José Luis Clerc se quebró al hablar del duro momento de Guillermo Vilas: “Es doloroso lo que está viviendo”

José Luis Clerc no pudo evitar sensibilizarse al hablar del arduo momento que atraviesa Guillermo Vilas, su rival más grande dentro de la cancha.

El ex tenista y comentarista José Luis Clerc fue uno de los invitados para la mezasa de Juana Viale de este domingo. Junto a él también se encontraban Teté Coustarot, la periodista Soledad Barruti y el músico César “Banana” Pueyrredón.

En una instancia, la anfitriona le consultó sobre el estado de salud de su ex rival en el tenis, Guillermo Vilas, quien es considerado el tenista argentino más grande de toda la historia. Clerc no pudo contener el nudo que se le hizo en la garganta y se tomó unos segundos para poder responder. “Es muy duro hablar de él. Hace muchos años estaba en Rolland Garros y me fui a su academia de tenis en Mallorca y me mandó un Whatsapp y me dijo Batata, estoy un poco enfermo”, comenzó.

Desde hace dos años que el deportista fue diagnosticado con alzheimer. Así lo confirmaba Tito Vázquez en 2018: “Nadie lo dice pero creo que él tiene un principio de alzheimer. Y, según tengo entendido por gente que me ha hablado, lo han visto bastante mal, pobre”.
En un intento de apalancar a su compañero de mesa, Teté Coustarot mencionó que fue muy noble el hecho que Clerc se haya involucrado tanto con la salud de Vilas, siendo que siempre fueron competitivos entre ellos. “Esto habla de una nobleza que supera todo lo que se disputaban en ese momento y esta emoción es lindísima”, le dijo.
José Luis Clerc se quebró al hablar del duro momento de Guillermo Vilas: “Es doloroso lo que está viviendo”

José Luis Clerc y Guillermo Vilas
“Me emociona mucho porque se portó muy bien con un tema personal familiar, y para mí eso borró todo. Borró la competencia, los malos momentos. Es muy duro porque yo viví… toda mi carrera la hice con él. Yo no digo que gracias a él juego al tenis pero gracias a que él fue mejor que yo y yo era el que lo acompañaba”, destacó “Batata”. “Pero lo extraño mucho, lo quiero y sufro mucho. Lo bueno es que hace un par de semanas hablé con un amigo de él, él vive en Montercarlo hace mucho tiempo, y me dijo que estaba estable, y eso me pone contento”, concluyó.