Increíble: Muertos por Covid-19 en USA 2021 supera a 2020

USA produce varias vacunas, todas efectivas, contra Covid-19 pero sus fallecidos en 2021 superan a los de 2020. El dato obliga a reflexionar sobre el virus.

En 2021, en USA ya se llegó a 770.800 fallecidos, según los datos de la universidad Johns Hopkins: el doble de las 385.343 muertes que sufrió USA en 2020. Si bien el presidente Joe Biden puso en el centro de su agenda la vacunación, y USA ofrece una variedad de vacunas propias, de eficiencia probada y disponibilidad ilimitada, Covid-19 ha resultado tan terrible como algunos vaticinaron que sucedería si continuaba Donald Trump.

Jon Kamp, Robbie Whelan y Anthony DeBarros investigaron el tema para The Wall Street Journal en base a los datos de certificados de defunción más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC): Covid-19 ya no está en las noticias principales, la opinión pública no parece sensibilizada al nuevo coronavirus pero muere más gente que en el pasado.

La propagación de la variante Delta, altamente contagiosa y las bajas tasas de vacunación en algunas comunidades fueron factores importantes, dijeron expertos en enfermedades infecciosas.

El hito se produce cuando los casos de Covid-19 y las hospitalizaciones aumentan nuevamente en lugares como Nueva Inglaterra y parte del Medio Oeste, con el promedio de 7 días de nuevos casos cerca de 90.000, cuando el mes pasado fue de 70.000.

La advertencia de WSJ:

Covid-19 ha demostrado ser una amenaza duradera incluso en algunos de los lugares más vacunados, muchos de los cuales están enfrentando brotes nuevamente ahora, mientras el mundo se prepara para vivir y controlar la enfermedad a largo plazo. En Europa, partes de Austria, Alemania y Países Bajos han impuesto nuevas restricciones en los últimos días después de que aumentaron los casos de Covid-19 y los hospitales sufrieron tensiones.

El número de muertos en Estados Unidos en 2021 ha sorprendido a numerosos médicos en general, y epidemiólogos en particular. Ellos esperaron que, vacunación mediante, y medidas de precaución tales como el distanciamiento social y los aforos limitados en eventos públicos, frenaran la propagación de infecciones y minimizaran los casos graves.

Sin embargo, las tasas de inmunización / vacunación más bajas de lo esperado, así como la fatiga en las medidas de precaución como máscarillas / tapabocas, permitieron que la variante Delta altamente contagiosa se propagara, principalmente entre los no vacunados, dicen los epidemiólogos.

Sabíamos lo que teníamos que hacer, pero fue un fracaso“, dijo Abraar Karan, médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Stanford.

Entre los pasos en falso, dijo el Dr. Karan, los funcionarios de salud pública no comunicaron de manera efectiva que el propósito de las vacunas es proteger al paciente en caso contra casos graves de Covid-19 en lugar de prevenir la propagación de la infección por completo, lo que puede haber llevado a algunos a dudar de la efectividad de las dosis.

Las autoridades tampoco utilizaron los tests para prevenir eficazmente los eventos donde ocurriera el riesgo de contagios masivos, agregó el Dr. Karan.

Covid-19: Los funcionarios de salud pública no comunicaron de manera efectiva que el propósito de las vacunas es proteger al paciente en caso contra casos graves de Covid-19 en lugar de prevenir la propagación de la infección por completo, lo que puede haber llevado a algunos a dudar de la efectividad de las dosis.

Covid-19: Los funcionarios de salud pública no comunicaron de manera efectiva que el propósito de las vacunas es proteger al paciente en caso contra casos graves de Covid-19 en lugar de prevenir la propagación de la infección por completo, lo que puede haber llevado a algunos a dudar de la efectividad de las dosis.

Personas mayores

Los números de Johns Hopkins reflejan un recuento casi en tiempo real de lo que sucede en los Estados que integran la Unión, pero pueden quedarse atrás cuando realmente ocurrieron las muertes.

Los datos del certificado de defunción de los CDC no rastrean la pandemia cambiante tan rápidamente, pero reflejan el día real de la muerte.

El recuento de los CDC acerca de lo sucedido en 2020 puede crecer con más revisiones. Pero estos registros también están cerca de mostrar más muertes en 2021.

