Este ejercicio mejora tu memoria y corazón, dice Harvard

Hay un tipo de ejercicio que es el número 1 para los problemas del corazón y, a su vez, beneficia la memoria y cerebro.

Sabemos que el ejercicio cardiovascular es ideal para el corazón, pero también puede serlo para tu cerebro. Y es que, este tipo de ejercicio que hace que el corazón bombee y los músculos se muevan, puede ayudar a retrasar el deterioro cognitivo y a prevenir los problemas de memoria, relacionados con Alzheimer y demencia.

Así lo sugiere un artículo de Harvard Health publicado recientemente.

La Dra. Julie Brody Magid, directora clínica de la Clínica de Evaluación de Trastornos de la Memoria del Hospital McLean afiliado a Harvard, indicó lo siguiente:

No existe una herramienta médica infalible que pueda retrasar la aparición de la demencia y otros problemas de memoria.

Y continúa:

Pero el ejercicio cardiovascular ha demostrado constantemente que ayuda a proteger el cerebro del deterioro cognitivo y quizás incluso mejora el funcionamiento cognitivo si surgen problemas.

¿Cómo estimula el ejercicio cardiovascular el cerebro?

Diversos estudios han demostrado los potentes beneficios del ejercicio cardiovascular para la salud en general, sobre todo ayuda a fortalecer el corazón. Pero ¿Qué tiene que ver con el cerebro?

Según los expertos de Harvard, este ejercicio contribuye a:

  • Promover la salud de las arterias
  • Mejorar el flujo sanguíneo al cerebro
  • Combatir la inflamación (asociada a la demencia)
  • Aumentar las sustancias químicas clave que fomentan el crecimiento de nuevas células cerebrales

Ejercicio para la pérdida de memoria

El ejercicio cardiovascular puede ser un gran aliado, incluso si una persona ya muestra síntomas de pérdida de memoria.

Un estudio publicado el 23 de marzo de 2021 por el Journal of Alzheimer’s Disease analizó cómo el ejercicio cardiovascular afecta a las personas con deterioro cognitivo temprano.

Los investigadores hallaron que, aquellos participantes que siguieron un programa de cardio de moderado a vigoroso de un año de duración obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas, que aquellos que solo hicieron una rutina de estiramiento.

Los participantes, siguieron una rutina de 30 minutos, tres días a la semana durante seis meses y luego pasaron a cinco entrenamientos por semana.

¿Cuánto cardio necesita tu cerebro?

Según Harvard Health esto puede depender de tu nivel de condición física.

Las pautas federales recomendadas son de al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada, cinco días a la semana, dice la Dr. Brody Magid.

Ella sugiere que establezca un régimen que esté aprobado por su médico de atención primaria y que lo cumpla, así como mezclar sus entrenamientos cardiovasculares con intervalos variados y probar actividades nuevas y desafiantes siempre que sea posible.

Entre las opciones de ejercicios para cuidar -al mismo tiempo- el cerebro y el corazón, están: nadar, caminar, hacer senderismo, andar en bicicleta y practicar boxeo.

“Estos ofrecen una combinación de dos por uno para trabajar sus habilidades de pensamiento mientras ejercita su cuerpo”, dice la especialista.

Y finaliza:

La conclusión es que cuando se trata del cerebro y el ejercicio, cualquier movimiento es mejor que ninguno, y cuanto más se mueve, más impulsa y protege su cerebro.