Análisis Litoral

  • 89.269 Paginas vistas

Instagram

No se encontró ninguna imagen en Instagram.

La causa contratos truchos que tocan al gobernador de Entre Ríos

La hipótesis del Ministerio Público Fiscal es que la utilidad obtenida de los 5.000.000.000 de pesos, a valores actualizados, que sustrajo una organización que operó en la Legislatura de Entre Ríos en el período 2008-2018, se utilizó en inversiones inmobiliarias y agrícolas-ganaderas. Evidencia del legajo exhibe que el gobernador, cuando era intendente de Concordia, adquirió un terreno ubicado en un loteo que desarrolló uno de los imputados en la causa. En la operación inmobiliaria participó la hermana escribana de otro imputado.

Equipo Investigación Mirador Entre Rios

La causa Contratos Truchos, que investiga el accionar de una organización que durante diez años sustrajo millonarias sumas de dinero de las arcas del Estado mediante la celebración de contratos de obra apócrifos en las cámara de Diputados y Senadores de la provincia, sigue exhibiendo información que echa por tierra el apuro del Ministerio Público Fiscal de elevar la causa a juicio llevando al banquillo de los acusados sólo a 32 imputados que serían los eslabones más débiles de una cadena de responsabilidades que encontraría sus  enlaces más sólidos en los funcionarios que se desempeñaron como autoridades de ambas cámaras en los períodos investigados, que comprenden la década 2008-2018.

Mirador Provincial accedió a información que está en el legajo de Investigación Penal Preparatoria que desde octubre de 2018 lleva adelante el Ministerio Publico Fiscal, que exhibe que el actual gobernador de la provincia, Gustavo Bordet, aparece relacionado a la investigación de dos maneras: primero como comprador de un terreno de un loteo que realizó el imputado Hugo Mena, y luego, cuando era intendente de Concordia, jerarquizando el proyecto inmobiliario con obra pública. El dato no es menor puesto que Fiscalía sostiene que las utilidades obtenidas del accionar delictivo de la organización, se volcó a inversiones inmobiliarias y agrícolas-ganaderas.

 

Foto: Mirador Entre Ríos

 

 

 

Inicio

Mena y su pareja, Flavia Beckman, fueron los primeros detenidos -de los 32 sospechosos que serán juzgados- en los primeros días de octubre de 2018 en las primeras instancias de una investigación que nadie imaginaba iba a significar un tembladeral que jaquearía a la clase política entrerriana. En el legajo consta, de acuerdo a información que se solicitó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que la pareja Mena- Beckman realizó operaciones inmobiliarias entre el período 2009-2017. En rigor, según AFIP, Mena operó como comprador-vendedor en el período 2009-2015 y Beckman lo hizo entre 2008-2017, hasta un año antes de que estallara el escándalo.

El dato que genera suspicacias respecto del futuro de una posible causa Contratos Truchos dos, según anunció la Procuración General y tendría en la mira a las autoridades políticas de las Cámaras, es el entramado de relaciones sobre el que los fiscales harían la vista gorda, evitando ver lo obvio. El dato está en el legajo de investigación y en la solicitud de remisión de la causa a juicio. Consiste en información que se deriva del mail que le envió el 5 de agosto de 2009 el imputado Gustavo Pérez a la escribana María del Luján Orabona, hermana del contador Juan Domingo Orabona, también imputado en la causa. Allí consta que Pérez le informa a la escriba: “Palito me pidió que te pase los datos de otra persona para que también aparezca como firmante en la operación por la compra del loteo, él me dijo que te llama para avisarte”. El nombre y los datos de la persona que le pasó en el mail es el de Beckman.

 

Foto: Mirador Entre Ríos

 

“Palito”

En el legajo de Fiscalía se atribuye a Orabona, más conocido en el ambiente político como “Palito”, ser el funcionario que inició el ilegal accionar cuando “estuvo a cargo del organismo desde el 11 de diciembre de 2007 –siendo designado mediante decreto 102 del presidente del la Honorable Cámara de Senadores- hasta el 10 del diciembre de 2011, siendo aquella fecha coincidente con el inicio de la empresa delictiva en ese cuerpo, esto es, a partir del año 2008”. Fiscalía le atribuyó un “aporte vital” a la empresa delictiva por “la naturaleza de su prestación, así como de sus facultades dispositivas de los bienes públicos”. También consideró que aquello “no solo es evidente a tenor de que el armado de la sustracción no podría haberse realizado sin su prestación” lo que “surge de la prueba objetiva”.