La comparación entre ambos años de la pandemia es imperfecta porque las primeras muertes relacionadas con el coronavirus en USA no se registraron hasta febrero de 2020, mientras que 2021 comenzó en medio de una oleada de contagios en invierno (boreal, verano en Argentina).

Durante 1 semana de enero 2021, USA registró un pico de casi 26.000 muertes por Covid-19, según muestran los datos de los CDC.

Los datos de los CDC también indican que hubo un recuento menor de muertes por Covid-19 en 2020, cuando la enfermedad era más nueva y la escasez de pruebas dificultaba la confirmación de algunas infecciones.

Un análisis del The Wall Street Journal de los datos de los CDC muestra que aproximadamente el 54% de las 875.000 muertes excedentes o adicionales que la agencia atribuye a la pandemia, se produjo en 2020.

Según Robert Anderson, jefe de Estadísticas de Mortalidad en el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC, este excedente de fallecidos también refleja el daño colateral de la pandemia, desde el aumento de las muertes por sobredosis hasta otros problemas médicos a medida que la gente evitaba los hospitales.

Otra diferencia importante en el comparativo de ambos ejercicios: las vacunas estaban en desarrollo en 2020 y ya estaban disponibles en 2021.

Aproximadamente el 59% de la población de USA ya está completamente vacunada, según los CDC, y alrededor del 17% ha recibido dosis de refuerzo.

Los estudios indican que las vacunas son altamente efectivas para prevenir enfermedades graves, aunque son un poco menos efectivas contra Delta, y las autoridades instan a todos los adultos a recibir dosis de refuerzo para reforzar la inmunidad menguante.

“La vacuna no es una panacea”, dijo Ana Bento, epidemióloga de la Universidad de Indiana en Bloomington.

Ella fue coautora de un estudio en la revista Health Affairs, publicado en agosto, que argumentó que casi 140.000 muertes por Covid-19 en USA, entre principios de 2021 y fines de mayo, podrían haberse evitado vacunando más a la población.

Después de afectar fuertemente a los territorios costeros durante 2020, el virus golpeó con fuerza en el sur profundo en 2021, y se propagó rápidamente a través de poblaciones con baja densidad de vacunación, según los funcionarios de salud.

Los estados más afectados en el noreste tuvieron algunas de las tasas de muerte por Covid-19 más altas por cada 100.000 residentes en 2020, comenzando por Nueva Jersey, según muestran los datos de los CDC. Nueva York ocupó el 4to. lugar, detrás de ambos Dakota.

En 2021, los estados del sur, Mississippi, Alabama, Tennessee y Florida, han tenido las tasas más altas.

Vermont tiene la tasa de mortalidad por Covid-19 más baja por cada 100.000 personas desde que comenzó la pandemia, aunque se encuentra ahora en un aumento continuo.

Vermont también tiene la población más vacunada, con un 72%.

Mississippi, que se encuentra más cerca del final de la lista con apenas 47% completamente vacunado, tiene la tasa de mortalidad más alta del país desde que comenzó la pandemia.

 Lo que hemos pasado no fue inevitable, y adónde vamos tampoco es inevitable ”, dijo Thomas Dobbs, funcionario de Salud del estado de Mississippi, durante una mesa redonda sobre Covid-19 organizada por funcionarios estatales y transmitida en Facebook.

Las muertes siguen concentradas en las personas mayores, según muestran los datos de los CDC, pero las personas más jóvenes resultan ahora una parte más numerosa del total porque las personas mayores, incluidos los residentes de hogares de ancianos, ya se encuentran entre los más vacunados.

Si bien el 81% de las muertes por Covid-19 afectaron a personas de 65 años o más el año pasado, ese grupo representa aproximadamente el 69% de las muertes de este año.

Las muertes entre los jóvenes son más raras, pero las 20.563 muertes entre personas menores de 45 años en 2021 son más del doble de las muertes en este grupo en 2020.

Hay quienes afirman que es inevitable avanzar hacia la vacunación obligatoria aunque en USA esto es casi imposible de aceptar por muchos estadounidenses que lo considerarían violatorio de sus derechos individuales.