Entre Ríos elige a cinco diputados en escenario polarizado

Habrá siete listas en el cuarto oscuro para elegir a cinco diputados. Marcada puja entre el Frente de Todos y Juntos para saber como se distribuirán las bancas

Según el padrón electoral en Entre Ríos estarán habilitados para votar en las elecciones legislativas de este domingo 1.114.019 electores, los cuales definirán cinco bancas de Diputados en el Congreso Nacional. Para ello se pusieron a disposición 3.365 mesas en 661 escuelas de la provincia, que este año aumentó en un centenar los centros de votación con respecto de 2019, para cumplir con los protocolos sanitarios frente a la pandemia de coronavirus. De acuerdo a lo informado por la Justicia Electoral Nacional también se distribuirán 10 mesas en las unidades penales de la Provincia. La prosecretaria Electoral Nacional, Narubi Godoy, detalló que entre los documentos habilitados para votar están la Libreta Cívica y el último DNI Tarjeta. También el DNI libreta verde, DNI libreta celeste, Tarjeta del DNI libreta celeste En este caso se hizo una necesaria aclaración: “El DNI que dice no válido, puede votar”. No se permitirá el DNI en el celular.

Será la segunda elección del año en el país, luego de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), del 12 de septiembre donde se definieron a los candidatos para renovar la Cámara de Diputados y un tercio del Senado de la Nación. En Entre Ríos, entre siete listas se pondrán en juego cinco bancas de la Cámara Baja con mandato hasta 2025.

Propuestas en danza

En Entre Ríos se votará por un solo cargo legislativo, lo que permite inferir que al haber menos boletas en el cuarto oscuro el recuento de votos será más ágil y sencillo. Los electores podrán optar entre siete listas de diferentes agrupaciones políticas, es decir tres menos de las que se presentaron en las PASO de septiembre. Las candidaturas y las fuerzas partidarias serán las siguientes: Frente de Todos-Lista 501, encabezada por Enrique Cresto y que completan Carolina Gaillard y Tomás Ledesma.

Juntos por Entre Ríos llevará una nueva boleta conformada según los criterios internos de la alianza, luego de que en las primarias se enfrentaran tres fracciones y terminara ganado el espacio liderado por Rogelio Frigerio. Así las cosas, el sector tendrá como cabeza al exministro del Interior, seguido de Marcela Ántola y con la incorporación en tercer lugar del intendente de Chajarí, Pedro Galimberti. La lista tiene el número 502.

El Partido Conservador Popular (PCP), que se instaló como la tercera fuerza provincial, propone a Miriam Müller. Su nómina llevará el número 186.

El Partido Socialista y la Nueva Izquierda, quienes superaron el piso del 1,5% requerido para acceder a las generales, tienen como principales candidatos a Juan Manuel Rossi y Nadia Burgos, respectivamente. La boleta socialista tiene el número 50 y la de la Izquierda, el 68.

Por su parte, el Partido FE que identifica a la dirigente radical Lucía Varisco, presenta el número 77. Finalmente el Movimiento al Socialismo eligió para su lista el número 194: Federico Demarchi representa a este proyecto político.

Doble análisis

De cara a esta contienda es necesario hacer un análisis en dos planos: en el político y en el parlamentario. Los números que dejaron las PASO permiten inferir que es muy probable que se repita el resultado en Entre Ríos, que mostró como ganador a la propuesta de Rogelio Frigerio. Por ende, las expectativas se reducen a saber si se mantiene la diferencia de votos con el Frente de Todos, o en todo caso, si el peronismo con Enrique Cresto a la cabeza logra achicar esa brecha en las generales. Si hoy se repiten los guarismos, Juntos por Entre Ríos se quedarían con tres bancas, mientras que al oficialismo provincial le corresponderían dos. Por ese carril se encuadra la lectura parlamentaria.

En el campo político los comicios de septiembre consolidaron la figura de Frigerio para ser uno de los postulantes a la gobernación a 2023. En menor medida, esa condición también le podría caber a Pedro Galimberti.

Del lado del PJ, con Gustavo Bordet ya sin posibilidad de reelección, son varios los candidatos en danza para sucederlo. Es indudable que Cresto es número puesto para la carrera rumbo al Ejecutivo provincial, pero también es válido admitir que el resultado de los comicios puede incidir en esa decisión a futuro.

Lo que dejaron las PASO

En términos cuantitativos, el mapa entrerriano se pintó casi por completo de amarillo al conocerse los guarismos de las primarias. En el total de la interna Juntos por Entre Ríos obtuvo 402.020 votos, es decir el 49,85% de los sufragios. Al desagregarse los guarismos de la interna, el vencedor fue Rogelio Frigerio (Juntos) que sumó 260.266 votos (64,74%), seguido de Pedro Galimberti, que reunió 127.908 votos (31,82%) y en tercer lugar correspondió a Carlos González, con su espacio Adónde Vamos que obtuvo 13.846 sufragios (3,44%).

Sin internas, el Frente de Todos consiguió 229.140 votos (28, 41%). Como tercera fuerza el espacio Entrerrianos por la vida, el trabajo y la libertad, de Miriam Müller, alcanzó 32.422 adhesiones (4,02%).

El resto de las fuerzas se conformaron con alcanzar el objetivo de pasar el piso proscriptivo del 1,5% del total de los votos válidos para llegar a la instancia de las generales.

La Nueva Izquierda sumó 27.325 votos (3,39%), el Partido Socialista en su interna totalizó 27.773 sufragios (3,44%), de los cuales 16.932 correspondieron a Podemos Entre Ríos y 11.381 a Juntos somos más.

El Partido FE de Lucía Varisco registró 25.681 votos (3,18%), mientras que el Movimiento al Socialismo obtuvo 12.875 sufragios (1,60%).

En esta oportunidad también fueron noticia los votos considerados negativos: hubo 31.060 votos nulos (3,85%) y 18.215 votos en blanco (2,26%).

El escenario nacional

Sin dudas que el distrito que concita mayor interés en estos comicios es la provincia de Buenos Aires. Aunque por su participación en cantidad de electores en el padrón, también será clave lo que suceda en provincias como Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

El gobierno nacional y sus candidatos llegan a esta instancia en desventaja y golpeado por el resultado de las PASO. Después del 12 de septiembre hacia adentro del partido gobernante se produjeron enfrentamientos internos que terminaron con cambios en el Gabinete nacional.

El resultado de las primarias expresó el malhumor de un país que debió soportar aislamientos, caída de trabajo y de ventas, penurias familiares y de todo tipo.

Más de 34 millones de argentinos están convocados a las urnas para renovar el Congreso. El Gobierno peronista tiene el enorme desafío de revertir la derrota que sus candidatos sufrieron en las primarias de septiembre, cuando perdieron a nivel nacional por casi diez puntos frente a la coalición opositora Juntos por el Cambio. La campaña oficialista se concentró en captar el voto de aquellos que no votaron en las primarias, convencidos de que hay ocultos allí al menos dos millones de votos propios. Esta elección de medio término es especialmente relevante para el Gobierno: si pierde, como anticipan los sondeos, verá complicada su agenda legislativa en un escenario de grave crisis económica y la negociación de un nuevo acuerdo con el FMI.

Los argentinos renovarán 127 diputados (de un total de 257) y 24 senadores (de un total de 72). El voto es obligatorio y la elección se realiza mediante boletas en sobre cerrado. Los 24 distritos de Argentina elegirán diputados nacionales, pero solo ocho votarán senadores: Córdoba, Corrientes, Tucumán, Chubut, Santa Fe, Catamarca, Mendoza y La Pampa.

 

One thought on “Entre Ríos elige a cinco diputados en escenario polarizado

Comments are closed.