El tiempo ahora

El tiempo - Tutiempo.net

Cómo se adulteran las drogas, un fenómeno mundial

En Ciudad de México un 50% de las drogas que se consumen están adulteradas. Qué sustancias utilizan y cuáles son los efectos que alarman a los gobiernos.

Tras lo sucedido en Argentina con la cocaína adulterada, renace el debate de cómo luchar contra el narcotráfico, la estigmatización de la adicción y qué posibilidades tiene un adicto que quiere buscar un tratamiento. La adulteración de drogas es hace unos 5 años un fenómeno de alcance mundial.

Los agentes con los que se combinan las drogas pueden ser de diferentes tipos: agentes de corte, contaminantes, substitutos con efectos similares y adulterantes. Las drogas se adulteran por los narcotraficantes para hacer que la cantidad rinda más o para potenciar sus efectos.

Lo más peligroso es que un consumidor no puede reconocer si la droga fue adulterada, solo se puede saber si se ha adulterado con químicos con un análisis exhaustivo en laboratorio.

México

En México, el Programa de Análisis de Sustancia (P.A.S.) ha identificado durante los últimos tres años que el 50% de las pastillas, cristales, secantes y otras presentaciones en las que se encuentran las drogas, están sustituidas por otras sustancias. En un estudio más específico que se realizó con muestras de cocaína se identificó que el 75% de éstas estaban adulteradas con alguna sustancia no deseada.

La probabilidad de que una persona consiga una sustancia psicoactiva que desea en la Ciudad de México es del 50%.

En el caso de la cocaína, la sustancia es adulterada con cafeína. Sin embargo, en México se han encontrado que las muestras han sido adulteradas con metanfetamina. El uso de la metanfetamina como uno de los principales adulterantes de la cocaína en México se debe a que este país es uno de los principales productores en el mundo.

Las pastillas también son una de las presentaciones más adulteradas del mercado. Se han encontrado pastillas con tres o cuatro adulterantes, los cuales son utilizados para potenciar los efectos estimulantes de la sustancia psicoactiva o dar un mayor volumen.

En el caso argentino de los últimos días, aún no se sabe con qué adulteraron la droga, aunque hay sospechas de que fue fentanilo.

Los adulterantes principales

La ONG Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD) ha analizado muestras de drogas en personas de toda España y ha llegado a la conclusión de que se están empleando cada vez más estos métodos para adulterar drogas y advierte de los graves peligros que esto supone, dado el desconocimiento de las consecuencias, y el desconocimiento de las dosis en función de cada compuesto.

Dentro de las drogas tradicionales, la cocaína es la droga más adulterada. El 72% de las muestras analizadas estaban adulteradas. La anfetamina le sigue con un 62%. El principal compuesto para la adulteración de las sustancias sigue siendo la cafeína. También se detectó Levamisol (antiparasitario veterinario) y fenatecina (analgésico prohibido por su toxicidad)

La Guardia Civil y la Policía Nacional de España han encontrado casi cualquier cosa en la cocaína que incautan: talco, detergente, matarratas, pesticidas, desatascadores, fertilizantes…casi de todo, menos cocaína.

Silvia Cruz Martín del Campo, investigadora del Cinvestav (Centro de Investigación y Estudios Avanzados) del Instituto Politécnico Nacional de México y especialista en el estudio de los mecanismos de acción de las sustancias que producen abuso y adicción, explica los principales tipos de adulterantes:

  • Fentanilo

Uno de los casos mejor conocido es el del fentanilo como adulterante de la heroína ya que ha sido un factor importante en el aumento de las muertes por sobredosis de opioides.

El fentanilo es económico de fabricar y entre 80 y 100 veces más potente que la morfina, por lo que los traficantes no necesitan transportar mucho. Una dosis de fentanilo puro (50 microgramos) pesa tanto como uno o dos pequeños granos de sal de mesa.

  • Levamisol

Se usó como antiparasitario pero se retiró del mercado porque producía alteraciones serias en las células sanguíneas, lo que hizo que se restringiera su uso en animales. Ahora se ha encontrado en muestras de heroína, cocaína y metanfetamina.

Su consumo puede producir agranulocitosis, es decir, una disminución importante de las células de la sangre encargadas de la defensa del organismo contra infecciones. El levamisol también causa vasculitis que es inflamación de los vasos sanguíneos y se manifiesta como lesiones rojas intensas en las orejas, la nariz y partes distales de la piel.

También se han encontrado casos de anemia en consumidores de cocaína y opioides mezclados con levamisol.

  • Fenacetina

También fue comercializada para uso como analgésico y para disminuir la fiebre durante muchos años, pero se dejó de vender por sus efectos adversos. La fenacetina produce daño al hígado similar al que producen cantidades altas de paracetamol. Además, su consumo repetido puede producir daño a los riñones.

Distintos enfoques en la lucha contra las drogas

Según la revista Vice, la política de drogas prohibicionista de los últimos 12 años ha generado que el mercado negro desarrolle nuevas sustancias psicoactivas y utilice nuevos adulterantes para potencializar efectos o aumentar el tamaño y volumen de las dosis.

Urgente24 entrevistó a Carlos Manfroni, integrante de la mesa académica de la fundación Libertad y Progreso y ex Director de investigación internas de la gestión de Patricia Bullrich en el Ministerio de Seguridad.

¿Qué política pública debería llevarse a cabo en la lucha contra las drogas?

En mi opinión, el control territorial es para mí el medio más eficiente. Dado que por las nuevas tecnologías como las criptomonedas, el seguimiento del dinero se hace cada vez más difícil. Por lo que el control territorial sigue siendo fundamental.

Eso del lado de la oferta, del lado de la demanda es necesario una política de prevención además de la necesidad de revitalizar el trabajo. También es necesario incentivar a las clínicas de rehabilitación.

Por otro lado Manfroni expresó su opinión sobre la gestión de Alberto Fernández en la lucha contra las drogas:

No veo interés del gobierno nacional en combatir el narcotráfico 

Luego se encuentran otras formas para disminuir el consumo de drogas, y es enfocarse en la prevención. El New York Times, pone como modelo exitoso a Portugal, que decidió aplicar un experimento monumental: despenalizó el uso de drogas en 2001, incluso de heroína y cocaína, y lanzó una importante campaña pública de salud para acabar con la adicción.

El número de muertes por sobredosis cayó más del 85%, la tasa de mortalidad por drogas más baja de Europa occidental y las autoridades estiman que en la actualidad solo unos 25.000 portugueses utilizan heroína, un descenso en comparación con los 100.000 que la usaban cuando comenzó a aplicarse la política.

Sin embargo, Portugal no modificó la legislación en materia de tráfico de drogas, todavía encarcelan a los traficantes. Tampoco legalizó realmente el uso de drogas; más bien, en vez de que la compra o posesión de pequeñas cantidades (el equivalente de hasta diez días de consumo) sea un delito, es una falta administrativa, es decir, que se considera como una infracción de tráfico.

Ningún enfoque es 100% exitoso pero hay una certeza, las políticas públicas que se lleven a cabo para combatir el narcotráfico tienen que tener un abordaje dual, tanto para atacar la oferta de drogas, como también aquellos que la demandan.

A %d blogueros les gusta esto: