Martín Lousteau: “La improvisación del Gobierno expone su mala gestión, por eso quieren compartir el costo con Larreta”

El senador de Juntos por el Cambio exaltó la actitud del jefe de Gobierno porteño de intentar mantener abierto el diálogo y de elevar el nivel de discusión estadísticas rigurosas

a conclusión de Martín Lousteau es lapidaria: la súbita decisión del presidente Alberto Fernández de cerrar las escuelas en el área metropolitana constituye un eslabón más de la cadena de improvisaciones que caracterizan la gestión del Gobierno desde que se desató la pandemia. El senador de Juntos por el Cambio fue más allá y advirtió que, además de impericia, detrás de estas restricciones subyace la intencionalidad política de Fernández y del gobernador Axel Kicillof de hacer copartícipe a Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno porteño, del costo de tan antipáticas medidas.

“La Ciudad ya ha sido perjudicada con la quita de fondos [coparticipables] y ahora vuelve a estar en una situación difícil. Otra vez la improvisación del Gobierno pone en evidencia su mala administración, por eso quieren buscar responsables y compartir el costo”, aseveró Lousteau quien, en diálogo con LA NACION, exaltó la reacción de Rodríguez Larreta. “Tiene un enfoque mucho más calmo, planificado y previsible. Mantiene el diálogo (con el Gobierno) y busca levantar el nivel del debate con estadísticas rigurosas, la mejor forma de rebatir las falsedades que todo el tiempo repite el kirchnerismo”, agregó.

¿Cómo recibió las últimas restricciones que impuso el Gobierno en el área metropolitana?

–Con mucha preocupación. Porque el conflicto que desató el Presidente al dictar una medida intempestiva e inconsulta llega en un momento de extrema fragilidad en lo sanitario, en lo económico y en lo social. Cuando debería buscar el consenso de todo el arco político para superar esta situación, el Presidente hace volar todo por los aires.

¿Cree que el kirchnerismo y el gobernador bonaerense Axel Kicillof presionaron al presidente Fernández para apurar las restricciones y el cierre de las escuelas?

–¿En qué nivel?

–En todo nivel: improvisación en la compra de vacunas y en distribuirlas, con total falta de transparencia. Improvisación en el presupuesto de este año, que no contempló partidas para atender los efectos de la pandemia porque creía que iba a lograr amesetar la curva de contagios con la vacuna. Actúa sin rigurosidad. Pero también con intencionalidad política.

"Creo que en el Gobierno hay un nivel de improvisación muy grande", afirma Martín Lousteau.
“Creo que en el Gobierno hay un nivel de improvisación muy grande”, afirma Martín Lousteau.Ignacio Sánchez / LA NACION

¿Con qué objetivo?

–Para perjudicar a la Ciudad y preservar a los aliados; no lo digo yo, todos saben que hubo una enorme presión del gobernador bonaerense para avanzar en esta dirección. Y es evidente que el gobernador tiene peso en la toma de decisiones del Presidente porque el viernes pasado dijo que Kicillof se había expresado mejor que él cuando criticó la actitud de Rodríguez Larreta. No hace falta que uno haga especulaciones. Me parece que los hechos muestran que hay una intencionalidad política también.

–¿Qué debiera hacer Rodríguez Larreta? ¿Tiene margen para no acatar?

–Lo primero que Rodríguez Larreta debe hacer –y de hecho ya lo hizo en su última conferencia de prensa– es presentarle a la sociedad los datos para fundamentar su postura y mejorar el nivel de debate. En la Ciudad de Buenos Aires, de más de 700.000 asistentes a las escuelas (alumnos y personal) se detectaron menos del 1% de casos de Covid. Nosotros entendemos la gravedad de la pandemia y nadie dice –tampoco Rodríguez Larreta–, que las clases no deben cerrar nunca; de hecho, hay países que han debido cerrar. Pero esos mismos países son los que consideran que las escuelas deben ser lo último que se debe cerrar y lo que primero se debe abrir; aquí se cierran los colegios al igual que los shoppings, los casinos y los viajes de egresados.

–El Presidente sostiene que con el aumento de las clases se registró este pico histórico de contagios.

-Pero no mostró datos que justifiquen una decisión tan drástica como cerrar las escuelas. No solo no mostró los datos, sino que, para peor, refutó la posición de sus ministros. Por eso creo que Rodríguez Larreta hizo bien en, primeramente, decir que el Presidente está equivocado pero manteniendo abierto el diálogo; segundo, en elevar el nivel del debate con estadísticas; y, tercero, en desacreditar las falsedades que repiten los kirchneristas.

“La decisión del Presidente (de suspender por 15 días las clases presenciales) se contradice con las evidencias que presentaron sus propios ministros de Salud (Carla Vizzotti) y de Educación (Nicolás Trotta). También con las estadísticas que elaboró el gobierno de la Ciudad”

–La mayoría de los gobernadores decidieron mantener abiertas las escuelas en sus provincias. ¿Perdió apoyo político el Presidente?

-El decreto apunta al AMBA, no se aplica para el resto de las provincias. Entonces, cuando un gobernador dice que van a mantener las escuelas abiertas es solo una acción comunicacional, nada más. Si el Presidente se limitó a invitar a las provincias a adherir al decreto es porque en el fondo sabe que no tiene facultades para imponerle restricciones a ninguna provincia. Como tampoco a la Ciudad.

"Aquí se cierran los colegios al igual que los shoppings, los casinos y los viajes de egresados", afirma Martín Lousteau.
“Aquí se cierran los colegios al igual que los shoppings, los casinos y los viajes de egresados”, afirma Martín Lousteau.Ignacio Sánchez / LA NACION

–¿Cree que el decreto es inconstitucional?

-Yo no soy abogado, pero consulté con varios abogados constitucionalistas de distintas extracciones políticas y todos, absolutamente todos, me dijeron que el decreto es inconstitucional. No solo porque la educación está delegada como en todas las demás jurisdicciones subnacionales, sino porque este decreto contiene además otros condimentos, como la movilización de las fuerzas de seguridad nacionales para hacer cumplir las restricciones. Esto es muy grave.

Esta semana el Indec difundió que la inflación alcanzó el 4,8%. ¿Usted cree, como el ministro de Economía Martín Guzmán, que se logrará aplacar la inflación a fin de año?

–El Gobierno se propuso una pauta de inflación del 29% a fin de año y esta pauta está totalmente desacreditada. En los últimos seis meses la inflación acumulada fue de más del 50% con todos los precios y las tarifas planchadas. La inflación va a estar significativamente por encima de la pauta prevista por el Gobierno.

El Gobierno quiere postergar las elecciones por la pandemia. ¿Está de acuerdo?

–A mí me parece que es una discusión que ni siquiera deberíamos estar teniendo. Tendríamos que abordar otras cuestiones, los problemas reales de la Argentina. No veo que haya ninguna motivación rigurosa que justifique que una fecha es mejor que la otra. Siempre lo mejor es cumplir con el calendario electoral previsto; creo, igualmente, que hay cosas para corregir, por ejemplo, hay demasiada distancia entre las PASO y las generales. Habría que instrumentar la boleta única. O discutir si vale la pena obligar a una fuerza política a que participe en las primarias si acordó una lista única. Eso habría que discutir, aspectos que beneficien al votante.