Alberto Fernández reunió a gobernadores con Manzur y Cresto, sin Bordet

El presidente decidió evaluar el avance de obras en diferentes provincias junto al Jefe de Gabinete, Juan Manzur y el titular del ENHOSA, Enrique Cresto, luego de los comentarios de disidencias entre el candidato a diputado por Entre Ríos y el gobernador

El presidente Alberto Fernández recibió este miércoles en la Casa Rosada a los gobernadores de Salta, Gustavo Sáenz; La Rioja, Ricardo Quintela, y La Pampa, Sergio Ziliotto, a fin de evaluar el avance de obras activas y las proyectadas para cada jurisdicción.

El encuentro contó con la participación del jefe de Gabinete, Juan Manzur; los ministros de Interior, Eduardo de Pedro; de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y el administrador del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), Enrique Cresto.

La presencia de Cresto y la ausencia del gobernador Bordet, alimentó los comentarios de que la relación entre ambos estaría pasando por un momento de colapso.

Alberto presentó un proyecto de ley para consolidar ambientes laborales seguros y saludables
En ese mismo encuentro, el jefe de Estado firmó un convenio con Ziliotto para ampliar el Acueducto del Río Colorado con una inversión de $12.000 millones, lo que beneficiará a 158 mil personas que accederán a agua potable.

Actualmente el sistema se encuentra operativo hasta la ciudad de Santa Rosa y las nuevas obras posibilitarán su extensión hasta General Pico.

Como consecuencia, esta ciudad se verá beneficiada al igual que las localidades pampeanas de Winifreda, Eduardo Castex, Monte Nievas y Metileo.

Con el proyecto se construirá un acueducto de 140 kilómetros, se instalará una estación de bombeo troncal en Santa Rosa y cisternas de reserva para cada una de las localidades.

Al mismo tiempo, se trabajará en el sistema de comunicaciones, telecomando automático y control a distancia, y otras tareas en el edificio de Operaciones y Laboratorio.

Además, se iniciará la instalación de la red de fibra óptica y elementos de vinculación para posibilitar la construcción de las obras para futuras derivaciones.

«Planificada, imprescindible y esperada desde mucho tiempo. Es estratégica para garantizar el suministro de agua potable», manifestó el gobernado a través de sus redes sociales y añadió que: «$11 mil millones para brindar más calidad de vida para miles de pampeanas y pampeanos».