La obra pública de Bordet: la que nadie investiga

En épocas de crisis, cuando a nadie le sobra nada, la opulencia de los robos millonarios causan mayor indignación. La inflación, que es un verdadero calvario para el pueblo, les facilita el disimulo del robo: se pierde noción del valor de las cosas y se pueden ampliar hasta el infinito los presupuestos; adelantar pagos, etc. etc. etc.

La corrupción: «se utiliza un cargo público para beneficio de uno o más individuos por encima del bien de la sociedad. La corrupción afecta el desarrollo económico, afectando el desarrollo de los servicios y su calidad. La corrupción afecta los derechos humanos», decía ayer uno de los Fiscales que juzga a Cristina por conformar, supuestamente, una Asociación Ilícita con Lázaro Baez, Julio de Vido, “Lopecito”, etc.

Mientras, en televisión, Miguel Pichetto, adelantaba que para él “era difícil de probar” por un precedente de la Corte Menemista que lo investigó entre otros a Carlos Menem y a Yoma.

Pero volvamos a los Fiscales Federales. Agregaron algo así como que la obra pública es el corazón de la corrupción. La gran caja negra de la política (Un nicho inexpugnable). No se investigan los delitos relacionados a ella como es necesario hacerlo en una democracia. Sólo enganchan de vez en cuando a «perejiles”

En épocas de crisis, cuando a nadie le sobra nada, la opulencia de los robos millonarios causan mayor indignación. La sociedad argentina en general (y Entre Ríos, no tiene porque ser una isla) no solamente se caracteriza por cobijar solamente políticos corruptos, sino que también a empresarios que son exactamente iguales en la falta de escrúpulos. Si repasamos hay nombres que se repiten desde la época de Busti  y sus “empresas” siguen facturando del estado.

El resto, retomando el hilo de razonamiento de los Fiscales de allá (que se muestran muy diferentes a los de acá), es fácil: se ponen de acuerdo ambos (políticos y empresarios) y estafan al pueblo con diferentes manganetas, pagan sobreprecios, inauguran varias veces las mismas obras, proyectan, pagan y no las hacen, amplían y recontra el presupuesto.

Para eso la inflación, que es un verdadero calvario para el pueblo (desocupados y trabajadores), para ellos no, les facilita el disimulo del robo: se pierde noción del valor de las cosas y se pueden ampliar hasta el infinito los presupuestos; adelantar pagos, etc. etc. etc.

Pero siempre miramos lo que pasa en Buenos Aires. Aquí en Entre Ríos, en tu propia cara, pintan la casa de Gobierno, reparan la ruta, entierran una máquina …. Tiene Gustavo Bordet en Vialidad, a Alicia Benítez, la misma que en épocas del condenado por corrupto Urribarri era Secretaria de Obra Pública.

Pero en el carnaval, apenas a las cansadas se sabe de alguna “probation” tardía, perdida e irrisoria, con las que se pretende maquillar el “estamos investigando” de Fiscales que por regla, deducimos que deben mirar para otro lado y deben o deberían sentir envidia de los Fiscales porteños que salen en la TV, porque en apariencia, aquellos tienen mucho más “pelotas” y “aguante” que ellos, ya que enfrentan acusados y acusadas de muchísimo peso (¿ellos acá no se animan?).

Volviendo al tema. Se reunieron, cuentan, los Gobernadores con Sergio Massa. El pedido con forma de clamor fue: “Por favor, no nos pares las obras públicas”.

Fuente : Portal de R.David

%d bloggers like this: