Paginas vistas

  • 115.856 Análisis Litoral

La noche negra del Presidente, crisis total de Gobierno

Wall Street tenía mejor información sobre la Argentina que el Presidente de la Nación, quien 3 veces el domingo 12 fue informado que ganaba las PASO 2021.

El Presidente de la Nación padece de intensa desinformación y 3 veces el domingo 12 fue informado por sus encuestadores que el Frente de Todos ganaba en Provincia de Buenos Aires por varios puntos de diferencia a Juntos por el Cambio. El Presidente nunca recibió el dato que su precandidata, Victoria Tolosa Paz, ya era rebautizada con el mote Derrota Tolosa Paz.

Es decir: el FdT perdía en la Ciudad Autónoma, Córdoba, Santa Fe y Mendoza pero mantenía el control de su bunker y así tenía un título convincente ante la opinión pública. Pamplinas. Todo fue una ficción. ¿Cómo lo explicará Roberto Bacman y su equipo de encuestadores?

Alberto Fernández gestiona la Argentina tal como definió la campaña electoral, y su situación es harto precaria porque sus críticos dentro del FdT no sólo lo responsabilizan por la derrota sino que le exigen, puertas adentro, que ceda las decisiones venideras aunque no quieren arriesgar la imagen de unidad del espacio.

Cristina Fernández de Kirchner precisa de un culpable, y el escogido es Alberto Fernández porque Santiago Cafiero carece del peso suficiente para la dimensión de la frustración. Es curioso que con 130.000 fallecidos durante la pandemia mal gestionada y una crisis económica que se refleja en la pobreza y el desempleo, el FdT recién comenzó su emergencia con la difusión de las fotografías en la Quinta de Olivos, que CFK le reprocha en privado a su elegido.

No obstante esto, en cualquier escenario, el FdT en su conjunto creía que perdía en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las provincias de Córdoba, Santa y Mendoza pero conservaba el control de Provincia de Buenos Aires.

Todo el FdT creyó que su ‘masa crítica’ iría a las urnas a dar testimonio de su peronismo ‘en las buenas y en las malas’.

Esto quiere decir que Alberto Fernández no fue el único desinformado en el FdT. Cabe preguntarse si el FdT deseaba enterarse de lo que realmente ocurría aún entre sus votantes, en vez de

  • subestimar la inflación que cabalga, la marginalidad que avanza y las vacunas que aún faltan, y
  • sobreestimar el ‘rebote’ de la actividad económica, las divisiones en la oposición y la mala imagen de Mauricio Macri.

Por este ramillete de motivos, el revés fue más desolador, y el FdT no reaccionó en tiempo y forma, obsequiando el ‘prime time‘ de la televisión a la oposición para que se luciera con sus festejos, discursos y promesas. El FdT apareció recién a medianoche. Y CFK no habló, Alberto lo hizo para hacerse cargo de todo, según se decidió luego de un largo conciliábulo en el local donde se convocó para un triunfo que no fue.

La semana

El FdT debate cambios desde hace meses. Pero ahora deberá concretarlos.

También tendrá que cambiar su estrategia de campaña electoral e intentar imitar a Mauricio Macri 2019, quien logró remontar 2 millones de sufragios desde las PASO a las generales. No le fue suficiente para ganar pero sí obtuvo una derrota más decorosa.

Alberto Fernández acaba de afirmar, casi en la medianoche del domingo 12,

  • que las PASO resultan una encuesta,
  • que hay reclamos populares por errores cometidos que habrá que escuchar y rectificar,
  • que la campaña electoral comienza recién ahora ,
  • que el objetivo es ganar en noviembre.

El inconveniente inicial que tiene el FdT para la arremetida consiste en que los sufragios que le faltan son los que se ubican en el centro del espacio sociopolítico, pero el discurso dominante es el de mayor confrontación y reivindicación de aquello que, parece, su propia ‘masa crítica’ no reivindica.

Por ejemplo, el FdT insiste en que hay que llevar dinero al bolsillo de la gente pero insiste en ignorar que el problema de la gente es la inflación que devora todo ese dinero en el bolsillo. El error conceptual es tremendo.

El FdT insiste en desconocer que gozaría de más reconocimiento la estabilidad de precios porque una baja de la tasa de interés y ampliación de plazos de pago concedería más poder adquisitivo que las migajas en los bolsillos.

