Misiones: los estatales persisten en su reclamo salarial y más sectores se suman a la protesta

Compartir esta información

Sin respuesta oficial a su exigencia de un 100% de aumento, policías, docentes y personal de salud acampan en las inmediaciones del Comando Radioeléctrico de Posadas, convertido desde el viernes en el epicentro del conflicto. Este martes se sumaron los guardaparques, pero a última hora levantaron la protesta luego de una negociación.

Los días pasan y el clima de conflictividad social no deja de crecer en la provincia de Misiones. Luego de un fin de semana colmado de expectativas por el posible anuncio de un aumento salarial para el conjunto de la administración pública por parte del gobierno de Hugo Passalacqua, lo que finalmente se limitó a un escueto comunicado en redes sociales, la manifestación multisectorial de los estatales misioneros persiste sobre la avenida Uruguay, en la ciudad de Posadas. Efectivos de la policía, docentes y personal de salud acampan en las inmediaciones del Comando Radioeléctrico, convertido desde el viernes en el epicentro de las protestas.

“No le pedimos nada fuera del lugar, sino que un agente gane el límite de la canasta familiar”, expresó este martes al mediodía el vocero de los policías y penitenciarios, el suboficial mayor retirado Ramón Amarilla, quien se convirtió en uno de los referentes del reclamo por un incremento salarial que recomponga el poder adquisitivo perdido en los últimos meses debido a la alta inflación. “Queremos el 100% sí o sí”, enfatizó el representante policial. Ayer, tras una nueva reunión fallida con funcionarios del gobierno provincial, Amarilla rechazó la oferta del 20% al calificarla como “una falta de respeto” y se despachó con una frase que generó controversia: “¡Se va a incendiar la provincia!”.

Ramón Amarilla, principal referente del reclamo policial en Misiones. La Voz de Misiones

La tensión en torno a la negociación salarial de los estatales misioneros jaquea al Frente Renovador de la Concordia. Lejos todavía de una crisis política, en Misiones llama la atención el silencio de buena parte de la plana mayor del Ejecutivo provincial, liderado hace más de dos década por el exgobernador Carlos Rovira. Un hermetismo que es funcional a la proliferación de rumores de toda índole, que van desde posibles cambios de nombres en las filas del gabinete hasta supuestos viajes al exterior realizados en las últimas horas por funcionarios de primera línea del gobierno.

En esa línea, uno de los principales blancos de las críticas del vocero Amarilla es el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez. “Lo más grave es que nunca dio la cara”, lanzó el representante de la policía en referencia al funcionario que está al frente de la política de seguridad en la provincia. Sin embargo, a última hora de este martes, Pérez le abrió el juego a los medios locales al conceder una conferencia de prensa en la que sostuvo que el incremento salarial establecido para la administración pública misionera implica “un esfuerzo enorme” para las arcas de la provincia. “Es lo que se puede dar”, enfatizó el ministro, sin precisar porcentajes. Y detalló que para afrontar el gasto que implica esa suba, se dejarán de hacer hospitales y obras de asfalto que ya estaban planificadas.

“Trabajamos para que haya paz social y orden. No creo que Misiones se esté incendiando realmente. Hoy he recorrido la ciudad como lo hacemos muchos de ustedes y la ciudad sigue caminando, sigue trabajando”, añadió el ministro Pérez, quien el sábado, a través de un video publicado en redes sociales, había sido el encargado de anunciar que el comité de crisis conformado por el gobierno provincial y el Ministerio de Seguridad de la Nación, encabezado por Patricia Bullrich, había decidido utilizar a las fuerzas federales para dispersar la protesta. El domingo por la mañana llegaron gendarmes y prefectos al lugar, lo que generó algunas escenas de violencia. Finalmente, la opción represiva fue descartada por el oficialismo.

Pero Posadas no es el único punto en el que tienen lugar las protestas. Los cortes de ruta se extienden a lo largo y a lo ancho de Misiones. Este martes, una manifestación de docentes paralizó a la Ruta 12, una de las principales vías de la provincia, a la altura del puente del arroyo Garupá. Los maestros llegaron temprano a ese punto de encuentro, en donde permanecieron hasta las 17.30. Tras casi 10 horas de corte total, decidieron trasladar su reclamo a intersección de las avenidas Uruguay y Trincheras de San José, a una cuadra del Comando Radioeléctrico, para montar un campamento similar al de la policía a partir de esta noche.

“Llamamos a los docentes de capital y zonas aledañas a concentrar a las 19 en la avenida Cabred, para realizar esta marcha blanca que atravesará el acampe policial y realizará su propio acampe en cercanías del otro”, anunció, a través de su canal de WhatsApp, el Frente de Trabajadores de la Educación en Lucha (FTEL). Ayer, la mayoría de los gremios desconocieron por insuficiente el acuerdo firmado por la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones (UDPM) y el Sindicato de Docentes de Educación Pública de Gestión Privada (SIDEPP) que lleva el sueldo inicial de un maestro a $400.000.

Docentes cortaron la Ruta 12, una de las principales vías de Misiones. La Voz de Misiones

Por su parte, otro de los sectores que se había sumado a la protesta este martes era el de los guardaparques provinciales. Sin embargo, luego de una negociación, firmaron un acta de acuerdo con el Ministerio de Ecología para discutir una recomposición salarial el próximo miércoles 29.La reunión se llevó a cabo esta tarde y contó con la presencia del subsecretario de Ecología, Facundo Daniel Ringa, y el jefe del cuerpo de guardaparques y vocero del reclamo, Jorge Bondar.

En el texto consensuado, al que tuvo acceso elDiarioAR, la cartera ecológica se comprometió a ejecutar las acciones necesarias para que los trabajadores perciban “el total de los adicionales establecidos por decreto reglamentado por el cuerpo de guardaparques”, como así también “reiterar los retroactivos correspondientes”. Un halo de esperanza en un mar de incertidumbre.

Compartir esta información