La Era de Acuario: el inicio de la transición a una nuevo ciclo de la Tierra

Como bien sabemos el 2020 es considerado como el año del portal energético que abre camino a la Era de Acuario, luego de 2160 años, la Era de Piscis va llegando a su fin. Aunque la transición entre eras es bastante larga, la energía ya ha comenzado a cambiar y podemos darnos cuenta de cómo la humanidad, se va transformando.

La Era de Acuario inicio en el año 360 D.C. , es decir, hemos vivido gran parte de nuestra existencia dentro de esta era y así lo harán varias generaciones más, sin embargo, durante la transición de eras astrológicas, se pueden observar grandes cambios en la humanidad, que van mostrando cómo se vivirán los siguientes 2160 años. En Era de Acuario, se espera que la humanidad se vuelva más comprensiva, espiritual, tranquila y sobre todo menos egoísta.

Será hasta el año 2200 cuando de inicio la Era de Acuario, pero mientras nos acercamos a esa fecha, viviremos varios eventos astrológicos, que marcarán el rumbo de la humanidad, hacia una mayor consciencia, no es nada extraño que desde hace varias décadas, las personas se hayan volcado hacia prácticas como la meditación, el yoga, la sanación a través de la mente, entre otras que buscan liberar la mente.

En ese sentido, la Era de Acuario será un periodo donde la humanidad entrará en una mayor consciencia sobre su lugar en el mundo y en el Universo, será a través de su propio despertar espiritual, que los seres humanos entenderán el propósito de la vida en la Tierra. Como este largo periodo para los humanos, pero corto para la vida del planeta, será regido por el sigo de Acuario, el ego se alejará para darle la bienvenida al compañerismo, el altruismo y fraternidad.

Aunque los próximos años podrían ser caóticos, como lo es cada vez que se avecina un cambio tan fuerte como este, la humanidad va dando pasos agigantados hacia el despertar de consciencia, sólo hace falta ver a las nuevas generaciones, para observar que los cambios ya se empiezan a notar, los niños son más receptivos, con una mente más abierta, evitan juzgar, son comprensivos y siempre buscan más de una opción para resolver lo que se les presenta, tal y como lo haría un Acuariano.