Análisis Litoral

  • 89.493 Paginas vistas

Instagram

No se encontró ninguna imagen en Instagram.

MAXIMILIANO BENEDETTO, OTRO HIJO DE PODER?

En la ciudad de Concordia, el desempleo en los jóvenes duplica a la de la población adulta. Si se analizan los programas del Estado para promover el empleo juvenil, es fácil advertir que, aunque haya aspectos positivos, no cubren la variedad de circunstancias laborales que enfrentan los jóvenes. Estos esfuerzos son estériles si hay pocas generadoras de mano de obra (Pymes) y el emprendedurismo no tiene razón de ser cuando no hay quien compre y el Estado no se encarga de promover a la Provincia y sobre todo a Nuestra Ciudad.

Esta situación de escases de oportunidades laborales para los jóvenes, fue tierra fértil para que el ex funcionario Maximiliano Benedetto, en principio pudiera crear una “bolsa de trabajo más que personalísima”.  Entre los ardides mencionados en las redes sociales y según fuentes judiciales, encontramos la creación de páginas y usuarios falsos de redes sociales que todos referenciaban a él como modelo, como un funcionario con conexiones y por sobre todas las cosas era el hijo de…

Esta situación ha desnudado claramente la fragilidad del orden humano, desde los individuos, pasando por los cargos de poder que arrogan algunos funcionarios en el Estado.  En cuanto al poder ejercido por un funcionario público, no lo debemos ver como algo malo y peyorativo, como así tampoco a la política, más bien todo lo contrario. El poder es algo tan natural y necesario como el vivir en sociedad. Quien tiene poder lo debe a la convivencia con los otros y lo conservará, quizás lo incrementará, en tanto esté al servicio y responda a los intereses de los demás. El poder es algo tan natural y necesario como el vivir en sociedad. Quien tiene poder lo debe a la convivencia con los otros y lo conservará, quizás lo incrementará, en tanto esté al servicio y responda a los intereses de los demás y al bien común.

Digamos, como punto de partida, que, si bien desde hace tiempo muchos propusieron liquidar políticamente los privilegios provenientes de la sangre, la tarea poco avanzo, y (guste o no), las familias del poder existen y su legitimidad es aceptada por gran parte la sociedad.  Y desde ese punto de partida podemos analizar a nuestra Concordia, que por más que lo neguemos o queramos encontrarle explicaciones racionales, somos una sociedad frágil, vulnerable y por sobre todas las cosas pobre.

En todas las esferas del estado, encontramos familias enteras dentro de él y vaya a saber si serán los mejores en esos puestos. A estas generalidades no escapa el Poder judicial, donde al árbol genealógico se conoce y donde el desparpajo es más oculto y publicitado.

El ex funcionario municipal Maximiliano Benedetto -hoy detenido-, en un verdadero “hijo del poder”, ya que su padre Luis Benedetto, es el hombre que custodia tres cajas fundamentales de la gestión Bordet – Presidente de CAFESG, Presidente de la Delegación Argentina de CTM y de hecho como Ministro de Planeamiento, Infraestructura y Servicios de la Provincia – , de ahí la importancia del apellido dentro del plataforma del poder real en Entre Ríos.

En ese contexto el joven Maximiliano Benedetto está acusado por los delitos de lesiones leves, grooming y abuso sexual, todo ello en contexto de violencia de género y los delitos por los que se lo acusa los habría cometió al desempeñar una tarea de servidor municipal; por lo cual tuvo que estar obligado a obrar, no solo conforme al marco de competencias que el ordenamiento jurídico le ha instituido, sino que tiene que ser con valores altruistas, que tienen que sobrepasar con holgura al hombre medio que se desenvuelve en nuestra sociedad.

En esta dirección decimos que, luego de que la pareja de Benedetto –Brenda G- lo denunciara el día 06-06-21 por las agresiones física que sufrió en diferentes partes del cuerpo, la cual tomo vida en las redes sociales y en ellas se produjeron una catarata de denuncias; todas en similar dirección, captación de jóvenes para un “supuesto trabajo”.

La pregunta por hacerse es: ¿sus superiores nada sabían del desempeño infiel, desleal al Estado y con el prójimo del señor Benedetto? ¿no era percibido por su jefe inmediato (Secretarios del Estado Municipal), el modus operandis para la captación de jóvenes mujeres con necesidad de trabajar?  Esa captación de jóvenes mujeres eran para satisfacer solo a sus necesidades de “puestos de trabajo”?.  Cuesta creer que esas historias, eran solo un silencio a gritos.

Estas denuncias fueron tantas y en el mismo sentido que dejan muy pocas dudas de su veracidad y la justicia tiene el deber, ante la sociedad y víctimas, de corroborar la verdad y llevar al banquillo de los acusados a Maximiliano Benedetto

Estos hijos del poder no son inocentes y mucho menos víctimas. Y no solo no son víctimas, sino que en la mayoría de los casos disfrutaron y disfrutan hasta en exceso de los beneficios de ese poder legado por sus padres, perdiendo por completo la ética, el sentido por el otro y el fin primordial que tiene la política que sobretodo, es el bien común.

En este sentido el decreto Decreto 41/99 que aprueba el Código De Ética De La Función Pública, en los capítulos de Principios Generales y Particulares, trae algunas palabras que deben ser tenida en cuenta cuando se analiza la designación y comportamiento del funcionario público. Probidad. Prudencia. Justicia. Templanza. Idoneidad. Responsabilidad. Aptitud. Capacitación. Legalidad. Evaluación. Veracidad. Discreción. Transparencia. Declaración Jurada Patrimonial Y Financiera. Obediencia. Independencia De Criterio. Equidad. Igualdad De Trato.  Ejercicio Adecuado Del Cargo. Uso Adecuado De Los Bienes Del Estado. Uso Adecuado Del Tiempo De Trabajo. Colaboración. Uso De Información. Obligación De Denunciar. Dignidad Y Decoro. Honor. Tolerancia. Equilibrio.

Luca Prodan

fuente: Concordia345

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *