Bordet ante el temor a los carpetazos entrega hasta al presidente

En todo Entre Ríos, Bordet y su séquito de allegados, como su socio Kueider, son catalogados, principalmente por los integrantes del PJ que preside, como dirigentes sin palabra, que no cumplen sus compromisos, y hoy lo padeció el mismísimo Presidente. Se comenta en los mentideros del PJ y de la Legislatura que el Gobernador solo busca salvarse a sí mismo, a Kueider, a algún pariente y amigo más, y al resto lo entrega.

 

Gran revuelo a nivel nacional causó el cambio de postura de Gustavo Bordet, que en un primer momento conformaba la troupe de gobernadores que se plegaron al presidente para confrontar a la Corte Suprema por el conflicto del Presupuesto Reasignado a Capital Federal, y finalmente no firmó.

 

Con este accionar, el gobernador entrerriano supera todos los colmos, dejando fuera de escuadra al presidente, que contaba con su apoyo y con quien había charlado momentos antes de la reunión final. Es más, en el listado de firmas que se envió al Congreso de la Nación con el pedido de Juicio Politico a la Corte Suprema, figura Gustavo Bordet.

Además, es increíble el infantil pretexto que ahora esgrime Bordet para justificar su desaparición: está de licencia en una zona con poca o nula señal. Si realmente tuviera interés en aclarar, o dejar bien presentada su postura, ante una circunstancia tan crucial abandonaría su refugio para dar la cara al presidente y la prensa. Pero, está parapetado, en un lugar secreto, como criminal en fuga.

 

Poco favor le hace a la provincia este segundo portazo, ya que Entre Ríos depende bastante de los fondos que le llegan de Nación gracias a las buenas relaciones que se ha tenido con el Ejecutivo. Primero el desdoblamiento de las elecciones para despegarse de la administración de Fernández, y ahora esta traición a último momento a quienes ya contaban con su apoyo.

 

Esta marcha atrás confirma lo que tanto se comenta por lo bajo en Entre Ríos sobre Bordet, incluso entre los militantes y referentes del Partido Justicialista que el mismo preside: no cumple su palabra, ni los compromisos que asume, y sus allegados se comportan de la misma manera.  Su mandato está cumplido, no hay reelección, y ante cualquier carpetazo LE CONVIENE MAS quedar bien con la justicia, para no terminar como su predecesor y mentor Sergio Urribarri, (algo que lo desvela) demonizado y condenado a prision por hechos de corrupción.

FUENTE : PORTAL DE R.DAVID