HOSPITAL MASVERNAT CONCORDIA:”Tiene la culpa el chancho o quien le da de comer…?”

Una vuelta por el hospital Masvernat, cuestiones de control de salud, nada fuera de lo normal, pero sirvió para observar algunos aspectos que debieran preocuparnos a los beneficiarios de los servicios del hospital, pero fundamentalmente a las autoridades que tienen responsabilidad sobre el nosocomio local.

Se pueden destacar el trabajo profesional de muchos empleados del mismo, entre enfermeras y personal auxiliar, como así también la labor abnegada de muchos médicos que desarrollan su tarea con toda responsabilidad para atender la salud de los pacientes. Pero, hay que hacer ajustes que hacen al mejoramiento.

Todos sabemos que el Masvernat se ha constituido desde hace mucho tiempo en un hospital regional, donde son atendidos en los distintos servicios, pacientes de nuestra ciudad y también pacientes provenientes de las distintas localidades vecinas, con lo cual conlleva a complicaciones en el armado de la atención.

Pero, lo que más bronca concita está dado por la informalidad en cuanto a los cumplimientos de turnos y horarios. Hay muchos ejemplos, pero pongo simplemente lo que me ocurrió a mí a modo de ilustración.

Soy citado a las 7 de la mañana, después de haber perdido varios turnos por distintas razones. Puntualmente estuve allí y me presente ante el personal que atendía el sector. Las enfermeras, muy profesionales, hicieron el trabajo previo en más o menos 10 minutos. Pero, el especialista que tenía que dar el diagnostico llego aproximadamente a las 9,30 hs. Los que somos “locales” podemos sobrellevar la espera, a pesar de que nadie es dueño de nuestro tiempo.

No hay razón para que se apropien descarada e impunemente de nuestro tiempo. Los que más lo sufren son los que deben viajar de otras localidades con los gastos y pérdidas de tiempo que es dable suponer. Cabe preguntarse….”Tiene la culpa el chancho o quien le da de comer…?”.

Hace unos años, realizaba un relevamiento en el hospital, especialmente sobre la opinión de los trabajadores sobre la dirección. Les preguntaba quién era a su criterio el mejor director que tuvieron y me respondieron casi en forma unánime….”fulano de tal”, por obvias razones no doy nombres.

Cuando les pregunte porque ¿?, me dijeron porque el aparece a cualquier hora, tarde o noche, nos trae unos caramelos o galletitas y pregunta cómo anda la cosa. La referencia que me dieron en ese entonces, tiene valor por cuanto a mi entender, refleja la preocupación de quien tiene la responsabilidad de dirigir el nosocomio, cosa que me temo, hoy está muy lejos de ocurrir. Un ejemplo muy claro y muy sencillo de la falta de preocupación esta dado en el patio existente en planta baja, entre el pabellón de los consultorios y el laboratorio de análisis.

Desde hace mucho tiempo existe una suerte de basurero del hospital, donde se pueden ver papeles de todo tipo y todo tipo de desperdicios en los canteros que en algunos casos contienen plantas o árboles, y lo peor que no existe un miserable cesto para depósito de basuras con el cartelito explicando para que es. Me pregunto, será muy difícil mantener limpio ese sector donde la gente espera que le toque el turno de atención.

Si a la gente la acostumbramos, seguramente cuidara el lugar que le es propio, pero si el ejemplo y la preocupación no viene “ de arriba”, seguramente seguirá de la misma forma, dando una impresión de absoluta dejadez. Espero que esta crítica no genere malas interpretaciones, puesto que no las hago en función de destruir ni dañar a nadie, puesto que ya he dicho que hay cosas que se hacen bien y personal que se preocupa de la atención de los pacientes y el cuidado del nosocomio, que es en definitiva, su propia casa. Si entre todos le “ponemos onda”, seguramente redundara en beneficio de todos.

J.J.CORNU