Megajuicio: exfuncionario lamentó estar involucrado y una abogada dio detalles sobre “el sueño entrerriano”

e reanudó el debate con el testimonio del exsecretario de Justicia, Rubén Virué. Su domicilio particular fue fijado por la empresa “El Juego en que andamos”, de Gerardo Caruso, para poder contratar con el Gobierno. También testimonió María Luciana Rodríguez, que refirió al resguardo de páginas web que hizo el Ministerio Público Fiscal a través de un perito. Declaró el amigo de Mauro Urribarri y exsecretario de Turismo de la provincia, Alfredo Bedriñan. Por último pasó el exfiscal N°2 de Cuentas, del Tribunal de Cuentas, Ricardo Genolet, yse expresó sobre la autorización para la difusión de los cuatro spots publicitarios en el marco de la Cumbre del Mercosur.

Rubén Virué fue secretario de Justicia de la provincia de Entre Ríos. Actualmente es asesor de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados de la Nación, según contó este lunes.

El exfuncionario provincial se mostró agobiado por su situación familiar y personal en el marco del juicio. Recordó que su domicilio particular, en Larroque -donde reside-, fue declarado por la empresa de Gerardo Caruso, “El Juego en que andamos”, para poder contratar con el Gobierno provincial. Se enteró de eso cuando una comisión policial llegó a su vivienda. Contó que vivió momentos difíciles por eso. Restó gravedad a la cuestión. Dijo que su hijo es periodista y trabajaba con Caruso en Fútbol para Todos, por lo cual seguramente ofreció la dirección postal en Entre Ríos para la empresa.

“‘El Juego en que andamos’ la conocí por publicidad, cuando surgió a través de los medios por el Parador de Mar del Plata. Luego tuve referencia porque una tarde, cerca de las 19, estaba en mi estudio y llegaron policías de la Comisaría de Larroque. De modo muy discreto me dijeron que había llegado un oficio del Ministerio Público Fiscal de Paraná para averiguar quién vivía en Las Heras 207. Como uno conoce los avatares de la política, conociendo la situación llamé a un escribano público y le pedí que constate que había mandado un mail informando el procedimiento en mi estudio. Y que tanto yo como mi familia estábamos a disposición del MPF para lo que corresponda”, relató. “Luego de ello participé de la entrevista en la investigación penal preparatoria”.

Virué contó que conoció a Gerardo Caruso en una oportunidad, en 2012 o 2013, dado que el empresario viajó en compañía de su hijo a Gualeguaychú. “Mi hijo que es periodista deportivo y trabajaba bajo las órdenes de Caruso, me pidió si podía conseguir entradas al carnaval para su jefe. El lunes llevé a mi hijo al lugar donde se alojaba Caruso, porque mi hijo iría con él a Buenos Aires. Ahí lo conocí, fue la única vez que tuve contacto con él”, acotó.

Sobre el episodio que lo llevó a declarar frente al Tribunal de Juicios y Apelaciones, el exsecretario de Justicia aclaró que seguramente su hijo le habría comentado sobre la necesidad de Caruso para generar un domicilio en la provincia pero cree no haberle dado importancia. “Evidentemente por lo que ocurrió y la constatación que se hizo, y a partir de lo que pude verificar y vi a través de los medios -incluso hasta el contrato que celebró la provincia con esta sociedad que tenía domicilio en capital y seguramente le pidieron constitución de domicilio en la provincia-, y a partir del contacto con mi hijo seguramente surgió este. Después mi hijo me comentó que algo hablaron. El tema de la constitución de un domicilio no es algo que me resulte extraño. Uno da el domicilio, no es extraño, no puede suponer que tenga una finalidad ajena a una cuestión normal”.

“Sí es cierto que me generó una molestia importante, porque ante estas situaciones aparecen las miserias de la política. Al otro día que la policía fue a mi estudio, antes de las 9 estaba en tribunales de Gualeguaychú y en eso me llamó mi esposa diciendo que los medios locales estaban publicando que iban a allanar mi domicilio”, lamentó.

Más adelante, ante las preguntas del defensor Emilio Fouces abogado de Gerardo Caruso, Virué subrayó que su hijo tiene una “relación cordial con Caruso, de respeto”. “Existía la necesidad de momento de constituir un domicilio. Mi hijo después se sintió un poco culpable de la situación. Está bien, uno sabe que es funcionario y está expuesto a la denuncia porque maneja fondos públicos, la denuncia puede tener fondos valederos o ser una maniobra. Nunca tuve un problema y me toca ahora, de costeleta un problema que no tenía nada que ver. Tengo la certeza que alguien de la Policía, le informó inmediatamente a mis adversarios políticos del PJ de Larroque, para que hagan la operatoria de prensa destinada a decir que iban a allanar mi domicilio y yo tenía algo que ver con este tema”.

De campaña

María Luciana Rodríguez es abogada y empleada del Poder Judicial. Dijo que trabaja en el Juzgado de Transición y salió de testigo cuando un perito informático resguardó información publicada en distintas páginas web, de interés en uno de las causas investigadas. La mujer refirió puntualmente a información colectada en el marco de lo que se conoce como “sueño entrerriano”.

Contó que un ingeniero informático del Ministerio Público Fiscal “estuvo bajando información de páginas web, notas periodísticas, videos y fotografías. Había páginas de Facebook, de Twitter, fotografías y videos relacionados a la campaña del exgobernador Sergio Urribarri como presidente”.

El fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull le fue mostrando a la testigo lo colectado en esa oportunidad. Rodríguez debió leer fragmentos de notas periodísticas en que se hablaba de la precandidatura de Urribarri; el visto bueno de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la competencia preelectoral; y la confirmación del propio Urribarri sobre la carrera en la que se inscribió. Sobre esa acusación, los defensores niegan la precandidatura del exgobernador. Sostienen en 2014 no había ninguna campaña proselitista en el país.

“Sí, voy a ser candidato presidencial”, pronunció la mujer mientras en la pantalla del salón se observaba una nota de Página/12, del 17 de febrero de 2014. “Sergio Urribarri confirma su intención de competir en las PASO del Frente para la Victoria en 2015”, leyó de la volanta.

Del mismo modo fueron pasando varias publicaciones más, con un criterio cronológico. El 10 de septiembre de 2014, Télam tituló: “Urribarri recibió el apoyo de sindicatos y Julio De Vido para su precandidatura presidencial”. De esa pieza, la testigo leyó: “Respecto de las elecciones dijo que como candidato va a respetar a los compañeros. El acto realizado en el micro estadio de Ferro fue organizado por el movimiento sindical ‘Urribarri presidente’, conformado por 30 sindicatos. El titular del Poder Legislativo, destacó que Urribarri haya elegido lanzar su candidatura con el movimiento obrero”.

También se le mostró una publicación sobre el gasto de difusión de la solicitada “Acuerdo de compromiso para la reafirmación democrática argentina”. “Se puso el eje en la necesidad del mandatario a nivel nacional ante los resultados adversos de encuestas. Ahora se sabe en definitiva de una campaña que le está costando caro a los entrerrianos”.

Fuente: Análisis Digital