Le buscan la vuelta a la nuez pecán: Un proyecto quiere desarrollar una “leche” vegetal y una pasta untable a partir de ese fruto seco

Desde el INTA Concordia informaron que el gobierno aprobó un Proyecto Federal de Innovación que apunta al desarrollo de nuevos alimentos a partir de los subproductos de la nuez pecán. La investigación será llevada a cabo por la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Nacional de Entre Ríos, esa estación experimental del INTA y la Cámara Argentina de Productores de Pecán (CAPP).

El proyecto tiene como objetivo llevar adelante el proceso productivo de dos alimentos desarrollados a partir del aprovechamiento de subproductos de la extracción del aceite y del pelado de la nuez pecán. La intención es lograr un alimento líquido (tipo “leche” vegetal) y una pasta untable de nuez pecán.

La investigación apunta a definir las especificaciones técnicas y los parámetros de calidad de estas alternativas productivas, “para que en el futuro se pueda ofrecer en el mercado alimentos con altos valores nutricionales y calidad controlada, brindando una opción más para los consumidores”, epxlicó el INTA entrerriano.

La idea de investigar los subproductos del pecán surgió a partir de la demanda de la cámara de productores, quienes buscan desarrollar distintas alternativas para dar solución a problemas productivos. Y es que la mayoría de los actores de la cadena de nuez pecán son pequeños productores y pymes que no cuentan con un laboratorio de investigación para el desarrollo e innovación.

Los productos que hoy se ofrecen son el resultado del esfuerzo y dedicación que le ponen para brindar nuevas opciones de productos con agregado de valor. “Sin embargo, estos esfuerzos no siempre alcanzan para obtener productos con las mejores características y buenos rendimientos”, se explicó.

Uno de los problemas que enfrentan los productores de aceite de nuez pecán, es el destino de los residuos que resultan de la producción. En este sentido, el desarrollo de la pasta de nuez pecán brindaría no sólo, un rédito económico sino también una solución al problema de la disposición final de los desechos. Las industrias procesadoras de aceite poseen la capacidad potencial de comenzar a producir y comercializar el producto, consideran desde el INTA.

Por otra parte, también es importante proporcionar más opciones para el uso de nueces partidas, resultantes del proceso de pelado de la nuez pecán. Si bien se generan cantidades importantes de este subproducto, los volúmenes no llegan a ser exportables, por lo que se dificulta su comercialización.

El INTA y la Facultad vienen trabajando conjuntamente con el sector pecanero desde 2013, abordando de manera articulada las problemáticas y soluciones para una producción que está en franco crecimiento.