Paginas vistas

  • 116.178 Análisis Litoral

Menú en Olivos: Cafiero, Biondi, Vitobello a la parrilla

Santiago Cafiero, Juan Pablo Biondi y Julio Vitobello (jefe de Gabinete de Ministros), voceros presidencial y secretario Legal y Técnico en problemas.

Santiago CafieroJuan Pablo Biondi y Julio Vitobello aparecen en una lista a la que le queda chica ya la Casa Militar -¡ni siquiera un general sino un coronel!!- para descargar responsabilidades por el combate de Cancha Rayada 2021 en la Quinta de Olivos: difusión de imágenes comprometedoras.

El grupo íntimo de Alberto Fernández tiene los días contados aunque llegarán hasta las PASO, quizás hasta las generales. El costo que el Frente de Todos le impone a Alberto es que concrete la reforma de gabinete de colaboradores a la que él se ha negado en forma reiterada

Mariano Spezzapria en el diario La Nación:

El mensaje de Cristina Kirchner no dejó lugar a segundas interpretaciones. “Alberto, poné orden donde tengas que poner orden”. El origen de la frase de la vicepresidenta fue el profundo malestar del sector mayoritario del Frente de Todos con los funcionarios que integran el círculo más cercano al Presidente.

(…) ¿Quiénes son los que deberían cuidar al Presidente, en la opinión de Cristina y La Cámpora? Con nombre y apellido, el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y el vocero Juan Pablo Biondi. Los dos estuvieron sentados juntos, lado a lado, a pocos metros del escenario desde donde la vicepresidenta le pidió a Fernández que ponga “orden”. (…)”.

Eduardo van der Kooy en el diario Clarín:

“(…) En la primera línea de los apuntados está Santiago Cafiero. Se endilga al Jefe de Gabinete falta de reacción política para diseñar una estrategia defensiva adecuada una vez que estalló el escándalo. Luego aparece Julio Vitobello, el Secretario General, bajo cuya jurisdicción está la Casa Militar. Responsable de registrar cada ingreso y egreso de la residencia de Olivos. Los k aducen que en aquella dependencia, a cargo del coronel Alejandro Guglielmi, no se habría hecho la depuración que correspondía una vez que Mauricio Macri concluyó su mandato. La caza de brujas llegó en los últimos días hasta el portavoz del presidente, Juan Pablo Biondi. Un hombre que procede del PJ bonaerense, que supo trabajar junto a un duro ex intendente de Ezeiza. Ni del kirchnerismo, ni de La Cámpora.

Cristina pareció sintonizar con aquellos que objetan el entorno presidencial. Le pidió al Presidente, durante un acto en Avellaneda, que ponga “las cosas en orden” y no se enoje. La vicepresidenta no desea otros sobresaltos en este tramo de la campaña. Que, para el Gobierno, ya serían demasiados. La idea de la líder, en medio del terremoto, es compactar filas, reflotar siempre el pasado macrista y aguardar el desenlace electoral. Recién después sobrevendría el verdadero ajuste de cuentas. (…)”.

La Política Online:

“(…) Cristina celebró el tuit de La Cámpora que comparó esa foto de Olivos con la cena de Mauricio Macri en el mismo salón con la extitular del FMI, Christine Lagarde y dijo que salió 45.000 millones de dólares. “Otras cenas habrán salido más baratas”, dijo en referencia al cumple de la Primera Dama actual.

También recordó el tuit que la organización de su hijo Máximo publicó para cuestionar al PJ manejado por Alberto por borrarla de una foto de aniversario del triunfo de las primarias.

“Cuando uno es presidente en nombre de una fuerza nacional y popular, los errores, las fallas, las equivocaciones, las transgresiones a normas que uno puede tener se magnifican para indignar”, dijo. De ese modo confirmó lo que el kirchnerismo decía puertas adentro sobre el cumple de Fabiola y aún no había hecho público.

El Gobierno no logra desde la semana pasada sacar a Alberto de la encerrona que le provocó la foto negada en un principio por la Rosada. (…)”.

LetraP:

“(…) el respaldo irrestricto es a Fernández, pero hay fallas en su entorno, como dijo el viernes el senador Oscar Parrilli.

“Habría que hacer un llamado de atención, sobre todo a los que están al lado del Presidente, para que lo asesoren y lo adviertan para que no se cometan ese tipo de errores”, había dicho Parrilli.

Las palabras resuenan todavía en la Casa Rosada, donde los ánimos siguen alterados. Son varios los que escucharon que Cristina le pidió al Presidente “una cabeza” de su entorno junto con sus palabras de apoyo, el más contundente que se haya escuchado de boca de la vicepresidenta en lo que va del gobierno del Frente de Todos, que pesa el doble en plena campaña. Cristina aprovechó la ocasión para remarcar, además, el respaldo que el Presidente recibió el fin de semana, vía redes sociales, por parte de La Cámpora.
Fernández estuvo en Avellaneda rodeada por sus funcionarios de máxima confianza, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; y el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi; que luego volvieron con él a la Casa Rosada. (…)”.
A %d blogueros les gusta esto: