Dieta mediterránea, cerebro y próstata: Descubren esto

Nuevos estudios reafirman que la dieta mediterránea es la mejor, no sólo para el cerebro, también para la salud sexual del hombre.

La dieta mediterránea es un tipo de alimentación basado en la cocina tradicional de la cuenca mediterránea, considerada una de las dietas más saludables del mundo. De hecho, nuevos estudios sobre beneficios para el cerebro y la próstata así lo reafirman.

Esta dieta disminuye el consumo de los alimentos procesados y carnes rojas, y se enfoca en las frutas y verduras frescas, nueces y semillas, cereales integrales saludables y aceite de oliva extra virgen.

Pero ¿Cuáles son los beneficios de la dieta mediterránea? Estos nuevos hallazgos de la ciencia pueden responder la pregunta…

Dieta mediterránea y cerebro

Uno de los hallazgos más recientes es que la dieta mediterránea ayuda a mejorar las funciones cognitivas y la memoria.

La revista ‘Clinical Nutrition’ ha publicado los resultados de un estudio que ha seguido a un grupo de 487 voluntarios, con edad media de 65 años, quienes presentaban sobrepeso y obesidad y, al menos, tres criterios de síndrome metabólico.

Los investigadores analizaron, a través de test neuropsicológicos, el estado cognitivo de los voluntarios al inicio del estudio, al cabo de uno y de tres años.

Descubrieron que “más adherencia a la dieta Mediterránea implica una mejora más grande en cognición”, explica Natàlia Soldevila-Domènech, primera firmante del trabajo.

Sin embargo, en el estudio aclaran que estos efectos beneficiosos “no llegan a todo el mundo por igual”. Las mujeres, las personas de más edad, las que tienen un menor nivel educativo y aquellas con diabetes tipo 2 son los que obtienen menos beneficio.

El estudio fue realizado por investigadores del Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques (Imim-Hospital del Mar), del Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (Idibell) y del Hospital de Bellvitge.

Dieta mediterránea y próstata

Otro estudio reciente, asoció la dieta mediterránea con mejoras en la salud de la próstata, sobre todo, para aquellos que sufren disfunción eréctil.

La investigación fue presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés). e incluyó a 250 hombres con presión arterial alta y disfunción eréctil.

“En nuestro estudio, consumir una dieta mediterránea se vinculó con una mejor capacidad de ejercicio, arterias y flujo sanguíneo más saludables, niveles más altos de testosterona y mejor rendimiento eréctil”, explica el autor del estudio, Athanasios Angelis de la Universidad de Atenas.

Y continuó: “Si bien no examinamos los mecanismos, parece plausible que este patrón dietético pueda mejorar el estado físico y el rendimiento eréctil al mejorar la función de los vasos sanguíneos y limitar la caída de testosterona que ocurre en la mediana edad”.

La dieta mediterránea podría desempeñar un papel en el mantenimiento de varios parámetros de la salud vascular y la calidad de vida y en hombres de mediana edad con hipertensión y disfunción eréctil.

Dieta mediterránea: Menú rápido

  • Almuerzo: Comer una ensalada a base de cereales o legumbres, por ejemplo, ensalada de farro con verduras, espolvoreada con queso feta griego y rociada con vinagreta
  • Meriendas: Las nueces son una excelente opción, siempre y cuando controles sus porciones, ya que pueden tener muchas calorías.
  • Cena: Salmón con salsa de uvas asadas, una colorida mezcla de uvas rojas asadas, pimientos rojos, pimientos verdes, cebollas rojas, jugo de limón y cilantro.
  • Postre: Frutas frescas, enteras, en rodajas o asadas a la parrilla, o en una combinación de granola integral con ricotta y ralladura de naranja.