Los brasileños arrasan con la nafta y el vino: anticipan la Argentina del “deme dos”

Tras la escalada del dólar “blue”, que llegó casi a los 200 pesos, el país quedó muy barato para los extranjeros

medida que la pandemia va quedando atrás y empieza a restituirse la normalidad en el tránsito de personas, la Argentina asiste a una realidad que tiene algunas similitudes respecto al 2002 y 2003, poco después del estallido de la Convertibilidad: quedó muy barata para los extranjeros.

El dólar “blue” llegó casi a los 200 pesos. Pero en realidad, si se expresara con propiedad, es el peso argentino el que tiene una paridad de u$s0,0051 centavos de dólar. Es decir, 1 peso argentino vale apenas medio centavo de dólar.

Y lo cierto es que la debilidad del peso constituye un panorama muy alentador para cualquiera que tenga billetes de un signo que no sea el argentino. De la misma manera que es desolador para un argentino.

Reales, guaraníes, pesos uruguayos o chilenos empiezan a llegar para hacer sentir su poder de compra aquí a medida que se rehabilitan los pasos internacionales. Son las dos caras de una misma frontera.

Para estos extranjeros de países vecinos, es la Argentina del “deme dos”. Algo que arrancó con los brasileños que arrasan con el combustible y los vinos en Puerto Iguazú, y se extenderá pronto a paraguayos y uruguayos, a medida que se flexibilizan los protocolos sanitarios y se agiliza el tránsito por los pasos recién rehabilitados.

Carga de nafta de brasileños, paraguayos y uruguayos en el país
Carga de nafta de brasileños, paraguayos y uruguayos en el paísgentileza

Es apenas el aperitivo para lo que se viene cuando se reactive el turismo internacional, con la llegada de dólares euros billetes. Por eso el Banco Central salió a habilitar la apertura de cuentas en dólares para turistas con la posibilidad de cambiar esas divisas al valor dólar Bolsa o MEP, que hoy está en 180 pesos.

Largas colas en Iguazú

La primera señal de lo que se viene se dio esta semana en Puerto Iguazú, cuando se flexibilizaron los exigentes requisitos sanitarios y empezaron a entrar los brasileños por el puente internacional Tancredo Neves, segundo paso fronterizo del país detrás del Aeropuerto de Ezeiza.

La nafta argentina está a 50 centavos de dólar a valor “blue”. Mientras en las estaciones de servicio de Brasil vale 7 reales, que en nuestra moneda representan 245 pesos (el real se paga 35 pesos en las “cuevas” de Iguazú o directamente se toma a ese valor en las estaciones).

Desde el jueves, la YPF y la Shell de Iguazú se llenaron de colas de automovilistas que terminaron con el combustible en pocas horas.

“Tenemos que tener en cuenta que nos traen un cupo limitado de combustible, en Posadas va a suceder lo mismo cuando se flexibilice la entrada de paraguayos desde Encarnaciòn”, señaló Faruk Jalaf, presidente de la Cámara de Estaciones de Servicio del Nordeste (CESANE).

El empresario -que también es médico-, se refiere al puente internacional Roque González de Santa Cruz, que reabrió hace 10 días pero aún tiene poco tránsito debido al cupo de 900 personas por día y los requisitos sanitarios para ingresar, que incluyen hisopado.

Se espera que desde la semana próxima se flexibilicen estos cupos y los autos paraguayos con sus características chapas blancas con números rojos, empiecen a hacer largas colas en las estaciones posadeñas.

En Encarnación la nafta vale 7.800 guaraníes o 1,10 dólares y la nafta premium llega a 9.500 guaraníes o 1,40 dólares. En la YPF del ACA de Posadas, los valores son: $93,70 la Súper e Infinia a $106,9 en tanto la Infinia Diésel está a $104,9.

El atractivo del efectivo

Cuando comenzó el cierre total por la pandemia el 20 de marzo del 2020 el dólar blue cotizaba 85 pesos y el “cepo” era un poco más blando. Por ejemplo, aún no se cobraba la retención del 35% por Ganancias para acceder a los 200 dólares máximos permitidos vía homebanking.

Hay que entender que todo lo que para los argentinos es una restricción, para los extranjeros es una ventaja. Sobre todo, es una ventaja si pisan suelo argentino con cash en sus bolsillos, porque ahí capturan la paridad 1 peso igual a medio centavo de dólar.

