Paraná: un niño de 12 años llevó bolsitas de cocaína al colegio para venderlas a $30 en el recreo

Un alumno de primer año de colegio llevó unas bolsitas con cocaína para venderlas en el colegio y se las entregó a un compañero de la primaria.

Este lunes, se descubrió a un alumno de primer año de secundario que llevó cuatro bolsitas con cocaína dentro para venderla en el colegio a $30 pesos. El hecho sucedió en Parana, Entre Ríos en la escuela Nº 193 “Capitán de Fragata Pedro E. Giachino”.

Ni bien llegó el recreo se las entregó a otros estudiantes de la primaria. Un chico del mismo grado fue quien avisó a las autoridades lo que estaba pasando y tras el episodio desde el establecimiento educativo de barrio El Sol de Paraná, las autoridades dieron aviso al personal policial e intervinieron efectivos de las Divisiones de Minoridad y Toxicología.

Según explicaron, se incautaron cuatro envoltorios con distintos pesajes, que hacen a un total de siete gramos. Por lo que confirmó el comisario se trataba de clorhidrato de cocaína, que no era de alta pureza “porque tardó en reaccionar al reactivo”.

Sin embargo, se hizo énfasis en la gravedad del asunto, ya que se trata de nenes de entre 10 a 12 años que asisten al colegio.

Muchas veces la escuela es el lugar en donde los nenes se abren sobre su vida y cuentan cosas que les sucedes, por lo que se dio todo en un contexto de suma vulnerabilidad. Los menores fueron llevados al hospital San Roque para chequear que no hayan consumido la cocaína y todos se encontraban en buen estado de salud, ya que ninguno había ingerido.

La idea principal del nene de 12 años era vender los envoltorios de cocaína durante los recreos a 30 pesos cada uno. Tras el grave incidente, los papas fueron citados al colegio y tuvieron una reunión en donde les dieron tranquilidad a las dos partes, tanto a los niños como a sus papás.

A su vez, desde el colegio propusieron tener charlas educativas, por lo que a las 14 horas del día miércoles, tendrán una reunión en donde buscarán concientizar sobre la peligrosidad del consumo de estupefacientes