Pasajes en cuotas: miles de argentinos deberán revisar sus vacaciones y el sector de turismo está en shock

La medida sorprendió a la industria, que calculó un efecto “significativo” en la compra de pasajes

a tarde de ayer se volvió frenética a partir de las 19.30 en las agencias de viajes y líneas aéreas. En las últimas semanas, habían invertido en publicidad para el gran evento de esta segunda parte del año: el Black Friday, la iniciativa importada de Estados Unidos que ofrece promociones agresivas a través del e-commerce y que comenzó hoy. Sin embargo, la prohibición del Banco Central de ofrecer cuotas para la venta de pasajes convirtió el día en “un viernes negro total”, como describieron en la industria, ya que proyectaron un impacto “grande” en la demanda prevista.

“Teníamos preparado para las 00 un newsletter con todas las promociones y los planes de cuotas disponibles. Nos enteramos de esta medida a última hora de la tarde y tuvimos que cancelar todo. Durante varios meses habíamos invertido en el desarrollo de un sistema que mostraba qué plan de cuotas tenía cada aerolínea, banco y agencia de viajes. Todo ese trabajo lo tuvimos que dar de baja”, dice con desánimo Julián Gurfinkiel, cofundador y CEO de Turismocity, quien estimó una caída de 40% en las ventas que tenían proyectadas para hoy.

En esas cuatro horas y media hasta la medianoche, antes de que entrara en vigencia la sorpresiva normativa del Banco Central, se dispararon las ventas, pero ese pico resulta “insignificante” en comparación con el impacto en la demanda que tendrá la medida desde hoy, advirtieron en la industria.

Según los cálculos del sector, más del 50% de las personas compraban los pasajes en cuotas, una práctica que se volvió costumbre en un país inflacionario como la Argentina, que además tiene pocos mecanismos de ahorro. Una de las empresas más importantes en este rubro pensaba hacer foco principal de sus promociones en vuelos internacionales con 12 cuotas. “Era la apuesta”, indicó. En el verano pasado, 144.400 personas viajaron al exterior por turismo o para visitar familiares y amigos, según datos del Indec.

Pese a que la normativa del Banco Central prohibió a las “entidades financieras y no financieras emisoras de tarjetas de crédito” ofrecer el pago en cuotas para la compra de servicios turísticos en el exterior, fueron las empresas de turismo las que tuvieron que adaptar todos sus sistemas para cumplir con la normativa.

Esto trajo múltiples problemas para las compañías, sobre todo para las líneas aéreas europeas que, por la diferencia horaria de cinco horas, tuvieron que correr a contrarreloj para modificar sus plataformas antes de que comience el Black Friday.

Diego García, director general de Air Europa para América y presidente de la Cámara de Compañías Aéreas en la Argentina (Jurca), dijo que las casas matrices “no lo podían creer, pese a que están acostumbrados un poco a este tipo de decisiones pendulares del país”.

Estamos despiertos desde las 5 de la mañana para verificar que saquen todos los banners que teníamos programados para la web para que la gente no se confunda. Hay una plataforma atrás que linkea las ofertas con los medios de pago y estuvimos semanas haciendo pruebas en el exterior para que funcionara todo bien. Cada aerolínea tiene su página web en sus casas matrices. Cuando salió la medida ayer, empezamos a mandar mails, pero por la diferencia horaria en Europa, nosotros teníamos un equipo de back office, que está por si se cae la web, no es que está en el negocio. Recién a las 5 pudimos hablar con ellos para explicar lo inexplicable. Una decisión así, con toda la inversión que hay detrás, tiene un impacto muy negativo de imagen y de confianza”, indicó.

Según los datos de Jurca, actualmente los aviones se completan con 80% de argentinos y el resto, con pasajeros del exterior. Si cae la demanda local por viajes internacionales, en la cámara advierten que podría haber más caída de frecuencias o de destinos. “Vamos a ver que las compañías van a poner aviones cada vez más pequeños para volar a la Argentina. En 2019 también ocurrió esto, cuando la devaluación impactó fuerte en la demanda de pasajes. Se tuvieron que achicar equipos y bajamos la capacidad instalada. Ahora, la industria recién se está reactivando y todavía los pasajeros al exterior no llegan ni al 20% de lo que era previo a la pandemia. Además, muchas compañías que salen de la crisis están con menos aviones porque devolvieron mucho de los que tenían en leasing [alquiler]. Esas aerolíneas van a poner los recursos donde hay previsibilidad y donde se puede operar tranquilo”, indicó García.

El sector criticó que el Gobierno tome medidas “sin consultar”, lo que genera que “haya muchas variables que no se toman en cuenta”. “Nos enteramos en la tarde de ayer de la medida a través de una periodista. El Gobierno no nos adelantó la medida ni nos consultó. Creemos que el Ministerio de Turismo ni siquiera estaba enterado. Para hoy teníamos un evento en vivo donde se iban a lanzar varias promociones y tuvimos que suspender todo. Además, tuvimos que reestructurar toda la inversión en marketing digital”, comentaron en otra de las empresas que vende pasajes por Internet, sin poder creer todavía la noticia de ayer.

“La tarde de ayer y hoy me hizo acordar a cuando cerraron las fronteras al inicio de la pandemia y había miles de pasajeros varados: son momentos muy disruptivos y genera mucha convulsión la noticia en las personas. Hay familias que compraron pasajes al exterior, pero todavía les quedaba adquirir la estadía y contaban con las cuotas para financiarla. Estas medidas se toman de manera abrupta y no permiten planificar. Lo peor es que de antemano todos sabemos que son ineficaces, no solucionan el problema de fondo y tendrá un impacto para el Estado porque perderá recaudación”, concluyó Daniel Hana, presidente del Foro Argentino de Consultores y Empresas de Viajes (Facve).