Cocaína envenenada: “Paisa” se negó a declarar y Migraciones lo expulsa del país

Joaquín Aquino, apodado El Paisa, el presunto proveedor de la cocaína adulterada que provocó la muerte de al menos 23 personas, se negó a declarar cuando fue indagado por el juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta. Cuando le preguntaron por sus datos personales y profesión, afirmó ser albañil. Además, el sindicado narco fue notificado sobre que la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) decidió expulsarlo del país, pero la medida se “hará efectiva cuando cese el interés de la Justicia sobre la persona”.

“La decisión del organismo migratorio se debió a que Aquino tenía condenas por tenencia ilegal de arma de guerra y por tráfico de estupefacientes en su modalidad de tenencia con fines de comercialización”, dijo Florencia Carignano, funcionaria a cargo de la DGN.

Además, se le prohibió a Aquino el reingreso en el país por un lapso de ocho años. La notificación de la decisión de expulsar del país, según fuentes oficiales, se hizo en la sede de la Delegación Departamental de Investigación (DDI) de La Matanza de la policía bonaerense.

Antes de la “visita” de los funcionarios de Migraciones, El juez Culotta indagó a Aquino por los delitos de tenencia de estupefacientes para su comercialización y tenencia de arma de guerra. La audiencia se hizo por medio de plataformas digitales como medida preventiva del Covid-19.

El Paisa, de 33 años, continuará detenido y en los próximos días el magistrado deberá definir su situación procesal. Ayer, en el domicilio de José C. Paz donde fue detenido Aquino, la policía bonaerense secuestró 5000 dosis de cocaína, una pistola calibre nueve milímetros, tres teléfonos celulares y dinero en efectivo.

La organización de El Paisa estaba bajo la lupa de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), a cargo del fiscal federal Diego Iglesias, desde agosto pasado a partir de información que aportó la Dirección de Investigaciones Contra el Crimen Organizado de la policía bonaerense.

En diciembre pasado, a partir del avance de la investigación, la Procunar había solicitado una serie de allanamientos, pero recién se concretaron en las últimas horas, tras el escándalo por los consumidores intoxicados.

El Paisa nació en Concepción, en Paraguay, el 24 de agosto de 1988. En junio de 2020, tras revocarle el beneficio de la excarcelación otorgada bajo caución juratoria, el Tribunal Oral en lo Federal (TOF) N° 1 de San Martín lo declaró en rebeldía y ordenó su detención.

En una investigación preliminar, que lleva el número 1842, en diciembre pasado, la Procunar pidió que se realicen una serie de medidas de prueba. El dictamen, de 17 páginas, fue presentado ante el Juzgado Federal de Tres de Febrero, a cargo del juez Juan Manuel Culotta.

El magistrado le corrió vista, primero, al fiscal federal de San Martín, Jorge Sica, pero finalmente el expediente fue delegado en el fiscal federal de Tres de Febrero, Paul Starc, quien ordenó una serie de medidas de prueba para continuar con la investigación iniciada por la Procunar.

Finalmente, Starc solicitó ayer las órdenes de allanamiento. Aquino fue detenido en las últimas horas por la policía bonaerense por orden del Juan Manuel Culotta.

Según fuentes judiciales, El Paisa era “segundo jefe” y, en noviembre pasado quedó como organizador general porque los líderes de la banda, Max Alí Alegre, alias Alicho y Blas Gómez, apodado Gordo Blas, están tras las rejas en una causa que tramita el juez Culotta.

La medida de expulsión de Migraciones

La Dirección Nacional de Migraciones, dispuso la expulsión del país con prohibición de reingreso permanente a Joaquín “Paisa” Aquino. La medida se hizo efectiva esta tarde, cuando personal de la DNM entregó la notificación con la que se dispuso la expulsión en la sede de la Comisaria 9 de Quilmes, lugar de detención de Aquino, para ser elevada al juez de la causa.

Cumplido el trámite la titular de Migraciones, Florencia Carignano, aseguró que “desde Migraciones se había negado la residencia a Aquino y se lo había expulsado del país con prohibición de reingreso por 8 años, aunque la medida no pudo hacerse efectiva ya que el mismo se encontraba prófugo de la Justicia”.

“La decisión del organismo migratorio se debió a que Aquino tenía condenas por tenencia ilegal de arma de guerra y por tráfico de estupefacientes en su modalidad de tenencia con fines de comercialización”, explicó Carignano.

Asimismo, la funcionaria precisó que “la Dirección Nacional de Migraciones dictó una medida de expulsión del país y prohibió el reingreso a Joaquín Aquino, ahora de forma permanente, decisión que se hará efectiva cuando cese el interés de la Justicia sobre la persona“.

Por otra parte, sobre una serie de falsas versiones que circularon en redes sociales respecto a la situación del ciudadano paraguayo detenido, Migraciones dejó en claro que –previo al hecho que se investiga- las autoridades ya habían denegado la radicación de Aquino, por lo que no cuenta ni contó nunca con DNI argentino.