El mundo será de los hongos (o casi)

Los hongos son la materia prima del futuro: biocombustibles, alimentos y hasta la indumentaria que viene.

Hongos no son plantas ni animales aunque en el reino de la naturaleza se les trata desde la antigüedad como vegetales cuando tienen más cercanía filogenética con los animales. Hay organismos que parecían hongos pero no lo eran, y organismos que no lo parecían pero sí lo eran.

Si bien hay hongos comestibles, la mayoría pueden infectar a plantas o animales o humanos, perturbando su equilibrio interno y enfermándolos. Pero vayamos a los hongos útiles: 90% agua y 10% de materia seca, de la que 27% a 28% son proteínas, 60% son carbohidratos (fibras dietéticas) y el resto son lípidos (ácido linoleico).

El contenido de minerales en los hongos comestibles varía entre 6% y 11% según la especie (calcio, potasio, fósforo, magnesio, zinc y cobre). Los hongos comestibles son ricos en riboflavina (B2), niacina (B3), y folatos (B9).

Lucía Ramírez, profesional de la Universidad Pública de Navarra (España), grupo de Investigación Genética y Microbiología, escribió en The Conversation que

  • El ‘hombre de las nieves’, Ötzi, descubierto en la frontera ítalo-austriaca, llevaba, hace más de 5 000 años, hongos secos en su equipaje como apoyo medicinal.
  • La medicina tradicional china e india utilizan hongos, y especies como ‘Ganoderma lucidum’ son la base de investigaciones para encontrar glucósidos anticancerígenos.
  • Para transformar el modelo alimentario en un sistema sostenible e impulsar la economía circular, los hongos tendrán un rol importante.
Variedades de hongos: no todos son comestibles.

Variedades de hongos: no todos son comestibles.

El detalle

En el grupo de investigación de Genética, Genómica y Microbiología GenMic, de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), llevan 30 años trabajando en la biología, genética y genómica de las setas u hongos.

Ramírez explica que hay 2 grupos de hongos:

  • los ascomicetos, organismos unicelulares (levaduras) o filamentosos (mohos), y
  • los basidiomicetos, que producen cuerpos fructíferos grandes (setas) asociados a plantas, formando micorrizas.

Los ascomicetos han sido ampliamente estudiados: levadura del pan, del vino y la cerveza. También los hongos productores de antibióticos, tales como la penicilina, y la ciclosporina o la lovastatina, utilizada contra el colesterol.

Los basidiomicetos son mucho menos conocidos, y ella los estudia en busca de nuevos fármacos y productos industriales, encontrándolos en el suelo, o sobre los troncos de los árboles.

El mayor organismo vivo identificado en la tierra es un hongo basidiomiceto (Armillaria ostoyae) cuyo micelio -conjunto de hifas que forman la parte vegetativa de un hongo-cubre una superficie de más de 900 hectáreas en un bosque de Oregón, USA.

La idea es explorar una variedad de enzimas y de metabolitos secundarios producidas por basidiomicetos para producirlas y usarlas en aplicaciones industriales o farmacéuticas.

Para esto trabajan con el Joint Genome Institute, de la Universidad de California, en proyectos de secuenciación genómica y metagenómica de basidiomicetos.

Son alimentos ricos en proteínas y altamente apreciado en gastronomía pero muchas especies aún no se pueden cultivar: boleto, níscalo y la trufa negra, por ejemplo.

Sí se ha logrado con el champiñón, la seta ostra, la seta de cardo, el Shiitake.

Falta mucho por investigar aún sobre organismos más cercanos al mundo animal que al vegetal.

Falta mucho por investigar aún sobre organismos más cercanos al mundo animal que al vegetal.

Otros usos

La seta ostra es un hongo de podredumbre blanca que degrada la lignina de la madera, dejando la celulosa accesible al ataque por otros microorganismos y enzimas. Pero la lignocelulosa es el principal depósito de carbono sobre la Tierra. El tratamiento biológico de estos residuos vegetales y forestales permitirá la obtención de biocombustibles de 2da. generación.

Otro avance es la utilización de hongos para producir alternativas al cuero en la fabricación de complementos y líneas de moda. En la misma semana de marzo 2021 ocurrieron 2 acontecimientos fundamentales:

  • la que la firma de moda francesa Hermès presentó su primer artículo hecho de cuero vegano, creado a partir de micelios —fibras que integran los cuerpos vegetativos de los hongos— en colaboración con la start-up MycoWorks,
  • la casa de modas británica Stella McCartney difundió las primeras prendas de ropa creadas a partir de la biotecnología textil: Mylo, cuero vegano generado en laboratorio a partir de micelios por la la compañía estadounidense Bolt Threads.

En el caso de la empresa californiana MycoWorks, moldea las fibras de los hongos para crear materiales sostenibles de gran resistencia, sustituto perfecto del cuero animal.

No es cuero, es un material a partir de fibras de hongos, desarrollo de MycoWorks para Hermès.

No es cuero, es un material a partir de fibras de hongos, desarrollo de MycoWorks para Hermès.

La casa de la hija de Paul McCartney y Linda Eastman explicó:

  • Cuando Stella McCartney se fundó hace 20 años, trajimos conciencia a la industria de la moda como la primera firma de lujo que nunca recurrió al uso del cuero, las plumas, al pelo de los animales ni a sus pieles”.
  • “Inspirándonos así en nuestra V de Vegano de nuestro manifiesto de la A a la Z, y comprometidos a nunca transgredir el atractivo ni la sostenibilidad de nuestras colecciones, siempre hemos avanzado hacia el futuro sobre una base cimentada en la innovación”.
  • “Sorprendentemente similar en su apariencia y calidad a los productos animales, el Mylo es un material con un menor impacto ambiental gracias a una estructura que no se encuentra basada en el petróleo, a diferencia de la mayoría de las opciones sintéticas actuales. Podría reducir la extracción de los combustibles fósiles y menos plástico terminarían en los vertederos y en los océanos”.
No es cuero, es un tejido llamado Mylo, a partir de hongos.

No es cuero, es un tejido llamado Mylo, a partir de hongos.