Contratos para todos y todas en la Legislatura entrerriana, anticipa cuestionamientos

Los legisladores del oficialismo fueron convocados este lunes a las 19 horas en el CPC por el primer mandatario provincial para tratar en particular el tema de los contratos de los “asesores” y el aumento descarado de la partida presupuestaria que aprobarán próximamente.

Los legisladores del oficialismo fueron convocados este lunes a las 19 horas en el CPC por el primer mandatario provincial para tratar en particular el tema de los contratos de los “asesores” y el aumento descarado de la partida presupuestaria que aprobarán próximamente, ejecutando el «plan platita” (en el bolsillo no de los humildes) ideado por Bordet. Tomaron vino “Trumpeter” pese a la hora un poco más de media tarde (cómo se sirve en la casa de cualquier trabajador) y comieron sanguchitos, los que no fueron proveídos por el famoso “sanguchito” concordiense.

Faltaron cinco diputados: Julio Solanas, José Orlando Cáceres, Mariano Rebord, Mariana Farfán y Juancho Huss (fanático de River, pidió cambio de horario de reunión porque a esa hora jugaba el millonario con Argentinos Juniors, cómo le dijeron que no podían pegó el faltazo). Ni Cáceres ni Solanas, curiosamente, figuran como coordinadores de campaña designados por Kueider.

Aparentemente el resultado de la tertulia para Bordet fue altamente satisfactorio. Se aseguró que todo le saldrá “impecable”, tal como lo tiene previsto. El presupuesto ayer tomó estado parlamentario y saldrá como llegó, “con fritas”, le prometieron.

Si bien algunos ensayaron una muy tibia resistencia hacia el aumento de la pauta para publicidad, (que maneja en las sombras Kueider y cía.), cuando Bordet los amenazó que si la tocaban dejaba sin efecto “la de los contratos”, todos se fueron al mazo. “No hay problema, no hay problema”, espetaron asustados y complacientes. Por el contrario, se terminaron escuchando palabras de agradecimiento.”Gracias Gustavo”

En una parte, Sergio Castrillón habría dicho “yo no voy a poner plata de mi bolsillo para la campaña, ni un mango en La Paz, si quieren que me mueva tienen que poner plata de las tantas cajas que hay”, reclamo que habría sido acompañada unánimemente por los presentes.

Estableció con ese antecedente audaz, el Gobernador, y como piso a las paritarias, que viene el cien por cien de aumento. “Es fácil, nos dijo una gremialista de AGMER, “si tienen plata para aumentar cien por ciento a los ñoquis, con mucho más razón tendrán entonces dinero para aumentarnos a nosotros en la misma proporción”.

Uno de los colaboradores de GB comentó orgulloso sobre el éxito de la reunión: “Si bien faltaron algunos vinieron casi todos, llegaron y se fueron por el mismo camino, pero siendo bastante más caros” (el doble)
En tanto la oposición, sigue al pie de la letra la estrategia de marketing de Frigerio: hablar todo el tiempo de Cristina, Alberto, etc. haciendo de cuenta como que en la provincia gobiernan los extraterrestres. Quedó “mutis”, no dice nada ni dijo nada ni tampoco dirá nada.

Parece que se olvidó Frigerio que mientras almorzaba hace algunas semanas en el programa de Mirtha Legrand denunció a viva voz: “El Estado deficitario es el principal problema que tiene la Argentina, y la política también tiene que hacer un esfuerzo; nuestro presupuesto está plagado de gastos innecesarios, de gastos vinculados a los privilegios de la casta política”.

También se comprometió a revisar los presupuestos. “Se probó que por lo menos 5 mil millones de pesos del presupuesto de la Legislatura de Entre Ríos, se los quedaron algunos vivos. La política tiene que eliminar esa suma de mínima”. Pero ahora, ante los hechos públicos consumados, no dijo nada, ni “mu”.

El silencio absoluto es su traje predilecto, al igual que los que usan Manuel Troncoso, Angiano , Ayelén Acosta, Vitor, Zacarias, Maneiro, Brubpacher, Cussinato, Sara Folleto, (que responde a Rógel), esta última que tendría orden de dar quórum y tampoco criticar el presupuesto.

El gremialismo ya está de punta también con la oposición. Indignados. No ven reacción y tienen mucho miedo que las bases los desborden, porque la plata que ganan los trabajadores, no les alcanza. Textualmente dijo un sindicalista de los estatales enojadísimo: “el que calla otorga, porque en ésta componenda política también están involucrados los contratos de los integrantes de las bancadas opositoras, que no van a devolver el dinero que se lleven”. “¿Les compraron el silencio a éstos que se las tiran de éticos?», “esperemos que cuando lleguen las paritarias, arranquen con éste piso”, siguió refunfuñando, coincidiendo con el diagnóstico de la integrante de AGMER, para rematar » si llega la reactivación de la economía como tanto boconea Bordet, entonces que sea con justicia social y no se trate la aprobación del presupuesto de un acto que trasunta un privilegio de la clase política, altamente repudiabl