Paginas vistas

  • 115.834 Análisis Litoral

DISCOLOS COMPAÑEROS, PACTOS POLITICOS Y FUTURO INCIERTO

 

Frigerio hace apenas ocho años se asoció electoralmente con Jorge Busti, el jefe político del que desciende casi toda la dirigencia peronista de Entre Ríos.

 

Previo 12 de septiembre se cocino a fuego lento un entretejido de un complejo tablero de ajedrez , con traiciones y diversos acuerdos para esta primera instancia sin perder de vista al periodo 2023-2027.

En el “Frente de todos” se precipitaron las cosas, cuando desde el gobierno tuvieron “los primeros números de encuestas” allá por el mes de mayo, cuando asomaba con mas presencia en el armado Rogelio Frigerio, ya como “marca impuesta” principalmente en el corredor del rio Uruguay, el presidente Alberto Fernandez empezó arrimando presiones al gobernador Gustavo Bordet , como interlocutor directo ( Cristina no dialoga con Bordet, por desavenencias anteriores) para que defina los candidatos .

A su ves Bordet tenia en mente algunos nombres;  sin mucho consenso en el gobierno nacional para esta instancia, sugerencias de varios sectores y quizás acuerdos previos con Cresto , no lo consideraban en principio.

Gustavo Bordet llegó al poder en 2015 en la misma elección en la que ganó Macri en Entre Ríos. Y en 2019 fue reelecto con el 57% de los votos, cuatro meses antes de que Macri volviera a ganar en la provincia, aun con todos los indicadores económicos en contra. En Entre Ríos viene ganando Macri y Bordet, un peronista no kirchnerista y denostado por Cristina.

Enrique Cresto se la vio venir , ya que entendía que su nombre no estaba instalado en la provincia, a lo que como buen militante y sabedor de la coyuntura actual, seria inapropiado medirse con Frigerio en este momento, con el conocimiento de algunos números previos debe haber imaginado que este seria un esmerilado a sus pretensiones de postularse para la gobernación en 2023.

Es conocido todo el proceso que conto , con el visto bueno de la vice presidenta y sin importar que pueda hipotecar su futuro no le quedo mas remedio que ser el candidato elegido , cuando llego a murmurar ” no tuve mas remedio que aceptar la designación

El derrotero de Frigerio

Frigerio, supo atar acuerdos y con buen olfato en distintos sectores de la provincia a fuerza de compromisos futuros , con un peronismo desencantado con la falta de conducción y liderazgo de Bordet, que nunca supo aglutinarlos , carente de todo perfil militante tendrá que asumir una vez mas la carencia del manejo territorial, además por que tiene que cargar  con el desgaste acumulado de dos décadas de gobierno en la provincia. Y algunos de esos militantes y dirigentes que se consideran “mal pagos por el peronismo” ven en Frigerio una alternativa de poder, con un perfil personal “no gorila” que facilita la digestión del pase a un frente con macristas, radicales, liberales y conservadores.

El precandidato del PRO suma todo lo que puede a su proyecto para 2023, acepta liberales, evangélicos, conservadores y, claro, la mayor cantidad de peronistas posibles- Alasino, Moine, Martinez Garbino, Leisa etc etc mas los lideres de pequeños poblados desencantados con el gobierno provincial.

De darse lo que estaría anticipando el olfato periodístico y algunas encuestas que subyacen por las redacciones  -que le daría un triunfo en las PASO- es un problema para el PJ entrerriano. No sólo por la histórica disposición de muchos dirigentes peronistas para correr en auxilio del vencedor, sino por el predicamento que el ex ministro de Macri pueda obtener en franjas del electorado independiente que ha votado a un peronismo no kirchnerista, como el de Bordet.

Como muestra sirve la motivación del ex diputado Alejandro Bahler quien se reunió con un hombre del equipo de campaña del precandidato a diputado nacional, Rogelio Frigerio. Se trata del actual diputado provincial, Manuel Troncoso, haciendo publica su intención de volver a presentarse en 2023 como candidato a intendente por Concordia.