Aquel aporte vital cobraría otra dimensión si se lo somete a la lupa de las relaciones del contador Orabona y su hermana escribana. Palito Orabona formaba parte del estudio contable Orabona-Granton, por la contadora Gisela María Granton. En la web del estudio se informa: “Somos un estudio contable con más de 25 años de trayectoria ofreciendo asesoramiento impositivo, contable y laboral en forma integral, destacándose el contacto personal y permanente con el cliente”. Otro dato que exhibe vínculos que fueron dejados de lado por los fiscales y ameritaría una aproximación para obtener más información, es que el estudio de la escribana y procuradora María del Luján Orabona funciona en un inmueble cuya dirección es la de una de las propiedades de las que Beckman disponía para la venta con María Dolores Mouliá como escribana.

 

Foto: Mirador Entre Ríos

 

 

 

Laboratorio

En un extenso escrito que se envió a distintos medios y se publicó sólo en parte, los abogados Rubén Pagliotto y Guillermo Mulet, pusieron en exhibición aquella imbricada trama de relaciones, amasada durante décadas en la Capital Nacional del Citrus, una ciudad pujante pero sumamente conservadora en la construcción de sus relaciones sociales, en las que prevalecen los contactos políticos y el status profesional de sus más conspicuos miembros. El escrito, titulado “El laboratorio de la impunidad de Entre Ríos y las dos G como los fantásticos alquimistas” es una ácida crítica a la Procuración y a sus máximas autoridades, el jefe de los fiscales, Jorge García, y la adjunta, Cecilia Goyeneche. De allí las “dos G”.

El dato que aportan Pagliotto y Mulet y fue desestimado por la prensa provincial, consistió en desnudar aquellos vínculos y exhibir su escepticismo: “Un caso señero, que bien conoce el Procurador o debería conocer si por un rato se dignara a abrir los expedientes y a leerlos con objetividad y sin prejuicio alguno, es el del señor Hugo Mena y el Contador Público Nacional y funcionario todo terreno Juan Domingo “Palito” Orabona (muy bien tratado en esta causa y seguramente muy pronto beneficiado con un abreviado con exigua pena)”.

 

Foto: Mirador Entre Ríos

“Prestanombre”

Los letrados expresaron que “resulta ser, que como para desdibujar la cosa y no dejar rastros, un bien inmueble, concretamente un terreno importante emplazado en la ciudad de Concordia que era en realidad del contador Orabona, y que de mentirita nomás  simulaba ser propiedad de Mena (comprado por el prestanombre a los hermanos Socas, según informes de AFIP), quien concurrió a la Capital del Citrus un día, y a instancias de la Escribana María del Luján Orabona, hermana de Juan Domingo Palito, extendió un Poder General de Administración a favor del multi funcionario de la máxima confianza del gobernador Bordet, como resultado de cuyas gestiones el inmueble se vendió y allí se organizó y fundó un barrio privado donde solamente acceden sectores acomodados económica y socialmente, por caso y paradójicamente el mismísimo Gustavo Bordet, quien compró allí un lote a Hugo Mena a través de su amigo y funcionario de mayor confianza, en épocas en que el actual Gobernador fungía de Intendente de la ciudad de Concordia”.

 

Vínculos

De acuerdo a la red de relaciones con la que se pretendía encubrir las operaciones inmobiliarias, los abogados destacaron: “Recordamos, por si acaso, que la compra del inmueble por parte de Hugo Mena y Flavia Beckman a los hermanos Socas, fue a través de la intervención notarial de la Escribana María Dolores Mouliá, allegada de la Escribana María del Luján Orabona, hermana de Juan Domingo Orabona, imputado en la causa. Y que posteriormente, pero a través de la intervención notarial de María del Luján Orabona, Mena y Beckman lo apoderan al contador Juan D Orabona, para que lo administre y se encargue de las gestiones que fueren menester, entre ellas, ventas de lotes a terceras personas”.

Pagliotto y Mulet añadieron: “Nos cuentan allegados a la causa, con muchos papeles en mano, que también lucen agregados en el legajo de Investigación Penal Preparatoria (IPP), que hasta quien fue –al menos en la fecha en que se vendieron estos lotes donde se asentaría el lujoso barrio- Jefe de la Delegación de AFIP en Concordia adquirió de estos lotes y, a la vez, habría dado ciertas seguridades al propio Orabona y sus allegados, de que la operación no corría riesgos de ser auditada por el organismo recaudador, dándoles cierta tranquilidad a sus arriesgados y abnegados  desarrolladores inmobiliarios. Como somos abogados inquietos y estamos acostumbrados a que todo lo que se afirma debe ser probado, accedimos a los informes oficiales de la AFIP, y allí constan todas las operaciones inmobiliarias que se efectuaron con estos terrenos, quiénes vendieron, quiénes compraron y qué Escribanas o Escribanos intervinieron en cada operación de compraventa de los inmuebles, con las respectivas fechas en que se hicieron cada una de ellas”.

 

Foto: Mirador Entre Ríos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *