La guerra judicial entre Nahir Galarza y Gabriel Cartañá: cómo continúa la causa

Compartir esta información

La demanda de la joven condenada por el asesinato de Fernando Pastorizzo, acusó al psicólogo de falsificar su firma y violar el secreto profesional.

La batalla legal entre Nahir Galarza y Gabriel Cartaná, el reconocido psicólogo de Bendita TV, continúa. Galarza demandó a Cartañá por violación del secreto profesional y por falsificar su firma en una carta de supuesto consentimiento para revelar su diagnóstico en los medios, aprovechando la notoriedad del caso.

Ahora, y por una cuestión de competencia, la causa recayó en el Juzgado Civil N° 80 a cargo del Juez, Dr. Eugenio Labeu, Secretaría N° 110 a cargo del Dr. Ignacio Bravo D’andre y con intervención de la Fiscalía en lo Civil y Comercial N° 3 a cargo de la fiscal Dra. Raquel Mercante.

La causa que se inició en 2022 por daños y perjuicios fue presentada en el Juzgado Civil y Comercial N° 4 de Paraná. Según Galarza, Cartañá se ofreció insistentemente en 2018 para realizar pericias, visitándola tres veces en su celda en la Comisaría de la Minoridad y la Mujer en Gualeguaychú y practicando una docena de tests, que esperaba fueran incluidos en el expediente. 

Sin embargo, la defensa de Galarza, encabezada por el Dr. Horacio Dargainz, afirmó que Cartañá solo realizó dos entrevistas de 40 minutos y luego envió una pericia básica e incompleta, rechazada por inconsistente y nunca utilizada en el juicio oral.

“La decisión fue demandar en forma penal y civil para que ninguna otra mujer adolescente deba pasar por una vejación tal a su intimidad, ser vulnerada en espacios televisivos para beneficio económico del imputado, sin ningún tipo de escrúpulos e incumpliendo con el debido secreto profesional”, explicó el Dr. Horacio Dargainz.

Además, Galarza acusa a Cartañá de presentar una carta en la que ella aceptaba que él pudiera divulgar en los medios lo conversado durante la fallida pericia que se llevó adelante en 2018. La querella denunció este documento como apócrifo.

La firma falsificada fue probada recientemente por peritos calígrafos, lo que podría implicar para Cartañá el delito especificado en el Artículo N° 172 del Código Penal, que sanciona la estafa procesal con prisión de uno a seis años. 

Compartir esta información