En esa ocasión tanto el ex legislador Alejandro Bahler, como el actual diputado provincial, Manuel Troncoso, hombre de confianza del ex ministro del Interior Rogelio Frigerio, señalaron que los une el interés de cambiar la actual situación en que estamos inmersos los argentinos, aparte de “poner un límite al kirchnerismo en la legislatura nacional”, dijo por su parte Troncoso.

Rogelio Frigerio, en cambio, no se niega a nadie. Busca sumar todo lo que pueda y a nadie dice que no. Del color que sea. No se miden virtudes ni prontuarios. No se evalúa si algunas sumas pueden terminar restando.

En su campaña para las PASO del 12 de septiembre, que lo tiene como primer precandidato a diputado nacional de una de las listas en la interna de Juntos por Entre Ríos, el ex ministro de Mauricio Macri empezó a montar el frente con el que pretende pelear la gobernación en 2023.

Pero Frigerio tiene su propio ejército de pañuelos celestes. Y su propia Müller, que se llama Evangelina y va como primera candidata suplente en su lista. Proviene de un grupo vecinal de San José y fue propuesta por Una Nueva Oportunidad (UNO), el brazo político del movimiento evangélico, que busca sumar legisladores propios en el todo el país.

Es otra cosa nueva, algo que no tenía Benedetti en 2019. Dicen que los evangélicos poseen una presencia importante en algunas regiones de la provincia, sobre todo en la costa del Uruguay, desde el centro hacia el norte. Frigerio tuvo hace poco una reunión en Federal con cinco pastores que dejó entusiasmado a su equipo de campaña.

Todo suma. En esta edificación electoral es un detalle menor que Benedetti, número tres en la lista, haya votado a favor de la legalización del aborto.

La mayor diferencia en esta nueva construcción política de Cambiemos, Juntos por el Cambio, Juntos por Entre Ríos o como vaya a llamarse en 2023, está en la vocación de Frigerio de reformular el frente opositor con un fuerte componente peronista. El límite aquí es el kirchnerismo más duro, lo que no supone una gran restricción dado que en Entre Ríos los incondicionales de Cristina Fernández no tienen un desarrollo importante. Por eso es que en la provincia ha ganado Macri en todas las elecciones nacionales desde 2015. Frigerio no ofrecería reparos para incorporar también a kirchneristas. Pero tiene claro que en octubre de 2019 Macri pudo remontar en Entre Ríos gracias a una campaña que apuntó a que “no vuelva Cristina”.

 

En el equipo de campaña de Frigerio piensan que están dadas las condiciones para sumar apoyos de ese peronismo moderado.

Observan que buena parte de la dirigencia del PJ “está cansada del clan peronista, de tipos que se han aburguesado y se han pasado la posta
sin hacer ninguna transformación de fondo en la provincia”.

Muchos militantes y dirigentes se sienten mal pagos por el peronismo. Están cansados de “las mismas familias manejando todo”  ; pero incansables ,  siempre van por todo,  ante la pasividad política de los excluidos.

El peronismo entrerriano tiene múltiples conflictos . Muchos peronistas de Paraná y Paraná campaña, por ejemplo, arrastran un extendido rechazo hacia las referencias de Concordia, que siempre terminan poniendo a los candidatos. Los radicales pueden dar fe de las virtudes de Frigerio para sacar provecho de viejas internas irresueltas.

Una eventual consolidación de Frigerio hacia 2023 -que le daría un triunfo en las PASO- es un problema para el PJ entrerriano. No sólo por la histórica disposición de muchos dirigentes peronistas para correr en auxilio del vencedor, sino por el predicamento que el ex ministro de Macri pueda obtener en franjas del electorado independiente que ha votado a un peronismo no kirchnerista, como el de Bordet.

A %d blogueros les gusta esto: