Paginas vistas

  • 115.835 Análisis Litoral

Cuando el Pueblo hace tronar el escarmiento

Por Rubén Bonelli (*)

Miro, escucho, siento, analizo y sin el diario del lunes, me puedo dar la licencia y el derecho que me dan los casi 50 años de pertenencia al movimiento nacional de hacer algunas sugerencias. Porque debo decirlo, hace un tiempo lo venimos analizando con otros compañeros lo que viene sucediendo en el peronismo entrerriano. La derrota electoral de hace apenas unas horas, precipita, confunde y duele, en donde tampoco y seguramente no faltarán pases de facturas.

Si junto a un grupo de compañeros venimos transitando casi las mismas opiniones y la dirigencia ni se enteró, es porque hay un divorcio que nos impide comunicación, es decir, ellos viven una realidad que no necesariamente es la nuestra. Para ser escueto y como punto de partida digo que: no se puede cambiar una realidad que viene desde hace 25 años en apenas dos meses y lo fundamento. Porque en este cuarto de siglo, el peronismo entrerriano ha tomado ribetes impensados. A saber, se sustituyeron las internas partidarias. Cerrado las unidades básicas. Se impuso un único discurso. Se realizaron actos en donde hablan los dirigentes. Han transformado al militante artesanal por una militancia rentada y al servicio del dirigente, también desde hace años. Por todo ello, y muchas cosas más es que lo primero que debería hacerse es:

Comenzar a pensar verdaderamente qué clase de peronismo queremos.

Terminar con el discurso único dirigencial y también con los discursos vacíos de contenidos.

Abrir y democratizar no solo el partido que ha servido de herramienta a intereses de unos pocos.

Abolir las tan mentadas “listas de unidad”, digitadas entre cuatro paredes, con el aval de agrupaciones fantasmas sin trabajo territorial como La Cámpora.

Algunos dirigentes que son profesionales y que ya cumplieron su ciclo, que se dediquen a lo que estudiaron o capacitaron. Ellos pueden vivir de su profesión como abogados, médicos, contadores, etc.

El Pueblo necesita militantes y dirigentes consustanciados con sus problemas reales y no marketineros de las redes sociales.

Tener la grandeza de capacitar y formar en calidad a los jóvenes que se arriman y suman a la política.

El Pueblo es sabio. Ayer domingo dio una señal de que todo no está bien. Hay cosas que seguramente se deberán ajustar y no hacerse los distraídos y echarle la culpa a la pandemia o a los talibanes.

Insisto, no se puede cambiar en unos días, lo que no se hizo durante años. En la dirigencia está la responsabilidad de estar a la altura de las circunstancias. No le pidan a la militancia barrial que se inmole en estos días por algo que no sienten. Ellos saben de los discursos y bolsillos vacíos y como hijos del pueblo saben perfectamente detectar a las castas que nada tienen que ver con el sentir peronista.

 

(*) Ex delegado de la Subsecretaría de Derechos Humanos de Concordia. Ex miembro del Consejo Departamental del PJ Concordia y miembro de la Mesa Nacional del Movimiento Peronista Auténtico

A %d blogueros les gusta esto: