El tiempo ahora

El tiempo - Tutiempo.net

Los productores de naranjas españoles, desesperados ante la “competencia desleal” africana

No son días fáciles para el sector de la naranja en España. Con los precios bajando drásticamente debido a la competencia sudafricana y los costes de producción duplicados en el último año, los productores registran perdidas millonarias. Muchos de ellos han renunciado a a seguir trabajando en los huertos y han comenzado a regalar naranjas a todo aquel que las quiera. Su situación es desesperada.

“Es un problema muy delicado”, reconoce un agricultor. “Mira todo lo que se está perdiendo. Y estas personas decidieron regalar estas frutas, porque si no se pierde todo. Es muy molesto que el Gobierno no ofrezca ayuda a estas personas, sabiendo que de esto nos alimentamos todos”.

Sarah Soler y su madre tienen dos hectáreas de naranjos cerca de Valencia, en las que practican la agricultura ecológica. Por primera vez desde que iniciaron su negocio se han visto sin tener a quién vender un total de 20.000 naranjas, por lo que decidieron regalarlas en lugar de dejar que se pudran. Anunciaron su decisión a través de las redes sociales. Su llamamiento se hizo viral, y su denuncia es clara:

“Hay un estudio que encontró hasta 27 químicos distintos que están prohibidos en la Unión Europea, y esto no sólo hace que haya una competencia desleal entre los productos de España y los de Sudáfrica sino que pone en peligro la salud del consumidor”, alerta Sarah. “Pero además aquí en España nos encontramos con el problema del reetiquetado, que es una práctica ilegal. Hay muchas empresas que importan naranjas de África y las etiquetan como valencianas o españolas”, denuncia la productora.

España es el mayor productor de naranjas de Europa, con más de cuatro millones de toneladas al año. Hasta 2021, la mitad de esta cantidad se exportaba. Pero el mercado europeo de frutas está ahora invadido por las naranjas y mandarinas del sur de África, cuyo objetivo es cultivar en tres años el mismo número de hectáreas de naranjos que tiene España.

Los agricultores españoles lamentan que no haya una legislación en marcha que beneficie a los que hacen una producción de calidad, sin técnicas para acelerar la maduración ni sustancias químicas que prolonguen la duración de las frutas. Lo que sea con tal de poder salir de una situación realmente amarga.

A %d blogueros les gusta esto: