Elon Musk / Starlink y Bayraktar TB2: 2 éxitos de Ucrania

Si bien el combate es irremediablemente favorable a Rusia, Ucrania tuvo algunos éxitos: Starlink, de Elon Musk, y Bayraktar TB2.

Aquí 2 lecturas muy interesantes de la web india The EurAsian Times.

Por un lado, Haider Abbas, ex Comisionado de Información Estatal de la provincia Uttar Pradesh y especialista en temas internacionales. Él se refiere al hundimiento del buque ruso Moskva:

“Rusia ahora busca lentamente encontrar un consenso de que Moskva no fue destruido por el fuego inexplicable, tal como se declaró oficialmente, sino por los disparos de los misiles Neptune de Ucrania, que hundieron el buque insignia de la flota rusa del Mar Negro.

Es muy probable que Vladimir Putin arremeta contra Occidente para salvar su propia cara.

Debe entenderse que inmediatamente después del inicio de la guerra, Rusia comenzó a destruir todas las torres y servicios de Internet importantes de Ucrania, para provocar un apagón de Internet, y la incomunicación; y es aquí cuando Elon Musk vino al rescate y anunció que su empresa, Tesla, pagaría un salario de 3 meses a los ucranianos que regresaran a luchar contra Rusia desde el exterior.

A las 15 días de este gesto, CNBC informó, el 22/03, que Elon Musk había enviado miles de antenas parabólicas de enlace con el satélite Starlink para mantener el funcionamiento de Internet en Ucrania. Esto se produjo después de la financiación de Francia y Polonia, bajo el control de la Administración Biden.

 

Starlink es una constelación de satélites en órbita terrestre baja (LEO), que se comunican con receptores terrestres designados, es operada por SpaceX, y brinda cobertura de acceso a Internet satelital a 29 países que ya autorizaron su uso. Por ejemplo, República Checa, Suecia, Polonia, Croacia, Lituania, Eslovaquia, Bulgaria y… desde febrero de 2022, Ucrania.

Red Starlink, la ayuda de Elon Musk a Ucrania.

Red Starlink, la ayuda de Elon Musk a Ucrania.

Esto deja en claro que Starlink no es un sistema civil, según lo informado por la agencia alemana DW.com el 22/03. El informe dice que Ucrania utilizó Starlink, de Musk, para ataques con aviones no tripulados, ya que sus satélites están conectando a Ucrania con Internet. Pero el ejército de Ucrania también puede usarlo para guiar drones y atacar tanques y posiciones rusas.

 

Esto ha sido confirmado por la forma en que se hundió Moskva. Es posible que los civiles lo hayan utilizado para sus fines personales, pero el principal objetivo de EE. UU. fue ayudar a Ucrania a enfrentarse a Rusia con un suministro ininterrumpido de Internet, lo que Ucrania también ha hecho con éxito hasta ahora.

 

Rusia seguramente estará ‘lamiendo sus sus’, ya que Moskva fue uno de los buques de guerra más prestigiosos del arsenal ruso. También ha salido a la luz que Moskva llevaba 2 ojivas nucleares.”

Los drones

El otro material fue preparado por Prakash Nanda, periodista veterano, ex miembro nacional del Consejo Indio para la Investigación Histórica y ganador de la Beca del Premio de la Paz de Seúl, Miembro Distinguido del Instituto de Estudios de Paz y Conflictos, autor de varios ensayos:

 

“Más allá del resultado final de la guerra entre Rusia y Ucrania, el hecho de que los rusos todavía estén en el campo de batalla, casi 2 meses después de la invasión de Ucrania, ha causado un daño considerable a la destreza militar y la moral de Moscú, y ocupará un lugar destacado en los escritos de historiadores militares en los próximos años.

 

El papel que los drones han jugado en la guerra entre Rusia y Ucrania hasta ahora también se convertirá en un hito histórico si se cree en los expertos militares.

 

Se cree que los drones (UAV/UCAV) están reescribiendo las reglas de esta guerra. Tal como dice John Parachini, investigador militar de Rand Corporation: “El tanque fue clave en un momento, pero ahora los drones pueden ser el sistema de armas más decisivo”.

 

También se dice que, hasta ahora, en esta guerra de drones, Ucrania lo hizo mucho mejor que Rusia. La flota de drones militares de Ucrania —algunos son regalos militares de países aliados, otros son modelo Bayraktar TB2, importados de Turquía— ha sido utilizada por los ucranianos para destruir los vehículos de reabastecimiento rusos y lanzadores de misiles tierra-aire.

 

Según se informa, fueron los vehículos aéreos no tripulados ucranianos los que repelieron con éxito el intento de Rusia de apoderarse del aeropuerto cerca de Kiev.

 

Sin embargo, es una gran sorpresa para los expertos que a Rusia le haya ido tan mal en la guerra contra los drones porque, cuando intervinieron en Crimea en 2014, los drones rusos se integraron muy bien en las tácticas de campo de batalla del ejército ruso. Pero esta vez, los rusos no han tenido ni de cerca su anterior nivel de éxito con sus drones.

 

La contabilidad cuidadosa en el movimiento de inteligencia de código abierto ha mostrado pérdidas significativas, con 26 drones rusos derribados o capturados en el momento de la estimación (mediados de abril).

 

Curiosamente, Ucrania no tenía ningún poder de drones en 2014 cuando Rusia recuperó Crimea. Pero, desde entonces, ha ensamblado metódicamente un conjunto de drones modestos pero altamente capaces.

 

La columna vertebral de la flota, con unas 300 unidades desplegadas, son los drones de reconocimiento A1-SM Fury y Leleka-100, ambos diseñados y fabricados en Ucrania.

 

Pero el más letal y eficaz ha sido el dron turco Bayraktar TB2, un volador aéreo de combate con una envergadura de 12 metros y un armamento de 4 bombas guiadas por láser.

Bayraktar TB2.

Bayraktar TB2.

Estos drones están destinados específicamente a destruir tanques, sistemas de misiles tierra-aire y puestos de mando.

 

Se dice que estos drones turcos no solo son efectivos, ya que demostraron su valía en la guerra de 2020 entre Armenia y Azerbaiyán, sino que también son bastante económicos, entre US$ 1 millón y US$ 10 millones en comparación con las decenas de millones de los drones de combate más conocidos, como el MQ-9 Reaper, columna vertebral de la flota de drones de combate de la Fuerza Aérea de EE. UU.

 

¿Por qué Rusia no usa su arsenal contra Ucrania?

 

No es que Rusia no tenga potentes drones. El arsenal ruso incluye drones formidables como

  • Zala Kyb, que es una “munición merodeadora” que puede sumergirse en un objetivo y explotar;
  • Sukhoi S-70 Okhotnik-B (Hunter),
  • Grom (Trueno),
  • Altius-U,
  • Kronstadt Sirius,
  • Kronshtadt Orion,
  • Granat 1, 2, 3, 4;
  • Takhion,
  • ENIKS (Eleron-3),
  • Orlan-10 y
  • Leer-3.

Los drones rusos más comunes utilizados en Siria y Ucrania son el Eleron-3 y el Orlan-10.

Eleron-3.

Eleron-3.

Rusia ha estado confiando en sus sistemas de guerra electrónica (EWS) para interferir a los drones enemigos. Estos sistemas llenan el aire con energía de radiofrecuencia, aumentando el umbral de ruido hasta tal punto que el dron no puede distinguir las señales de control del piloto remoto.

 

Otra técnica estándar contra drones es enviar señales falsas al dron, siendo las más comunes señales de GPS falsas (“falsificadas”), que desorientan al volador. Rusia también utiliza el sistema de misiles tierra-aire (SAM) Pantsir-S1 como interceptor de misiles de crucero y destructor de los UAV.

 

Sin embargo, tanto en Siria como en Armenia, al EWS ruso le fue mal frente a los Bayraktar TB2 turcos (utilizados en gran medida por Azerbaiyán). Si se usan en grupos grandes, los UCAV Bayraktar TB2 podrían degradar las defensas aéreas enemigas. Invariablemente lograron neutralizar los radares Pantsir-S1.

 

Además, las nuevas tecnologías en los drones más nuevos que utilizan los ucranianos incluyen nuevas funciones. Al detectar una señal de interferencia, el dron podría cambiar a frecuencias que no están bloqueadas. Además, si sigue sin poder restablecer la conexión, el dron funciona de forma autónoma con una serie de maniobras preestablecidas hasta que se puede restablecer la conexión.

 

No es que Rusia, un fabricante militar líder, no haya aprendido estas lecciones. Rusia tiene redes muy bien establecidas de tecnólogos militares que monitorean los últimos desarrollos tecnológicos en los países adversarios y encuentran medios no solo para superar sus deficiencias sino también para sobresalir por encima de ellas.

 

A pesar de su enorme base doméstica, el ejército ruso necesita tecnología extranjera. Se ha visto que en cada uno de sus principales vehículos aéreos no tripulados hay componentes, módulos GPS, piezas electrónicas, cámaras y motores de la República Checa, Francia, Alemania, Israel, Japón, Sudáfrica, Corea del Sur, España, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos, señala el analista estadounidense Roger McDermott.

 

Según él, aunque es probable que estas dependencias extranjeras disminuyan su provisión en el futuro, a medida que la industria de defensa nacional se ajuste a estas realidades, los programas de I + D existentes en UAV y particularmente UCAV deberán superar su lentitud para producir resultados.

 

Según McDermott, “a nivel operativo y táctico, las operaciones militares rusas durante la fase inicial de su invasión de Ucrania involucraron numerosos errores y errores de cálculo.

Modelos varios de drones rusos.

Modelos varios de drones rusos.

Igualmente, parece que el diseño operativo ruso no se centró en la explotación de las capacidades militares de alta tecnología, y esto se extendió al uso limitado, esporádico e ineficaz de las plataformas UAV y UCAV”.

 

Este punto también lo señala el analista de defensa independiente israelí Guy Plopsky:

 

“Los rusos no parecieron explotar el éxito parcial de sus ataques iniciales con misiles y los siguieron con grandes paquetes de ataques de ala fija. Una explicación es que los rusos probablemente sobreestimaron sus capacidades y subestimaron a los ucranianos. Es posible que hayan creído que sus fuerzas terrestres podrían capturar objetivos clave rápidamente y que, por lo tanto, no sería necesario el uso extensivo de la aviación táctico-operativa. Esto está respaldado por el hecho de que la fase inicial de los ataques de artillería y aviación con misiles que precedieron a la ofensiva terrestre fue bastante breve. Muchos analistas esperaban que fuera mucho más largo e intenso. La aparente renuencia posterior a comprometer un gran número de aviones tácticos puede deberse a posibles temores de sufrir pérdidas excesivas”.

 

Sin embargo, ahora que la lección ucraniana ha resultado muy costosa para los rusos, pueden pensar mucho más seriamente en usar los sistemas no tripulados en la ofensiva y contrarrestar los sistemas adversarios en su defensa aérea táctica en guerras futuras.”