (judío) impresas.

Es terrible que Babyn Yar, con su monumento al Holocausto, haya sido bombardeada por Putin.Tras el ataque con misiles, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, afirmó que el hecho iba “más allá de la humanidad” y acusó a Occidente de no hacer lo suficiente para detener a Putin. ¿De qué sirve decir “nunca más” durante 80 años -dijo- si el mundo se queda callado cuando cae una bomba en el mismo lugar de Babyn Yar?

Tiene razón. Lviv y Ucrania no son los lugares lejanos que algunos podrían imaginar: son el corazón palpitante de Europa, de nuestros valores y principios y del orden jurídico que tanto contribuyó a crear Gran Bretaña en Nüremberg.

Loss acusados durantes las audiencias del Juicio de Núremberg: en la primera fila están Hermann Goering, Rudolf Hess, Joachim Von Ribbentrop, Wilhelm Keitel y Ernst Kaltenbrunner. En la fila de atrás, Karl Doenitz, Erich Raeder, Baldur von Schirach y Fritz Sauckel.Loss acusados durantes las audiencias del Juicio de Núremberg: en la primera fila están Hermann Goering, Rudolf Hess, Joachim Von Ribbentrop, Wilhelm Keitel y Ernst Kaltenbrunner. En la fila de atrás, Karl Doenitz, Erich Raeder, Baldur von Schirach y Fritz Sauckel.

Si no actuamos hoy para salvaguardarlos, a su debido tiempo pagaremos un precio aún mayor.

¿Cómo hemos llegado a este punto? Las señales de advertencia han estado presentes durante años.

En 2008 formé parte del equipo jurídico que representaba al país caucásico de Georgia y que presentó un caso ante el Tribunal Mundial de La Haya contra Rusia por violaciones del derecho internacional contra los georgianos étnicos de las provincias escindidas de Abjasia y Osetia del Sur.

Me preocupé cuando el tribunal desestimó el caso por falta de jurisdicción.

Desde entonces hemos visto lo que Putin está dispuesto a hacer en Chechenia y en la región del Donbás, en el este de Ucrania. En 2014 se anexionó ilegalmente Crimea.

La actual invasión es vista por algunos como el último asalto en las pretensiones de una Gran Rusia, evocando el modelo abrazado por Milosevic dos décadas antes en la búsqueda de una Gran Serbia, un conflicto terrible y sangriento en el que finalmente Occidente reconoció que tenía que utilizar la fuerza militar.

Putin justificó sus acciones en el discurso televisado que pronunció la semana pasada, la noche anterior al lanzamiento de los ataques militares. Ofreció una lista de razones extravagantes para la invasión: que Ucrania es un país falso, que los rusos y los ucranianos son lo mismo, que Ucrania está dirigida por un régimen nazi (un argumento curioso dado que el país tiene un presidente y un primer ministro judíos), que se está cometiendo un genocidio contra los rusos étnicos en las partes orientales del país.

Ninguna de estas afirmaciones resiste el escrutinio. Evocan el recuerdo de los espurios argumentos esgrimidos en 1938 en Múnich, cuando Adolf Hitler persuadió de alguna manera a las timoratas potencias occidentales para que le dejaran tomar los Sudetes en Checoslovaquia con la esperanza de que sus deseos fueran entonces sofocados de alguna manera.

No fue así. Para muchos ucranianos, los acontecimientos de esta semana no han sido una sorpresa. Pero en Occidente hemos hecho la vista gorda porque nuestros hocicos han estado en el abrevadero ruso, bañándose en los frutos de la oligarquía.

No sólo nuestros políticos, sino también nuestros banqueros y financieros, nuestras compañías petroleras y nuestros abogados, enriqueciéndose a costa de los demás y de la decencia, mientras nuestros tribunales y normas se invocan para proteger la pésima reputación de quienes han conseguido entrar con “visados dorados”.

Espero que recordemos con vergüenza este período, ya que se permitió que Londres se convirtiera en la capital mundial del blanqueo, un lugar que el periodista antimafia Roberto Saviano ha caracterizado como “el lugar más corrupto del mundo”.

Putin ha apostado por nuestra debilidad. Después de los desastres de una guerra manifiestamente ilegal en Irak y la debacle de nuestra reciente y desordenada salida de Afganistán, podría estar apostando a que simplemente no tenemos el estómago para enfrentarnos a su enfoque autoritario, anárquico e intimidatorio.

