¿Hasta cuándo seguirá la pandemia por coronavirus?

¿Volveremos a abrazarnos? ¿Y a salir a la calle sin barbijos? ¿Tendremos que vacunarnos todos los años?, son algunas de las preguntas presentes en conversaciones cotidianas que aún no tienen una respuesta precisa.

 

Tras alertar que “cualquier proyección de más de dos semanas es imposible porque no se puede extrapolar al futuro lo que sucede en el presente”, el virólogo e integrante del Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV-2 (PAIS) Humberto Debat sostuvo que “el futuro de la pandemia es un equilibrio complejo en tensión en el cual hay cuatro aspectos centrales que pueden modular lo que suceda”.

“El primero de ellos es la evolución viral. Siempre está la posibilidad de la emergencia de una variante que por su tasa de mutación llegue a lo que se denomina ‘deriva antigénica’, es decir, que no sea cubierta por las vacunas que fueron desarrolladas para el virus originario de Wuhan”, explicó en diálogo con Télam.

En ese sentido, dijo que “en estos meses vimos una disminución de la eficacia de las vacunas frente a las nuevas variantes para los casos sintomáticos pero los niveles de protección para casos severos, internación y muerte se mantuvieron extremadamente altos”.

El segundo aspecto mencionado por Debat es el proceso de vacunación que define como “asimétrico y heterogéneo” a nivel mundial.

“Tenemos a la mitad del planeta como un reservorio del virus donde se sigue replicando y donde puede evolucionar y cambiar; en África, por ejemplo, sólo el 2,3% de la población recibió la primera dosis”, detalló.

En este contexto, el especialista señaló que “además hay un control desigual y bajo de los reservorios en animales, y ya sabemos que el virus puede ser transmitido de humanos a animales, evolucionar ahí y volver, como sucedió con los visones en los Países Bajos”.