Megajuicio: testigo habló sobre la empleada que cobraba más que el dueño y las colaboraciones “informales”

aúl Galarza abrió la jornada de testimoniales este jueves en el megajuicio por corrupción. Según dijo, entre 2012 y 2013 se desempeñó como empleado de la Gobernación, colaboró también con la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires, y con la empresa Formato Urbano, que Fiscalía adjudica a Juan Pablo Aguilera, cuñado del exgobernador Sergio Urribarri. Además, reconoció que tuvo un contrato en la Cámara de Diputados, bajo la órbita del exlegislador Hugo Berthet de San Salvador.

En un tramo de su testimonial que se extendió por más de una hora y media, la Fiscalía le mostró una planilla de sueldos de diciembre del año 2013 de la empresa. Le hicieron leer los nombres y el monto que cobraron. La imputada Corina Cargnel, contadora de Formato Urbano, cobró en ese mes 6000 pesos, 500 pesos más que Emiliano Giacopuzzi, el supuesto dueño según sostienen los defensores.

–¿Sabe usted por qué la contadora de la empresa cobraba más que el dueño? –preguntó la fiscal Patricia Yedro.

–No. Acá me entero lo que cobraban –respondió.

Actualmente, Galarza se desempeña como administrativo en el registro Civil de General Campos, de donde son oriundos varios imputados. También trabajó como auxiliar de educación y la Municipalidad de General Campos. Entre 2014 y 2015 estuvo en la Secretaría Privada de Gobernación, pero llegó a Paraná en 2011. Recibió personas, atendió el teléfono, hizo trámites administrativos, entre otras gestiones, según mencionó este jueves. Además estuvo vinculado a la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires. Viajaba a esa provincia “haciendo las veces de secretario del director de la Casa de Entre Ríos”, acotó.

“De modo informal colaboré con la empresa de Emiliano Giacopuzzi, por un año y medio o dos años entre 2012 y 2013. Hacía logística y coordinación de distintas áreas”, contestó a la fiscal Patricia Yedro. Por esas tareas le pagaba la contadora Cargnel “contado en mano”. “La empresa estaba bastante desorganizada cuando hice una distribución de campaña, después de eso Emiliano me pidió ayuda”. Reconoció a Luciana Almada, esposa de Juan Pablo Aguilera como otra “dueña” de Formato Urbano.

Galarza dijo que tenía contacto “seguido” con Giacopuzzi, Almada y trabajadores de la empresa: Carlos Ramírez y Julio Alegre. Ambos declararon en jornadas previas y admitieron contratos en la Legislatura de la provincia. Agregó que para Formato Urbano manejaba una furgón Sprinter. Quedó plasmado que se desempeñaba en la Gerencia de Formato Urbano junto a Aguilera.

Después la fiscalía le hizo leer varios correos electrónicos. “A la empresa vino un coach llamado Alejandro, participé de eso. La finalidad era mejorar el rendimiento de la empresa”, contó. De inmediato tuvo que leer un mail de febrero de 2013 enviado por Cargnel a Juan Pablo y Galarza. “Informe de gerencia número 4”, entre otros detalles. Acababa de responderle a la fiscal que no participaba de decisiones gerenciales de la empresa.

“En alguna oportunidad que su esposa no podía participar, él estuvo participando de esas reuniones”, contestó de modo dubitativo, cuando le preguntaron por qué le copiaban mails gerenciales de Formato Urbano a Juan Pablo Aguilera.

La situación se repitió con otra documental, como viene ocurriendo con varios testigos olvidadizos o confundidos. La mecánica es la siguiente: la fiscalía pregunta, el testigo contesta, si la respuesta se contradice con la prueba secuestrada, se muestran documentos y se hacen leer. A Galarza le mostraron correos en los que se menciona la empresa Alfa.

–¿Sabe si Aguilera tenía relación con la empresa Alfa? –consultó la fiscal.

–Tengo entendido que un familiar de su señora.

–¿Qué familiar?

–Creo que un hermano –mintió, desconociendo a Alejandro Almada, hermano de Luciana, imputado en la “causa de las imprentas”.

Después se le mostró otro documento. Su nombre aparecía al lado de la columna Gerencia. Se trataba de un documento relacionado a un encuentro con un coach. “Emiliano me llamaba así, Gege. Me había solicitado una coordinación y como había estado en la logística”.

–¿Sabe por qué el nombre de Juan Pablo figura también como gerencia? –inquirió el fiscal Francisco Ramírez Montrull

–En 2011 arrancamos con la campaña y pasábamos mucho tiempo. Hacíamos distribución de material, recibíamos candidatos. Nos apropiábamos del espacio –eludió responder, con un tono risueño.

Fuente: Análisis Digital