Tal vez tenga razón. Tal vez nuestro abrazo al dinero y nuestra dependencia del gas ruso significa que simplemente no tenemos las agallas para enfrentarnos a sus acciones. Espero que no. Su apuesta supone el reto más fundamental para la estabilidad europea y el orden internacional posterior a 1945.

No es la primera vez que Rusia invade estos territorios: en septiembre de 1914, el país ocupó Lviv, provocando la huida de decenas de miles de personas, entre ellas mi abuelo; la Unión Soviética volvió en septiembre de 1939 para dar un segundo mordisco, y luego de nuevo en el verano de 1944, permaneciendo en control hasta que Ucrania logró la independencia en 1991.

La generación que vivió esas guerras en Europa casi ha desaparecido y los europeos que han vivido durante tres generaciones sin experimentar una fuerza militar de esa magnitud se sienten ahora profundamente conmocionados, sin haber experimentado personalmente lo que significa la guerra.

Pero la historia no desaparece sin más, y la guerra está a nuestras puertas.

Creo que las sanciones y las medidas financieras por sí solas no pueden hacer frente a este grave desafío. Se necesita más. Este no es el mundo de ayer, de 1939 y las invasiones de Hitler. Ahora existen normas claras y establecidas, redactadas después de la Segunda Guerra Mundial, para protegernos de este tipo de militarismo. Se reflejan en la Carta de las Naciones Unidas, lo más parecido a una constitución internacional.

Son los compromisos más significativos de la carta los que Putin ha destrozado, junto con otros compromisos, como el Memorando de Budapest sobre Garantías de Seguridad de 1994, por el que Ucrania cedió sus capacidades nucleares a cambio de compromisos de independencia, respeto a la integridad territorial y no uso de la fuerza.

Se trata de compromisos en los que son parte los mandos y soldados, e incluso su presidente y sus principales asesores, están sujetos a la jurisdicción de la CPI respecto a Ucrania: las normas de la CPI dejan claro que un jefe de Estado no tiene inmunidad.

Además de las investigaciones de la CPI, también hay procedimientos en curso en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo y en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Pero hay una laguna en todos estos asuntos internacionales: ninguno tiene jurisdicción para investigar y perseguir el “crimen de agresión” que se está perpetrando en el territorio de Ucrania. Por eso necesitamos un tribunal penal internacional especializado.

Los presidentes de las comisiones de asuntos exteriores de 11 países europeos apoyaban el llamamiento a crear el tribunal para procesar a Putin. Irónicamente, fue un jurista soviético, Aron Trainin, quien hizo gran parte del trabajo de campo para introducir los “crímenes contra la paz” -hoy, recordemos, llamados “crímenes de agresión”- en el derecho internacional: fueron en gran medida sus ideas las que convencieron a los estadounidenses y a los británicos de incluir los “crímenes contra la paz” en el Estatuto de Nüremberg.

El propio Putin lo sabe todo sobre Nremberg: su hermano mayor murió en el asedio de Leningrado a la edad de dos años y ha sido un defensor de la famosa sentencia de 1946 que declaró a 12 de los 22 acusados culpables de “crímenes contra la paz”, incluyendo a Hermann Goring, Rudolf Hess y Joachim von Ribbentrop.

Parece que no se puede apaciguar a Putin, como lo demuestran Chechenia, Georgia, Crimea y ahora toda Ucrania.

Los muchos y maravillosos momentos pasados en la notable ciudad de Lviv, el lugar de nacimiento de mi abuelo, me han ofrecido un agudo sentido de la historia.

Una historia trágica que continuará a menos que nos mantengamos firmes.

Dejemos que Putin recoja lo que ha sembrado. Que se enfrente al legado de Nüremberg. Que se le investigue personalmente por esta atroz agresión.

*Ártículo publicado en el sitio de University College London (UCL). Philippe Sands se incorporó a la UCL en enero de 2002. Es catedrático de Derecho y director del Centro de Cortes y Tribunales Internacionales de la Facultad. Sus áreas de enseñanza incluyen el derecho internacional público, la solución de controversias internacionales (incluido el arbitraje) y el derecho ambiental y de los recursos naturales. Es un comentarista habitual en la BBC y la CNN y escribe con frecuencia en los principales periódicos.

A %d blogueros les gusta esto: