El jefe de la banda de Los Monos tenía dos teléfonos de línea en su celda de la cárcel de Marcos Paz

Se trata de Ariel “Guille” Cantero. El hallazgo se produjo tras una requisa de la policía bonaerense en el penal de máxima seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Un hallazgo sorprendente sacudió el penal de máxima seguridad de Marcos Paz y dejó al descubierto la impunidad con que se maneja el mundo delictivo con la complicidad de las autoridades. Dos teléfonos de línea y uno público fueron encontrados en las últimas horas en la celda que Ariel “Guille” Cantero, el jefe de la narcobanda “Los Monos”, ocupa en el Complejo Penitenciario Federal II de la localidad bonaerense de Marcos Paz.

Cantero está siendo juzgado en la ciudad de Rosario por 12 ataques a balazos contra sedes de la Justicia provincial y viviendas de jueces.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Santa Fe confirmó que el hallazgo se produjo en las últimas horas tras una requisa realizada por personal de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en la celda de Cantero en esa cárcel provincial, informó la agencia de noticias oficial Telam.

La requisa fue solicitada por los titulares de la Unidad de Flagrancias de Rosario, los fiscales Franco Carbone y Federico Rébola.

Los fiscales sospechaban que Cantero fue el instigador de la última balacera contra la sede judicial ocurrida el jueves último, el día anterior al inicio del juicio oral que lo tiene como uno de los acusados de otros 12 ataques a tiros contra edificios judiciales y viviendas de jueces.

“Guille” Cantero en el juicio por asociación ilícita. Detrás, su hermano “Monchi”. (Foto: Télam).

Fuentes judiciales citadas por Télam dijeron que Cantero se encuentra en ese penal de máxima seguridad federal bajo el sistema de Resguardo de Integridad Física (RIF).

Este modelo establece un alojamiento monitoreado todo el día, con 23 horas encerrado en su celda y una hora de salida para recreación, pero sin mantener contacto con otros presos de la unidad carcelaria.

Cómo fue la requisa

La requisa fue realizada por personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Mercedes. En el operativo se determinó que dentro de la celda había un teléfono público y dos teléfonos de línea, uno para Cantero y otro para el otro preso, explicaron las fuentes.

El Ministerio Público de la Acusación santafesino informó que los fiscales Carbone y Rébola solicitaron ahora un peritaje para establecer las llamadas entrantes y salientes de las tres líneas halladas. El objetivo es determinar si de allí se originaron las directivas para perpetrar el ataque contra la sede judicial.

Los privilegios de Ariel “Guille” Cantero

Cantero está siendo juzgado desde el último viernes como instigador de 12 balaceras contra edificios judiciales y viviendas particulares de jueces.