El juicio en las sombras, los contratos truchos y la suerte de los fiscales que depende de los tres referentes más importantes de la política de los últimos tiempos

Paralalemente y con mucho menos bombo que el juicio que apunta a Sergio Urribarri y a su cuñado Juan Pablo Aguilera (y por rebote a varios funcionarios y empresarios), se juega otro más silencioso, con bajo perfil, pero de altísimo impacto institucional.

Cómo una derivación de la causa de los contratos truchos y la década ganada (o robada). Otra “perlita” más que habla a las claras de la “calidad institucional” de Entrezuela. Hay una causa de la que se habla poco. Sin fotos, sin filmaciones y casi sin titulares. Están en el banquillo los fiscales.- Algo así como los cazadores cazados. El “juri” estaría por abrirse (al menos para Goyeneche).

Según informaciones extraoficiales, el Procurador General Jorge García estaría rodeado luego de la denuncia de los abogados Rúben  Pagliotto y Guillermo Mullet (plantea que no se le debe hacer Juri y si juicio político.).

Su mano derecha, la Fiscal Adjunta Cecilia Goyeneche, tendría la suerte echada y avanzarían a su respecto, por cuestionamientos de su actuación en relación a los tan famosos contratos truchos. Más allá del desenlace que nos pasaron como “fija” (que la van a enjuiciar, y encontrarían mérito para eso), lo cierto y concreto es que ambos dependen totalmente de la política. Pero más concretamente de tres líderes del PJ, que son “los dueños del poder”.

Nada más ni nada menos que de los últimos tres Gobernadores. Sino fíjense: El Jurado de Enjuiciamiento está integrado por los vocales del Superior Tribunal de Justicia (STJ) Martín Carbonell, (puesto por Bordet y de Excelente relación con Bordet) Daniel Carubia (puesto por Busti y de excelente relación con Busti) Claudia Miazawak; (puesta por Urribarri y de excelente relación con Urribarri; el senador Armando Gay (PJ); (pueto por Bordet y de excelente relación con Bordet) y el diputado Gustavo Zavallo (PJ) (puesto en la lista por Busti y de excelente relación con Busti); y los abogados Luis María Campos y Sonia Rondoni.

“Si Bordet y Busti juegan un poquito para Urribarri equilibran las fuerzas, porque después de todo, si Urribarri habla van todos presos”, se le escuchó decir a un avezado operador que tiene buena llegada con los tres. Es por eso, que en el mundillo político, dicen que lo de Goyeneche va muy mal para ella.

¿Y muy bien para la política y para los tres últimos gobernadores?