Asado: cómo preparar mollejas a la parrilla crocantes por fuera y suaves por dentro

Se trata de una de las achuras más aclamadas por los argentinos. Son casi lo más codiciado de las parrilladas, por ende, el punto donde el asador debe mostrar su “calidad”.

El asado, la parrilla, es un símbolo de nuestro país. La primavera ha dado inicio y trajo consigo los días al aire libre, llenos de color y naturaleza. Un picnic en el jardín o una buena parrillada parecen ser los programas ideales para disfrutar de un buen momento con amigos y familia. El asado del domingo está mas latente que nunca y por ende, los asadores argentinos se preparan para lucirse cada fin de semana. Hoy pondremos el foco en la achura más codiciada de la parrilla: las mollejas.

La mayoría de los argentinos les rinde culto y si están bien crujientes, sabrosas y alimonadas, es lo más cercano a tocar el cielo con las manos. Puestas sobre la mesa son lo primero que generan una avalancha. Pero alrededor de este aperitivo hay muchos secretos y trucos dando vueltas.

Para empezar, existen dos tipos de mollejas: la de Corazón y la de Cuello. Según la receta que se prepare, se eligirá la mejor. La de cuello o garganta es más delgada y sin grasa, especial para realizarlas al verdeo o en brochettes, en cambio la de corazón posee mucha más grasa pero hecha a la parrilla se derrite con el gran calor de las brasas, y nunca quedarán secas. Además, como todo argentino sabe, la grasa es la encargada de darle sabor a la carne.

A continuación, la receta para las mollejas perfectas de “Locos x el asado”, el grupo de amigos del colegio que gracias a las redes sociales generaron un imperio de la carne y son profesionales en el rubro.

Ingredientes

  • 1 kg Molleja
  • 2 unidades limón jugo
  • c/n sal y pimienta

Preparación

  1. Colocar las mollejas en una olla con abundante agua fría. Poner la olla sobre el fuego medio hasta que alcance el hervor. Cocinar las mollejas durante unos 10 minutos para quitarle la grasa.
  2. Retirar del agua, dejar enfriar bien y retirarles la grasa con un cuchillo filoso. Retirar el tejido conectivo que es una capa muy fina que recubre las mollejas.
  3. Con brasas bien encendidas, las colocamos enteras sobre la parrilla hasta que estén doradas de ambos lados. Para terminar de asar cortamos en forma de mariposa hasta que estén crocantes. Si la molleja es grande, puede cortarla en dos, colocando la parte interior hacia el fuego.
  4. Salarlas calientes, al momento de servir para que la sal se funda y ofrecemos a la mesa con rodajas de limón.

Mira el video