Análisis Litoral

  • 89.269 Paginas vistas

Instagram

No se encontró ninguna imagen en Instagram.

“Muchas personas vinieron sin el certificado médico y no se los vacunó”

“Llegó muchísima gente”, dijo Beatriz Borda, Enfermera Profesional, vacunadora y encargada del área de inmunización del nodo epidemiológico de Concordia. Betty, como la llaman todos, fue “la cabeza” desde el inicio del plan de vacunación para Covid-19 en nuestra ciudad.

Una mañana atípica, vacunaron a más de 3000 personas

Consultados por diario El Heraldo que se presentó en la ex Estación Norte a las 12Hs. y las colas de personas esperando para vacunarse eran de cuatro cuadras para los que llegaban a pie, y los autos haciendo fila por Av. Gobernador Cresto llegaron hasta calle Moulins.

Lamentablemente se generaron algunas que otras quejas y algunos “mal educados” agredieron verbalmente al personal de salud (hubo amenazas de golpes) que claramente no tienen nada que ver, muchos son estudiantes voluntarios.

Este viernes la vacunación en principio estaba destinada a personas con enfermedades preexistentes, y tal y como se había avisado previamente desde el Municipio, debían presentarse con certificado médico que acreditara su patología.

La vacuna estaba destinada solo a personas mayores de 60 (solo con DNI) y a los de 18 a 59 CON certificado de la patología preexistente que hayan sido convocados.

Sin embargo, el jueves por la noche, muchas personas SIN patologías de riesgo entre 18 y 59 años fueron convocados por el sistema a ser vacunados, “Nos encontramos con muchísima gente que no esperábamos”, dijo.

“Lo que te puedo aclarar desde mi lugar de trabajo e interpretando el padrón de vacunación es que personas desde 18 a 59 años (11 meses y 29 días) de riesgo que tengan alguna comorbilidad (diabetes, EPOC, hipertensos asociados con una cardiopatía, entre otros) deben acreditar su patología. Explicando que no solo es importante para justificar la vacuna, sino que también en el caso de los inmunodeprimidos, para saber en qué estado de inmunosupresión está. “No es simplemente aplicar una vacuna y listo. Sucede lo mismo con los pacientes oncológicos, deben estar en un impasse del tratamiento, sino le podemos causar un problema”.

Según nos comentaba Betty, todos los pacientes con comorbilidad (salvo excepción) están en el sistema de salud. Y en la ciudad se trabaja en conjunto y comunicación con los médicos que tratan a estas personas. “Esos pacientes ya vienen controlados y para vacunarse”. “Imagínate que hace más de 30 años que estamos en salud, ya nos conocemos y trabajamos en equipo. Así que los que realmente tienen una patología directamente traen su certificado -y continuó-, “después tenemos la viveza criolla, gente que quiso recibir una vacuna y pensó -bueno pongo que tengo una patología y si pasa, pasa- y ha pasado mucho lamentablemente”.

La pandemia ha sacado lo mejor de muchas personas, como toda la gente que hemos visto en el Centro de Convenciones trabajando sin parar y en busca de estar en cada detalle. Pero lamentablemente también se vio lo peor del ser humano, la otra gente que busca sacar partido de lo que sea, mintiendo y pasando egoístamente delante de personas que tienen prioridad para vacunarse.

Nosotros tenemos un caballito de batalla que anamnesis (preguntas), el paciente que realmente tiene una patología sabe responder.

“Me sorprendió mucho la cantidad de gente que recibimos hoy, como si la vacuna fuera a demanda, y sería muy bueno poder hacerlo, pero no es el momento, tenemos pacientes de riesgo a quienes responderles primero”, sostuvo Beatriz. Explicando que todavía hay muchos pacientes de riesgo que no han podido asistir por diversos motivos, otros tantos que se pierden y no aparecen, pero los intentamos captar porque pasaron por algún Centro de Salud de Concordia. “Se hace hasta lo imposible, también busco a los viejitos que no saben o no pueden venir”. Cuando Betty terminaba de decir la frase, aparece una joven diciendo que tenía a su mamá de 95 años para vacunar, pero se les había roto el auto y estaba a un par de cuadras. De inmediato se le soluciona el problema y se logró vacunar a la anciana.

Realmente fue un día atípico, pero no tiene que opacar todo lo que se ha hecho hasta el día de. “Tuve unas compañeras que vacunan en la zona de los autos, y la gente se les empezó a quejar, incluso hubo personas que les quisieron pegar, a mi me apena muchísimo eso, porque el operativo estaba saliendo muy bien”.

Si bien como dijo la enfermera, fue un día que se salió de la raya, ya que el sistema habría tenido un problema, y esto provocó la convocatoria masiva de gente que no tendría que haber sido citada el viernes. Borda aseguró, “vamos a vacunar a todos, es lo que se decidió, vacunaremos hasta que tengamos vacunas”.

Casi al cierre de la edición nos confirman que en los primeros conteos arrojaron que se llegó a vacunar 1.777 personas que ingresaron al CCC; 1.136 automóviles; 120 citados por epidemiología. La suma más que satisfactoria de 3.033 vacunas hace de este viernes una exitosa jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *