Alarma en el Frente de Todos: Enrique Cresto estaría por pegar un portazo y bajarse de la Candidatura a Diputado Nacional

Es un secreto a voces que la relación entre Enrique Cresto y Gustavo Bordet está al borde del colapso. “No está rota, pero si muy maltrecha”, nos confesó un dirigente cercano al segundo.

Desde las huestes del candidato a diputado, y pidiendo las reservas lógicas del caso, dijeron que el principal reproche sigue siendo que lo “entregó alevosamente” con Frigerio.

Que no quiere hacer todo lo que está a su alcance para pelear, y le endilgan que va a “ir para atrás”, para profundizar la derrota.

Por ese motivo le complicarían políticamente la vida todo lo que puedan en Buenos Aires mientras le dure el gobierno.

También no lo dejarían aterrizar en paz en Concordia, cuando termine el mandato. Pero lo peor de todo es que estaría dispuesto para hacer visible la maniobra ahora mismo y no jugar de “punto”, a bajarse si las cosas no dan un giro palpable.

Dicen para argumentar esa postura, siempre en off, que dejó el mismo gabinete “de cuarta”, “de gusto” (“no cambió ni siquiera un secretario, ni ninguna de las segundas líneas”). “Parece que quiere hacer fuerza para perder”. Es más profundo el malestar porque lo comparan con el Gobierno Nacional, que gracias a la presión de Cristina tuvo que recalcular y hacer los cambios enseguida.

Con modales mucho más finos y en términos amigables dicen que Manzur (de excelente relación con Cresto) le habría reprochado al mandatario sutilmente “falta de energía” en la lucha electoral. ¿Cómo nos pudo ir tan mal Gustavo?», le habría dicho.

No hizo otra cosa que volver sobre lo que ya dijo el “gato” Silvestre, (comunicador oficialista) cuando expresó su enojo con todas las letras nombrándolo al mismo Bordet.

“Si no apoyan y trabajan en la campaña, no le meten pilas me bajo, yo ya le avisé a Bordet” le habría dicho textualmente a varios dirigentes que están sumamente preocupados para que no se cumpla dicha promesa.