Incendios: estiman las pérdidas en más de $26.000 millones

El Gobierno nacional anunciaría una serie de medidas para dar respuesta a la emergencia provocada por los incendios en Corrientes.

Los incendios en Corrientes, sumados a los problemas ocasionados por la sequía extrema, ya causaron pérdidas estimadas en más de 26.000 millones de pesos en el sistema productivo de esa provincia, La catástrofe ya arrasó con casi 800.000 hectáreas.

“Es una catástrofe de la naturaleza, no sé si la gente alcanza a dimensionar. Los esteros se están quemando, hay evacuaciones, muchísimos daños en la producción, tristeza y desesperanza”, expresó a la agencia Télam Pablo Sánchez, presidente de la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, y el vicejefe de Gabinete, Jorge Neme, viajaron este domingo a Corrientes para “fortalecer las acciones del Gobierno nacional y articular junto con las autoridades provinciales la respuesta a la emergencia provocada por los incendios forestales”, indicaron fuentes oficiales.

El Gobierno nacional, en articulación con autoridades provinciales, tiene previsto anunciar “una serie de medidas para dar respuesta a la emergencia provocada por el avance del fuego en la provincia, mediante el envío de brigadistas, maquinaria pesada, helicópteros y aviones hidrantes, que buscan contener los incendios forestales y extinguirlos”.

Las medidas que analiza el Gobierno contemplan una ampliación de la emergencia por zona de desastre, auxilio financiero y líneas de créditos especiales para los productores.

También está previsto que se ceda a la provincia un camión perforador para el abastecimiento de agua en las zonas más comprometidas por la emergencia.

Pérdidas

La entidad que nuclea a los ruralistas correntinos elaboró un relevamiento que incluye un recuento de pérdidas en la producción forestal, ganadera, citrícola, yerbatera y arrocera, calculan un saldo total superior a los 26.000 millones de pesos y estiman que la mayoría de los productores afectados necesitará entre cinco y diez años para empezar a recuperarse, como duro saldo de una catástrofe ambiental sin precedentes.

Ante la emergencia, Sánchez instó a “coordinar esfuerzos, urgente” y remarcó que “se están quemando 30 mil hectáreas por día, tiene que haber solidaridad y empatía ante esta situación que es una tragedia”.

La asociación que preside adelantó que las pérdidas en el sector ganadero superarían los 5.200 millones de pesos y Sánchez agregó “que hoy la urgencia son los animales, porque están sin comida”.

El sector yerbatero concentrado en la zona norte de la provincia fue también duramente golpeado por la sequía “nunca vista” y algunos productores además sufrieron los embates del fuego. “Los efectos de la falta de agua en los yerbatales provocaron la pérdida del 50% de la producción”, dijo a la misma agencia el gerente de la cooperativa agrícola Colonia Liebig, Gustavo Quatrín.

En términos económicos, el cooperativista señaló que el perjuicio “asciende a unos 2.700 millones de pesos, además del daño que producirá en la mano de obra directa, que trabaja en la cosecha y el secado”.

“Hay productores que perdieron el 30% de sus plantaciones, otros el 50 y algunos que lo han perdido todo”, se lamentó Quatrín, sobre los efectos de la falta de lluvia.

Contó que la usencia de humedad, hace que “se estén muriendo las plantas de seis, siete y hasta diez años, que son las de mayor rendimiento”, sumado a que “no existieron las brotaciones que las plantas debían dar en enero y febrero”.