«ESTAFADO» POR UNA CASA QUE REPARA CELULARES EN CONCORDIA

Les llevó un celular para que le cambien el módulo y le cobraron 16 mil pesos. A los pocos días se le partió el módulo, fue a hacer el reclamo y primero se burlaron y después le dieron excusas pero no lo arreglaron ni le devolvieron el dinero, serian varios los damnificados por este comercio, con estas maniobras, por lo que se estarian juntando pruebas entre todos y se solicita efectuar las correspondientes denuncias por estafa.

CASO RECIENTE

Un vecino del barrio LA BIANCA, se puso en contacto con el diario El Sol de Concordia  para informar que fue estafado por una casa de reparación de celulares que está ubicada sobre calle San Luis casi Bernardo de Irigoyen. Dijo que, tras haberle cambiado el módulo de su Motorola, aproximadamente a los 15 días de haberlo hecho, de un momento para otro se le partió el vidrio (módulo) de punta a punta y que los supuestos técnicos, hicieron como el perro que volteó la olla. “Me metieron la mano en el bolsillo”, lamentó.

Mario, un vecino del populoso barrio ubicado en la zona norte deesta ciudad, expresó ante este medio que: “caí en esa casa de reparación de celulares porque vi la publicidad que decía que cambiaban el módulo (vidrio) al instante”, dijo y acotó que “el vidrio de mi Motorola estaba muy cachado, pero funcionaba a la perfección, pero por una cuestión estética decidí cambiarlo. Fue así que lo llevé a esa casa de reparación de celulares ubicada en calle San Luis, casi Bernardo de Irigoyen, bien en la parada de colectivos sobre calle San Luis”, detallo el vecino.

Posteriormente Mario puntualizó que: “este miércoles decidí hacer el reclamo en la casa donde me cambiaron el módulo (vidrio) porque hacía unas horas noté el vidrio partido del celular que es de mi uso personal y les expliqué que de un momento para otro el vidrio se partió en dos, primero se burlaron y luego me pusieron millones de excusas para no reconocer la garantía del trabajo que habían hecho. Obviamente no se hicieron cargo ni del vidrio ni mucho menos de devolverme los $16.000 que me cobraron”, lamentó Mario, al tiempo que expresó: “hice la denuncia en Defensa al Consumidor como corresponde y quiero hacer público esto para que los chantas y sinvergüenzas que se hacen llamar técnicos, no trabajen nunca más engañando ni estafando a los clientes. No quiero que esta gente le haga lo mismo a otro laburante”.

Finalmente, el estafado vecino aclaró que: “estas cosas ocurren porque no hay ningún control ni del Estado ni de nadie porque debería haber controles para que estos chantas no le metan la mano en el bolsillo al laburante. Yo sé que no son todos, hay gente que repara estos aparatos y son gente honesta, pero estos chantas que me estafaron no tienen que seguir jodiendo personas que deposita su confianza en ellos y los terminan estafando, como me hicieron a mí”, rezongó indignado el vecino.