La propuesta del FdT es salir a los barrios, a un trabajo presencial, pero necesitará bastante más que eso. Creer que todo pasa por ‘caminar’ y ‘explicar’ es desconocer de qué trata la derrota.

CFK está enojada con las fotos de Alberto Fernández pero su discurso en Tecnópolis para el cierre de campaña del FdT también revela un apreciable desconocimiento de dónde se ubica el partido gobernante y sus posibilidades.

Luego, las derrotas en distritos que el peronismo consideraba ‘propios’ tales como Chaco, La Pampa y Santa Cruz, ¿también son culpa de Alberto Fernández o se trata de una crisis mucho más profunda del FdT, de sus propuestas y de sus precandidatos?

Ahora bien, cualquiera sea la reacción del FdT deberá comenzar ya, antes que la aureola de la derrota se amplíe más y comience a perforar esa ‘masa crítica’ del oficialismo. Para que no se hable más de derrota, el FdT debe activar no sólo un nuevo gabinete de ministros sino un cambio de ideas. Quizás suceda sólo a medias y el suicidio continúe sin tregua.

Horacio

Sin duda que Horacio Rodríguez Larreta consigue una plataforma para exhibirse como el precandidato presidencial único de Juntos por el Cambio. Aún hay reparos en la UCR acerca de esta condición pero Rodríguez Larreta conoce cómo establecer algunos acuerdos con ellos y él es impulsado por fuerzas socioeconómicas que trascienden a la política.

Rodríguez Larreta tiene varias tareas inmediatas por concretar:

  • consolidar la unidad de Juntos por el Cambio, ya que el FdT tendrá que intentar erosionarla;
  • apaciguar a los ‘halcones’ de su espacio, que insisten en acortar los días de Alberto Fernández,
  • proyectar el resultado de las PASO hacia noviembre.

El jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma, ya en su rol de líder único al menos del PRO, o forzó o logró la modesta presencia de Mauricio Macri tanto en los cierres de lista como en los festejos, y ahora se prepara a exhibir en los días venideros un respaldo considerable no sólo de empresarios y emprendedores sino de sectores medios muy enojados o frustrados con el FdT.

Pero cuando se obtiene un triunfo es decisivo conocer qué se hace con la victoria. Por ejemplo, Macri no lo supo en 2015 y fue el origen de su derrota 2019.

Javier Milei, ahora candidato de moda en la Ciudad de Buenos Aires 2021.

Javier Milei, ahora candidato de moda en la Ciudad de Buenos Aires 2021.

Milei

El liberalismo obtuvo 25% de los votos totales en la Argentina. No lo lograba desde los días de Álvaro Alsogaray en su mejor momento.

Algo está sucediendo, y la rebelión se expresa desde la centroderecha, una afirmación y no una pregunta, tal como tituló un ensayo un pensador de la centroizquierda.

Javier Milei es un exponente de esta afirmación, pero no el único. Los jóvenes resultan la nueva energía de la centroderecha, y en la Generación Z hay muchos que no son kirchneristas ni peronistas ni lo quieren ser.

El gran desafío de Milei y los otros referentes liberales es cómo conservar, de aquí a noviembre, sus electores que serán sometidos a presión desde Juntos por el Cambio para que se sumen a la carrera para derrotar al FdT.

Será una experiencia muy interesante

  • propinar sablazos tanto al FdT como a JxC,
  • construir una nueva grieta e
  • intentar quitarle los ‘halcones’ a JxC.

2 años por delante

Alberto Fernández recordó, en su breve discurso de la derrota casi entrando al lunes 13, que le quedan 2 años de mandato presidencial por delante.

Esto es lo que preocupa, precisamente, a muchos: si los resultados de las PASO se repiten en noviembre ¿cómo pueden transitarse esos 2 años por delante?

No hay respuesta a la pregunta y es una fragilidad que aparecerá en los diálogos pendientes tanto con el Fondo Monetario Internacional como el Club de París y otras fuerzas externas.

El escenario de derrota llegará a la prensa internacional en estas horas sin que Fernández tenga un relato convincente -según pudo apreciarse con su breve discurso de ocasión, muy básico- que afirme lo contrario o relativice el escepticismo que provoca su coyuntura.

Es evidente que llegan horas muy intensas. A prepararse.

A %d blogueros les gusta esto: