Ofrecen $ 5.000 para fiscalizar en las próximas elecciones .

Ocurrió en la ciudad de uno de los candidatos a diputados nacionales del PJ y sería una constante en toda la provincia.

A días de las elecciones primarias, la convocatoria de fiscales y militantes se complica para el PJ.

En consonancia con el planteo que el ex intendente de Viale, Estelio Urchueguía, le hizo a José Cáceres por la falta de respaldo del Partido para con la militancia y la dirigencia, en diferentes puntos de la provincia se replican reclamos similares.

El caso más reciente se dio en Bovril, en donde un dirigente muy cercano a la candidata Brenda Ullman salió a buscar militantes para que oficiaran de fiscales en los comicios.

Sin embargo, la respuesta que recibió es la que refleja la sensación de toda la militancia justicialista.

Una docente de Bovril le dijo al dirigente Tomé, que si pretendía que militara y que fuera fiscal le pagaran 5000 pesos.

La exigencia, además, estuvo acompañada con críticas hacia el nivel de vida que llevan los funcionarios y recordó casos como el de Diego Lara, titular del Tribunal de Cuentas, quien, según pudo saber este Portal, cobraba contratos de la Legislatura a nombre de otras personas, junto con su pareja, Paola Lisnofsky.

La militante, también hizo alusión a la situación del IOSPER, en donde los afiliados cada vez tienen menos coberturas médicas por las profundas deudas que mantiene el organismo, mientras los funcionarios como Fernando Cañete tienen departamentos en el exterior y se pasean con motos y autos de alta gama.

Según se comenta en Bovril, la militante también habló de las lujosas vacaciones que se tomaron los funcionarios en este receso de invierno, ya que Lara estuvo en un hotel de 50 mil pesos la noche en Villa La Angostura, mientras que un grupo de funcionarias entre las que se encontraban las jefas de campaña del PJ, Marisel Brusco y Mariela Teruel, se tomaron varios días en Ushuaia.

Otros, en cambio, piden explicaciones por la situación del titular del IAFAS, Silvio Vivas, que es oriundo de La Plata y vive en una zona vip de Paraná con todos los gastos pagos a pesar de que raramente se presenta en las oficinas y de que durante la pandemia directamente ni apareció.

Los malgastos y el despilfarro han hartado a la militancia del justicialismo, que sienten que los vienen a buscar solamente a la hora de militar.

Es por eso que la militante le respondió al dirigente duramente pidiéndole que salieran a militar los funcionarios, aquellos que llevan una ostentosa vida de lujos gracias a las prebendas que obtienen del Estado provincial.

La mujer dejó muy en claro que no piensa mover un pelo por el pancho y por la coca, como tantas veces hizo la militancia provincial, que luego es dejada de lado.

Por eso, la militante, entre varios reclamos, le pidió a Tomé 5000 pesos si este quiere que ella oficie de fiscal.

Luego de las fuertes críticas de Urchueguía para con la dirigencia, ahora también los militantes demuestran su hartazgo y se rebelan, con lo que corre serio riesgo la fiscalización del oficialismo provincial.