Si un norteamericano quiere tomarse un Malbec en California y lo consigue en un supermercado de Los Ángeles que lo importa, ese vino paga aranceles, el costo del flete y

tiene un precio que el bodeguero estableció en base al valor oficial ($99,5 cerró el viernes) al que exporta. Sin mencionar el margen de ganancia del retailer californiano.

En cambio, si ese californiano se toma un avión y viene a Buenos Aires ese vino le saldrá mucho más barato. Porque ese turista llega con dólares en su bolsillo que podrá cambiar en las “cuevas” a 190 pesos y va a comprar ese mismo Malbec a un supermercado que le vende a los argentinos al precio de sus bolsillos empobrecidos por la crisis y la devaluación.

Es por eso que el Banco Central busca capturar una parte de esos dólares que llegarán para reforzar el circuito formal y las reservas.

El mecanismo funcionará así, esos extranjeros podrán cambiar las divisas a un valor del dólar a 180 pesos, que es lo que paga el dólar MEP o dólar Bolsa.

Así, los dólares ingresan al circuito bancario y el turista extranjero recibe la cotización prácticamente similar al del dólar “blue” de cuevas y arbolitos. De lo contrario, sería imposible lograr que quienes vienen de afuera vendan sus divisas al valor oficial.

El vino, la otra vedette

Es por eso que la paulatina reactivación de los principales pasos fronterizos, está mostrando esta dinámica. Y la localidad de Iguazú es donde se está reflejando primero este fenómeno con la llegada de brasileños.

Además de nafta, los vecinos vienen por otro objeto de deseo: el vino argentino. Las ciudades fronterizas de Iguazú o Bernardo de Irigoyen están plagadas de vinotecas pensadas para el comprador “verdeamarelho”.

“Los brasileños están, calculadora en mano, llevándose de todo, carne y alimentos. Y por supuesto, especialmente el vino, las vinotecas están vendiendo cajas y cajas de vino muy caras para nosotros pero no para ellos”, señaló Joaquín Barreto, titular de la Cámara de Comercios de Iguazú.

Otros pasos fronterizos

Pero también se abrieron otros pasos fronterizos clave. Al citado Roque González de Santa Cruz (Posadas-Encarnación), le siguió el puente Paso de los Libres-Uruguaiana hace cinco días.

Ese paso fue el epicentro del “deme dos” o la “plata dulce” de la época de Martínez de Hoz y el Mundial 78, cuando los argentinos cruzaban para traerse de a dos televisores. Hay que tener en cuenta que el puente Tancredo Neves recién se inauguró en 1985 y el viaducto que vincula a la correntina Santo Tomé con San Borja, recién en 1998. Este puente aún no se reactivó.

Otro paso importante en Misiones es la frontera seca entre la localidad de Bernardo de Irigoyen y la brasileña Dionisio Cerqueira, donde se puede pasar de un país a otro simplemente cruzando una calle.

También vienen los uruguayos

Pero el mismo fenómeno del “deme dos” también se manifiesta en la frontera de la Argentina con Uruguay.

El primero de estos pasos en rehabilitarse es el que cruza la represa de Salto Grande y vincula a Concordia con la ciudad de Salto, en el país Oriental.

Un informe del diario El País menciona a un Indicador de Precios Fronterizos (IPF), que compara una canasta de bienes en el lado uruguayo, con los precios de esos mismos productos del lado argentino,

El indicador, elaborado por la Universidad Católica de Salto, marca que la localidad uruguaya es 55,25% más cara que Concordia.

En marzo de 2018, justo un mes antes de que comenzara la corrida cambiaria que llevó a la Argentina a pedirle ayuda al FMI, esa brecha era de apenas 17,06%, siempre con la localidad uruguaya más cara que su vecina.

Cuando hay asimetrías cambiarias muy marcadas, todo lo que es bueno para un lado de la frontera, es malo para el vecino.

Podríamos decir que son las dos caras de una misma moneda (el peso argentino devaluado). Pero quizás, nunca mejor dicho, también son las dos caras de una misma frontera.

One thought on “Los brasileños arrasan con la nafta y el vino: anticipan la Argentina del “deme dos”

Comments are closed.